Mar para Bolivia

Artículo de Prensa

CHILE PROTESTÓ PORQUE NO SE ENVIÓ EL PROBLEMA ANTE LA HAYA.

“Doble discurso y agresividad del gobierno chileno. Río Lauca. 14 de abril 1962”.  

En “Los Tiempos” de Cochabamba se publicó el viernes 25 de mayo de 1962 varios artículos reveladores de un doble discurso y la vigencia permanente de la norma chilena: ” Por la razón o la Fuerza”.

Bolivia rompió relaciones desde entonces, hasta el presente, ya van 52 años, a causa del aprovechamiento unilateral, arbitrario e inconsulto de las aguas del río internacional “LAUCA” en beneficio exclusivamente suyo.

Se acudió a la OEA para protestar y lograr  la aprobación de cien puntos de aprobación. La tibieza de la organización internacional aprobó el 75% de los exigidos y recomendó a los gobiernos de Bolivia y Chile valerse de los medios de solución pacífica que contempla el sistema interamericano.

Hizo un llamado amistoso a Bolivia para que  acuda a alguno de los medios de solución pacífica de controversias (La Haya) ; a Chile para que  coopere en los esfuerzos encaminados a hallar un medio pacífico que ofrezca las mayores probabilidades de solución; y a ambos gobiernos, para que en el marco del Tratado de Bogotá que ambos suscribieron en la IX Conferencia Internacional interamericana,  encuentren la solución que señala dicho Tratado.

Chile pretendía que la OEA no conozca la denuncia, por ello protestó, insistiendo en que Bolivia se sometiera a decisión de la CIJ de La Haya pero además, movilizó tropas militares.

El embajador de Bolivia Emilio Sarmiento denunció esta movilización que “acompaña hechos consumados por decisión unilateral respaldada por la fuerza y agravada por la amenaza de aprovechar otros recursos hídricos” - ¡Exactamente como sucedió en 1879! – y la amenaza se cumplió posteriormente con la canalización de las aguas del bojedal del Silala para beneficiar a empresarios privados del norte chileno.

Bolivia consideró el uso inconsulto el Lauca como un inminente acto de agresión y fundamentó su solicitud en el Tratado de Río de Janeiro.

Delegados de varios países México Argentina, Uruguay, Guatemala, EEUU y R. Dominicana apoyaron la resolución. Chile Protestó porque no se envió el problema a La Haya. OJO OJO OJO

Bolivia comunicó a los gobiernos de esos países “que se acogía a la mediación según el Tratado de Bogotá” asumiendo, con ingenuidad crónica, que se llegaría a un diálogo bilateral para solucionar el diferendo - “Bolivia está llano a reanudar relaciones con Chile una vez que deje de utilizar las aguas del Lauca”… ¡El tema del Silala entonces aún estaba lejano!

La OEA no exoneró al gobierno de Chile del cargo de agresión y reconoció que el problema no estaba resuelto, que el uso de las aguas fue y continua siendo arbitrario y unilateral -  hasta diciembre 2014 -   al abrir las compuertas de Chapiquiña el 14 de abril de 1962, en respuesta agresiva y de amenaza militar, a una proposición boliviana de agotar el trámite previsto en la Declaración de Montevideo. “Acto ilegal realizado al margen del derecho que regula las relaciones entre los países del continente”

El Canciller de Bolivia José Fellman Velarde, envió una nota al presidente de la OEA Alberto Zuleta Ángel con sede en Washington: “Bolivia considera aceptable la Resolución porque el organismo no ha rehuido la responsabilidad de conocer la denuncia planteada por Bolivia y porque ha encaminado por vías de solución práctica, dos objetivos que Bolivia perseguía. Está llano a reanudar las relaciones una vez que desaparezca la causa – agrega -  Nunca en la historia de las relaciones americanas un Gobierno se había arrogado la facultad de ordenar por sí y ante sí, el aprovechamiento de un río internacional. – Continúa -  No se agotaron las instancias previstas en la Declaración de Montevideo. En un tercer punto la OEA ofrece a Bolivia escoja algunos de los medios de solución pacífica previstos en el Pacto de Bogotá. “Bolivia se acoge a la mediación dentro de un plazo determinado. Cumpliendo con el artículo XI del Pacto de Bogotá, Bolivia considera que los gobiernos de Uruguay, Brasil, Venezuela, Costa Rica, Ecuador sean los mediadores. Pide a la OEA efectuar los arreglos necesarios dentro del espíritu del acápite II de la Resolución adoptada”

