PARTICIPACIÓN EN UN DEBATE ACERCA DEL PROBLEMA MARÍTIMO BOLIVIANO EN BRUSELAS.

 
Consejero: Carlos Luksic Nava


Deseo agradecer a la Casa de América Latina, la invitación que ha cursado a la Embajada de Bolivia a participar en esta reflexión acerca del problema marítimo boliviano, destinada principalmente a informar a las audiencias que nos honran con su presencia acerca de este asunto, para nosotros tan importante.

ACTITUDES A LO LARGO DE LA HISTORIA
Es sorprendente, para quien no lo conozca y fácilmente comprobable, que a lo largo de la historia de los últimos 125 años muchos de los gobiernos de Chile hayan tratado al pueblo y gobiernos bolivianos, de una manera que la sentimos como displicente e indiferente con relación a un problema que nos toca muy profundamente a nosotros los bolivianos, actitudes alejadas de los conceptos de solidaridad y amistad que sustentan cada vez más las relaciones internacionales, como se ve en Europa y en general en el mundo.
Ha estado tan adentrada esta manera de ser en algunos gobernantes chilenos, que al escuchar las palabras “reivindicación marítima boliviana” casi han llegado a construir una actitud psicológica permanente de dominio, con un pueblo amable y pacífico como es el pueblo boliviano.

¿CÓMO ES POSIBLE?
Y se pregunta uno ¿Por qué esta actitud hacia Bolivia?.
¿Cómo es posible? que un país en algunos aspectos tan avanzado, como es Chile, mantenga hacia Bolivia una actitud que sentimos como indiferente y a menudo soberbia y arrogante; que ha producido y produce a lo largo de la historia efectos económicos negativos en numerosísimas ocasiones para Bolivia, sin mencionar los sentimientos también negativos que crecen entre dos pueblos vecinos y hermanos?. Actitudes correspondientes más bien al siglo XIX y no al XXI al que entramos a velocidad creciente, y que requiere de criterios amplios y consensuados, para afrontar en conjunto los problemas que se presenten.

Las causas pueden ser varias:
Parecería que, lo que a menudo se impone o tiene mucha influencia con relación a este asunto, es lo que alguna vez en Bolivia un investigador y amigo llamó la lógica de la confrontación, de amigo/enemigo, mientras que, de lo que realmente se trata ahora, es de insertarse en otra lógica, que se impone con el tiempo y el avance de la humanidad. Una lógica que no busque eliminar o dominar al contrario, sino que busque consensos, acuerdos por la vía de la negociación. Acuerdos que tiendan al beneficio mutuo de las partes involucradas.

Chile destina una gran cantidad de dinero a la compra y/o fabricación de armas, independientemente de la situación económica por la que atraviese el país.

Recordemos que las riquezas que han mantenido a Chile durante los últimos 125 años, como las del guano, salitre y las del cobre de las minas de Chuquicamata, que están entre las mayores del mundo, se encontraban en territorio boliviano (y peruano), pero valga aclarar acá que Bolivia no intenta recuperar sus más de 120.000 km2 perdidos en una guerra del siglo XIX , ni las riquezas arrebatadas y usufructuadas a lo largo de ese tiempo. Lo único que requiere es una salida al mar, un puerto con soberanía propia para evitar que una gran parte de sus exportaciones e importaciones sigan “sufriendo el costo del paso” por puertos chilenos y un enclave soberano para exportar el gas.

Opiniones positivas, hombres pre claros.
En Chile sin embargo existen y han existido personas cuyo número aumenta y corrientes de pensamiento igualmente crecientes, que están conscientes de la situación que debe soportar el pueblo de Bolivia. Ya el 3 de diciembre de 1879 el Ministro Domingo Santa María, que luego se convertiría en uno de los preclaros presidentes de Chile, escribía a su amigo José Victorino Lastarria: lo siguiente:


“Dueños nosotros de todo el litoral boliviano y de todo el Departamento de Tarapacá, debemos dar un respiradero y una puerta de calle a Bolivia”
Un año después, en 1880 en otra carta a Rafael Sotomayor, Ministro de Guerra en campaña, repetiría:
“No olvidemos que no podemos ahogar a Bolivia, privada de Antofagasta y de todo el Litoral que antes poseía, hasta el Loa, debemos proporcionarle por alguna parte, un puerto suyo, una puerta de calle, que le permita entrar al interior sin zozobra, sin pedir venia”.

