Mar para Bolivia

INVASIÓN DE ANTOFAGASTA POR EL EJÉRCITO DE CHILE

EL HERALDO. OPERACIONES DEL LITORAL BOLIVIANO.  ANTOFAGASTA, FEBRERO 14 DE 1879.
 

Dos notas del comandante chileno al Prefecto de Antofagasta.

Al Sr. Prefecto del Departamento del Litoral. Sr. Prefecto.
Considerando el Gobierno de Chile, roto por parte de Bolivia, el tratado de 1873, me ordena tomar posesión con todas las fuerzas de mi mando del territorio comprendido en el grado 23. A fin de evitar todo accidente desgraciado, espero que U tomará todas las medidas necesarias para que nuestra posesión sea pacifica, contando  con todas las garantías necesarias como así mismo sus connacionales.
Dios guarde à U.  Emilio Sotomayor
………………………………………………………………………………………………………….......................................................................
Al Prefecto del Departamento y  Litoral boliviano.
Del Comandante en Jefe de las fuerzas expedicionarias del Litoral boliviano – Antofagasta, febrero 14 de 1879.
Para que las tropas de mi mando, estacionada en Mejillones no tome por enemigos hostiles al pasar por aquel puerto, à los individuos de tropa que por su nota de hoy, me dice U marchan à Cobija por tierra, creo conveniente y necesario lo hagan sin armas. Para el efecto, puede U ordenar le sean entregados al Sr. Comandante  D. Ramón Vidaurre, evitando así cualquier desgracia.
E. Sotomayor
………………………………………………………………………………………………………...........................................................................
 
 
NOTA DE RODOLFO SORIA GALVARRO AL PRESIDENTE HILARIÓN DAZA
Desde Tacna, 19 de febrero.  “La Revista del Sur”.   Sr. Presidente.
 El día 14 de febrero, día de eterna recordación, cuando mas tranquilos nos hallábamos, fuimos sorprendidos por la llegada de la escuadra chilena  que venía a engrosar las fuerzas del blindado Blanco Encalada.
El Prefecto del Departamento recibió la nota de intimidación que la firma el coronel Emilio Sotomayor. La contestación no puede dejarse esperar, todos los nacionales quieren hacer resistencia aceptando antes el sacrificio y la corona del martirio, que el grillete del esclavo. Pero se hace necesario fijarse  de que solo son 35 los soldados bolivianos que tienen armas con apariencia de tales, y que deben combatir contra 400 chilenos provistos de rifles magníficos, que además se hallan apoyados por dos ametralladoras, varios cañones y mil rifles Comflay. Á la disposición  de cinco mil rotos del bajo pueblo que aguzan sus puñales para segar nuestras cabezas.
En semejante situación, ¿qué se puede hacer? El sacrificio es estéril, el martirio infructuoso y en la desesperada y desigual lucha que puede empeñarse se comprometen inútilmente tantas vidas que más tarde pueden ser útiles a la defensa de nuestra cara patria. Se decide pues abandonar el campo a nuestros enemigos, protestando previamente contra el vandálico atentado de que nos hacemos víctimas.
…………………………………………………………………………………………………….............................................................................

DEL PREFECTO DEL LITORAL.
 “El Sr. Comandante jeneral, en presencia ya de los infames que tan pérfidamente nos despojan de nuestro suelo, ordena a los soldados rompan las envejecidas armas que no bastaron para defender nuestra dignidad y soberanía.
Para los nacionales que vivíamos en Antofagasta todo acabó. Teníamos lágrimas de desesperación al ver nuestra impotencia y al recibir hora à hora, momento a momento, insultos de esa jentuza soez que vomitaron à nuestras hospitalarias playas las penitenciarías de Chile.
Las autoridades invasoras no pueden evitar el desborde de los rotos. Esta noche se asesinan ciudadanos indefensos, se saquea, en fin, crímenes sin nombre, que mi pluma se resiste a pintar.
El 16, el Sr. Prefecto, acompañado de la mayor parte de los empleados públicos, abandonamos el territorio invadido por filibusteros, pero antes de dejar nuestra hermosa Antofagasta, tenemos que ser el blanco de los más groseros insultos, tenemos que presenciar impasibles  que el rotaje que ayer  besara nuestra planta, se levante a arrojar la inmunda baba de su odio y de su ingratitud.
En la plaza de Antofagasta se rompen las correderas de los equipajes, se roba a la vista de las autoridades chilenas, se nos arrebatan nuestros revólveres, en fin a costa nuestra se locupletan los invasores que hacen gala de sus instintos de rapiña.
…………………………………………………………………………………………………….............................................................................

PROCLAMA DEL PREFECTO DE COCHABAMBA.
Cochabamba, 4 de marzo de 1879.
COMPATRIOTAS- La altiva planta del extranjero ha profanado el suelo sagrado de la Patria. Nuestro Litoral indefenso, ha sido ocupado por fuerzas chilenas, sin que se hayan observado las prácticas internacionales.
HIJOS DE LA ILUSTRE COCHABAMBA.- Este ultraje inferido à nuestro pabellón nacional, nos impone el santo deber de tomar las armas, para defender nuestra soberanía.
JOVENES COCHABAMBINOS.- La gloria os llama, volad à su encuentro. soldados fueron nuestros padres, que, durante quince años lucharon por nuestra independencia. Soldados hemos sido para defender nuestras libertades. Seamos soldados para conservar el honor y la gloria de nuestra Patria.- ¡A las armas, bizarros jóvenes, à las armas!
ARTESANOS.- Os habéis mostrado siempre dignos del nombre boliviano, no excuséis vuestra sangre, ni vuestros sacrificios para defender la honra nacional – Guerra, nos ha dicho la desleal República Chilena en las playas de nuestro Litoral; guerra debemos contestar con toda la energía de  nuestro patriotismo.- ¡A la guerra, artesanos, à la guerra! …
COMPATRIOTAS.- No hay mas bandera que la Bandera Nacional, no hay mas pensamiento que la salvación de la Patria. Bolivia es una en presencia de las huestes extranjeras, para salvar su dignidad y para lavar la afrenta con su sangre. La hora de la abnegación y del sacrificio, lo es también de la reconciliación y el olvido.
COCHABAMBINOS:- La Providencia que vela por los destinos de nuestra Patria, ha querido por nuestra regeneración social, se realice à la sombra de los laureles de la gloria. Seamos dignos de la santa causa que defendemos. En la hora del sacrificio  estará junto a nosotros, vuestro compatriota y amigo.  MANUEL A GOMEZ.
……………………………………………………………………………………………………..............................................................................


(*) Se conserva la ortografía de ese tiempo.
Ningún comentario enriquece estas notas de prensa. Es suficiente el registro histórico, el malestar cívico, el sufrimiento espiritual y la mediterraneidad de ciento treinta y seis años.
 
Gastón Cornejo Bascopé
Febrero 2017