El Canciller Velarde en presencia del ex Embajador de Chile, Germán Monroy Block, los ex embajadores Raúl Bothelo Gonzales, Wenceslao Corvera, informaron que no se había desechado llevar el problema ante el TJI de La Haya pero era una opción practicable en caso de que fracase el mecanismo de la OEA. El Canciller protestó “porque la Agencia AP permitió que periodistas chilenos hubieran tergiversado la verdad de los hechos”

El suscrito Gastón Cornejo Bascopé, ex Senador de la República de Bolivia, ante la evidencia histórica, reflexiono y me pregunto: ¿Porqué no se recurrió entonces al tribunal de La Haya? ¿Hugo algún cambio de Gobierno que impidió cumplir con la Política de Estado? ¿Qué sucedió? ¿Hubo algún acuerdo de compromiso entre los políticos bolivianos con los pares chilenos para no llevar adelante la dignidad del Estado? ¿Por qué bajamos el perfil diplomático entonces?

Ahora cuando Bolivia desea que los representantes del gobierno chileno, entre los cuales existen conspicuos miembros del PC. PS-DC y de la izquierda genuina chilena que responde al Internacionalismo Ideológico y se avecina la INTEGRACIÓN DE LAS NACIONES como una evidencia evolutiva hacia mejores etapas históricas,  la coalición que preside la Presidenta Bachelet se puso al bolsillo toda consideración y responde a las fuerzas oscuras del extremismo conservador de sus mayores, o mejor, ¿a los intereses económicos de ambiciosos enemigos de la superación ética y cordial entre nuestros pueblos?

Mientras tanto la agresión continúa pendiente.

Está no sólo el tema del Lauca, está el Silala, están los Puertos chilenos privatizados, está el desminado chileno en toda la frontera, está la deuda económica que debe a Bolivia por la apropiación de Chuquicamata, está la muerte de los obreros bolivianos en La Escuela de Santa María de Iquique, está la falsedad histórica enseñada en las escuelas de que Bolivia nunca tuvo mar, están los torturados y asesinados bolivianos por el Plan Cóndor que Pinochet acordó con Banzer, está la deuda del Mar con soberanía que ofreció solucionar Chile a Bolivia desde 1879. Finalmente, está el suicidio de Balmaceda, el desprestigio falso que pergeñó Vicuña Mackenna contra el Presidente Daza, está el olvido del Acuerdo humanitario de Paucarpata y la tortura que llevó encadenado al Mariscal Santa Cruz hasta Chillán para luego exiliarlo a Europa, está la traición y muerte del Presidente Salvador Allende  amigo de Bolivia que quiso solucionar para siempre el enclaustramiento más que centenario conque Chile encerró a Bolivia en las montañas.

Sí, yo amo al pueblo chileno, al profundo pueblo de Chile que merece el mayor respeto, pero desprecio a sus gobernantes porque sean de derecha o de izquierda continúan lesionando la dignidad de su hermana histórica americana, la Bolivia inmaculada.

Mientras tanto la agresión continúa pendiente.

 

Gastón Cornejo Bascopé

Presidente de la Sociedad de Geografía e Historia CBBA.
Presidente de la Unión de Poetas y Escritores CBBA
Socio Correspondiente Sociedad Geográfica e Histórica de SUCRE
Diciembre 2014
Socio Correspondiente  Sociedad Geogr