Desde 1879 Bolivia soporta esa actitud que a Santa María le parecía asfixiante e inconcebible, en situaciones normales. El daño económico y social que se ha producido desde entonces a Bolivia es difícil de cuantificar, empezando por ejemplo, por la comparativamente poca inmigración hacia Bolivia de grupos poblacionales que se asientan, en lugares cercanos a las costas y que se constituyen con el tiempo en un factor de progreso.


ASUNTO RESUELTO
El Gobierno chileno aduce permanentemente que el asunto de la mediterraneidad de Bolivia es un asunto resuelto por el “Tratado de Paz y Amistad” de 20 de octubre de 1904. Que siendo los tratados la base de la estructura jurídica internacional, no deben revisarse. Este argumento lo que hace es tratar de congelar la situación de enclaustramiento de mi país. Bolivia no pretende la revisión de los tratados de una manera general. Simplemente mantiene que se trata de un tratado que produce efectos muy negativos, realmente asfixiantes para un país, tratado injusto, asimétrico, impuesto por la fuerza y por la fuerza de las circunstancias. Que no debe revisarse sino reemplazarse con otro que otorgue una salida al mar a Bolivia con un enfoque de acuerdo con los tiempos.


“Dos principios de Derecho Internacional clásico parecen funcionar de manera contradictoria, pero en verdad se complementan. El primero de ellos pacta sund servanda, sostiene que los tratados deben ser cumplidos en los términos en que fueron estipulados. Complementariamente el segundo principio, rebus sic stantibus, brinda una válvula de flexibilidad, al disponer que las modificaciones de los tratados se hacen necesarias cuando las condiciones que los condujeron a su adopción resultan sustancialmente alteradas.” (Camacho Omiste, enero 2000).
 

El Ministro Plenipotenciario de Chile en Bolivia Abraham Koning escribía una nota al Gobierno boliviano en los siguientes términos:


“Terminada la guerra, la nación vencedora impone sus condiciones y exige el pago de los gastos ocasionados. Bolivia fue vencida, no tenía con que pagar y entregó el Litoral .” “ ... Es un error muy esparcido y que se repite diariamente en la prensa y en la calle, el opinar que Bolivia tiene derecho de exigir un puerto en compensación de su Litoral. No hay tal cosa: Chile ha ocupado y se ha apoderado de él CON EL MISMO TITULO QUE ALEMANIA ANEXO AL IMPERIO LA ALSACIA Y LA LORENA ...” “ ... Nuestros derechos nacen de la victoria, la ley suprema de las naciones” ... “Que el Litoral es rico y vale muchos millones, eso ya lo sabíamos. Lo guardamos porque vale, que si nada valiera no habría interés en su conservación.”
 

Esa nota fue escrita el 13 de agosto del 1900 y, corresponde a los criterios y circunstancias de entonces. Los tiempos han cambiado, ahora se ve con claridad que un Estado no tiene el derecho de mantener una situación que perjudique tan claramente a otro Estado, que no puede aceptarse un criterio de fines del siglo XIX para mantener esa situación, sobre todo en un contexto de Integración del siglo XXI, en el que los países intentan, como lo hace Europa ahora, unirse y actuar juntos de manera consensuada.

Alguien se refirió al Tratado de 1904 como el “mejor tratado del mundo, en lo relativo al Libre Tránsito”. En los hechos, el tratado que nunca podrá sustituir una salida soberana y útil al mar para Bolivia estipula y produce los siguientes efectos:

• En virtud del tratado Bolivia se vió obligada a ceder su Litoral a cambio de compensaciones que Chile debía cumplir y que no cumplió ni cumple, especialmente en los siguientes aspectos:

