Mar para Bolivia

HISTORIA PATRIA EN EL AULA CHILENA

EN LAS PALABRAS DE UN MAESTRO Y GRAN ESCRITOR

Pedro Godoy <profe@cedech.cl>

El aula de la educación chilena aparece restringida.

La Historia de Europa copa el horario. Según la jerga magisterial no se "enseña", sino se "pasa". Con frecuencia "no se alcanza a pasar toda la materia".

Ello deriva que la deficiente preparación de los docentes impide entregar en aula síntesis iluminadoras. La Historia de Iberoamérica no figura. La Historia del país apenas si ocupa un espacio mínimo. Si por milagro hubiera un horario se circunscribe a "hechos de armas": Guerra de Arauco, Guerra de la Independencia y Guerra del Pacífico.
A título excepcional se alude a la "Pacificación de la Araucanía" y a los “litigios de límites con Argentina”.

En tema primero: la Independencia, los iberos son invasores codiciosos y crueles. Los indígenas defienden la patria.

En la unidad dos: los chilenos son los "buenos" y los monarquistas, los "malos".

El maniqueísmo continúa con el tema tres: peruanos y bolivianos se presentan como cobardes y derrotados y los chilenos como corajudos y triunfadores.

El indigenismo se olvida con el genocidio de Arauco. Ahí, lo importante es que el Ejército de Chile impone la civilización y aplasta la barbarie.

En el quinto tema se presenta a Argentina como expansionista y el leit motiv es "usurpó la Patagonia". No se comenta para nada Antofagasta, Tarapacá y Arica.

Hay una evidente ausencia de objetividad. No se capta que nuestras raíces están en la fusión de los que llegan a mediados del XVI, con las "mancebas de la tierra".

No se comprende que la Independencia es la confrontación entre liberales y absolutistas y no el choque de una joven nación del Nuevo Mundo y la Corona.

Menos se concibe que chilenos, peruanos y bolivianos integran una misma nacionalidad desmembrada y que esa conflagración es interestatal y no internacional.

Ocupar la Araucanía, sin duda, invalida el mapuchismo y los chilenos se creen de "raza blanca".

Los litigios con Argentina encienden una fobia perdurable.

La enseñanza de nuestra Historia Patria -reforzada por efemérides que son también conmemoraciones de sucesos bélicos así como los suplementos de prensa, las charlas de sargentos y tenientes para reclutas en los vivacs; las producciones de TV - refuerzan ese aldeano nacionalismo xenofóbico que fomenta el aislamiento y obstaculiza cualquier proyecto de complementariedad con los vecinos.

Los vecinos serían enemigos de ayer, de hoy, de mañana y de siempre.

Es urgente, en consecuencia, vigorizar la aun raquítica escuela revisionista histórica que, en el Río de la Plata, ya dispone de raigambre y frutos.

Prof. Pedro Godoy P.
Centro de EStudios Chilenos CEDECh
profe@cedech.cl
www.premionacionaldeeducacion.blogspot.com