GARCIA LINERA, BACHELET Y BOLIVIA

 

Gastón Cornejo Bascopé
Presidente de la Sociedad de Geografía, Historia y Estudios Geopolíticos.
Ex Senador de Bolivia
 Cochabamba.
Abril 2013.
 

 

El político chileno Esteban Silva, del partido allendista, envía una fuerte nota con autoría de Pedro Godoy, el escritor amigo de Bolivia, cuyas conclusiones comparte. Se trata de una verdadera crítica a la candidata Michelle Bachelet, y con ello desilusiona la esperanza de nuestro Vicepresidente de lograr con ella, en el caso que fuese presidente elegida, disposición a encontrar solución favorable al centenario enclaustramiento boliviano. 

 

Expresa lo siguiente:Desde la ribera izquierda del Mapocho invitamos a García Linera a revisar su enfoque optimista. Los dos mandatarios "socialistas" que han pasado por La Moneda:-la nombrada Bachelet y Ricardo Lagos- han sido, no sólo adscritos al neoliberalismo, sino también adversos a negociaciones en lo relativo a otorgar a la patria de Andrés Santa Cruz y Germán Busch, un enclave portuario útil con soberanía. Junto con esa negativa implementan un desorbitado armamentismo convirtiendo a Chile en un arsenal, comprometen nuestra seguridad externa al alterar el equilibrio de poder en el Cono Sur. Tienen absoluta incompetencia para negociar con los vecinos inmediatos. En el régimen de Allende promovimos el acercamiento con el Perú de Velasco Alvarado, con la Argentina de Cámpora-Perón para resolver el problema del enclaustramiento de Bolivia y apoyar a J.J Torrez. Teníamos esperanza.

Ahora, el Vicepresidente García Linera, debe comprender que, en Chile, la patriotería es transversal y contraria a Sud América. Nuestra oligarquía ha internalizado los recelos y desdenes contra los vecinos. De tales prejuicios no escapa ningún estrato de la sociedad chilena. Allí, el abogar por resolver las controversias con Bolivia, Perú y Argentina en un plano fraternal son campanas de palo. Bachelet promocionó el ALCA, hizo Curso en el Pentágono y al regresar propone una OTAN hemisférica. Profundiza el armamentismo paranoico cuando el insularismo chileno se mezcla con turbios negocios. Profundiza la economía neoliberal. Las privatizaciones continúan y con ellas, la famosa agenda chileno boliviana queda atascada en lo atingente al enclave portuario que solicita La Paz para cerrar el capítulo de la Guerra Anglo-chilena del Guano y del Salitre que, como se sabe, implicó a Bolivia la amputación de Antofagasta. En ese contexto la expectativa albergada, por García Linera en una Bachelet reelecta, carece de asidero”

 

Mi respuesta personal fue la siguiente: Fuerte tu artículo, querido hermano Esteban.

Fuerte pero absolutamente real.

 

Ni los tiempos políticos, ni los hombres políticos está en línea para resolver nuestros graves problemas históricos. Apenas se dieron cuando Salvador Allende-JJ Tórrez –Velasco Alvarado.

 

No creo que la “socialista” Bachelet muestre disposición de retornar al diálogo que promovimos contigo, con Jorge Arrate, con los humanistas, comunistas y demócrata cristianos cuya delegación, bajo tu liderazgo en el tiempo electoral, pidió reiteradamente ser recibida en La Paz por  los mandatarios bolivianos sin lograr respuesta alguna a pesar de nuestras comunes gestiones que concluyeron en un fracaso de frustración total. Inexplicable la actuación de los gobernantes bolivianos que dicen tienen ideología de izquierda; demostraron otro giro con el tema Tipnis, por ello mi rebeldía y amargura ante la pérdida de una oportunidad política de cambio verdadero.

 

Tenemos consciencia de que en la profundidad del pueblo chileno existen seres como tú cargados de idealismo y de justicia, proclives a solucionar el enclaustramiento boliviano así como en el Perú, a entregar la llave del candado de 1929. Chilenos de valor humano relevante como Tomás Hirsch, Alejandro Navarro, Nelson Ávila, Marco Enriquez Ominami, René Alinco, el propio Pedro Godoy y la legión de allendistas que presides, siempre compartirán con Bolivia sus desvelos y su ansiedad de volver al mar, estarán con nuestras banderas de reivindicación llenándonos el corazón.

 

Mientras tanto, quedamos con la utopía compartida esperando la llegada de otro Salvador Allende.

 

Aplaudo tu afecto y tu gesto fraternal. Y te abrazo con el cariño de siempre.