1. No se cumple el “más amplio e irrestricto libre tránsito que a perpetuidad estipula el tratado.
Las exportaciones bolivianas pagan un costo por pasar la frontera. La circulación de mercaderías no es gratuita. El libre tránsito se incumple aduciendo argumentos administrativos, sanitarios, de seguridad y otros.
Autoridades e instituciones hacen cobros excesivos a los transportistas bolivianos. También se hacen cobros arbitrarios por el servicio de transferencia de contenedores en tránsito y por el traslado de contenedores vacíos desde el puerto hasta los depósitos navieros. Desde la concesión del Puerto de Antofagasta a la empresa Antofagasta Terminal Internacional (ATI), el 1° de marzo del 2003, las tarifas de porteo de minerales a granel boliviano, han aumentado en un 26 % por tonelada. A esto se suma el doble manipuleo de la carga desde el centro de acopio de Portezuelo – cerca a Antofagasta – hasta el puerto, que representa un costo adicional de 2 USD/ton. Más el costo de almacenaje. Debido a este encarecimiento, VARIAS EMPRESAS BOLIVIANAS SE HAN VISTO OBLIGADAS A DEJAR DE EXPORTAR MINERALES.

2.- En ocasiones especialmente sensibles para Bolivia, se ha incumplido el Libre Tránsito de manera flagrante, y especialmente dañina a los intereses de Bolivia. Por ejemplo, durante la Guerra del Chaco de Bolivia con Paraguay, Chile - que se había declarado neutral en el conflicto - decreta - ¡¡ el embargo del transporte de armas y cargas hacia Bolivia.!!.

Luego está la manipulación política del tratado y la intromisión en los asuntos internos de Bolivia, así, después de la Nacionalización de Minas en Bolivia el 31 de octubre de 1952, con una medida administrativa unilateral ¡¡ Chile inmobilizó los embarques de minerales bolivianos a los mercados mundiales.!!

3.- Así también son muchas las ocasiones en que por protestas laborales en los puertos chilenos, que muchas veces inspiran la solidaridad por las demandas de los trabajadores, igual se ve afectado el tránsito de mercancías de y hacia Bolivia. Por otra parte con el proceso de privatización de sus puertos en que está empeñado el actual gobierno chileno, los derechos y obligaciones bolivianos de libre tránsito, que son también obligaciones internacionales del Estado de Chile, estipulados en el Tratado de 1904 y las Convenciones de 1912 y 1936, no pueden ser transferidos a un agente privado. Se trata de responsabilidades intrínsecas del Estado chileno desde las perspectivas del Derecho Internacional. Las empresas privadas concesionarias no pueden ser sucesoras de las obligaciones que el Estado de Chile tiene con el Estado boliviano.

4.- Además con la privatización del Puerto de Antofagasta, se han incrementado los costos de las exportaciones de minerales, lo que incide fuertemente en la competitividad de este sector productivo boliviano. Sector muy importante en Chile y que no sufre esas dificultades de competitividad.

La próxima privatización del Puerto de Arica preocupa aún más ya que al licitarse todos los sitios de atraque se establecería un monopolio que incrementará, como los monopolios suelen hacerlo, los costos y los servicios en este puerto en el que la carga de Bolivia constituye el 80% de la carga movilizada.!!.

5.- En base al Tratado de 1904 se ha construido una agencia aduanera boliviana Administración de Servicios Portuarios ASP-B. Que se encarga de supervisar el tránsito y almacenaje de y a Bolivia. La privatización de los puertos limitará también las potestades de ASP-B.
Los únicos puertos que funcionan para Bolivia son los de Antofagasta y Arica. Según el tratado debían buscarse otros puertos que lo hagan. Asimismo no se respetan los derechos de propiedad de ciudadanos bolivianos en territorios chilenos. Los propietarios bolivianos de las salitreras del Toco eran obligados a presentarse a defender sus derechos por el término de 4 meses a partir de la imposición de una ley relativa a ésto.

6.- Chile concedió a Perú, país que tiene abundancia de costas, lo siguiente:
Una Agencia Aduanera
Un Muelle de Atraque
Una Estación Terminal para Ferrocarriles.
Bolivia debería recibir el mismo tratamiento.


CULTURA DE PAZ
Estamos hablando de una Cultura de Paz, que de acuerdo a una definición de las NN.UU dice:

La Cultura de Paz, es un conjunto de valores, actitudes, comportamientos y modos de vida que rechazan la violencia y previenen los conflictos, dirigiendo su atención a las raíces de éstos por medio del diálogo y la negociación entre los individuos, los grupos y los Estados. (Resolución de las NN.UU A/RES/5213 : Cultura de Paz y A/53/243).

Una cultura de paz que comience por la enseñanza de una historia común a los jóvenes en las escuelas, una educación también acorde con los tiempos actuales tendiente al fortalecimiento de ideales comunes, solidarios.

Ahora como ustedes saben se han descubierto en Bolivia ingentes cantidades de gas y petróleo que Chile necesita para seguir creciendo. El Gobierno de mi país ha determinado que nada de ese gas llegue a Chile por intermedio de Argentina o por cualquier otro medio, el gobierno de Chile protesta airado, mientras en Bolivia esta actitud le parece al pueblo como algo que por una vez que Bolivia lo hace está actuando de la misma manera que Chile lo ha estado haciendo durante 125 años.

LA OTRA IMAGEN
Chile desea mantener el asunto del a búsqueda de la solución al enclaustramiento marítimo boliviano en el plano exclusivamente jurídicista cuando tiene profundas implicancias sociales (además de las económicas y culturales) que como se aprecia cada vez más claramente, tienen gran importancia para el bienestar de los pueblos.

Desde luego que se trata de un asunto de incumbencia multilateral la protesta del pueblo boliviano ante la mera posibilidad de que el gas boliviano salga por Chile ¡ha llevado a la caída de un Gobierno constitucionalmente elegido!. Se trata de la estabilidad política de la sub-región que se puso en juego. ¿Y eso no es de incumbencia del grupo?. En alto grado lo es de acuerdo a los criterios vigentes en nuestro continente, que ya no son más fríos e indiferentes.

CUESTIÓN DE TIEMPO
La cuestión de una creciente gravitación de Bolivia en el contexto del Cono Sur latinoamericano es una cuestión de tiempo, ya que la geografía ha colocado a mi país en un punto tan estratégico que nada realmente importante podrá prescindir de Bolivia, país de contactos y no de antagonismos, en el que se van desarrollando los Corredores Interoceánicos que unen a Norte y Sud y sobre todo a Este con Oeste, sirviendo de nexo entre las economías más grandes de la región, Brasil con Argentina, por ejemplo.

Bolivia por el peso específico de sus reservas gasíferas (y petrolíferas) podrá, de una manera natural, convertirse en el centro de Integración Energética de la sub-región (energía, hidrocarburos, telecomunicaciones, transporte continental e intercontinental) conjuntamente con los países grandes que cuentan con este elemento (gas) y que, en el marco democrático e integracionista que rige en el continente, no será difícil que encuentren consensos basados en intereses mutuos.

Una actitud inteligente y oportuna de parte de un país que cuenta con más de 4.200 km. de costa, ahora en la época temprana en la que se puede hacer lo difícil cuando todavía es fácil, sería sin duda más acertada que la obcecación que caracteriza a las recalcitrantes posiciones chilenas o a aquellas que siempre han estado declarándose abiertas al diálogo, para afuera, mientras en los hechos se niegan al contacto. El tiempo está llegando en que Bolivia, no tenga apuro y se convierta en un país que conceda y decida que y a quien concede y cómo, en lugar de estar esperando concesiones.

“POSICIÓN DEL MINISTERIO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO DE LA REPUBLICA DE BOLIVIA CON RELACION AL PROBLEMA MARÍTIMO”

El autor de este artículo, Carlos LUKSIC NAVA, lleva el mismo apellido que una de las familias más ricas de Chile, pero no sabe si tiene nexos familiares con ella. Asímismo por principio de objetividad e independencia NO PERTENECE A AGRUPACIÓN POLÍTICA ALGUNA en su país ni sirve a gobierno o partido político transitorio específico alguno. Sirve a su país.

Como miembro del Servicio Exterior boliviano (Diplomático de Carrera con estudios en la Universidad de Oxford - Inglaterra entre otros), defiende en primera prioridad los altos intereses del país, porque los tiene por justos. Por principio también considera que el asunto del Mar para Bolivia, no debe politizarse a favor de grupo político alguno. Parte de la Política Internacional boliviana desde hace 125 años debe continuar así hasta lograr su objetivo. Consciente que los diversos gobernantes de Chile hasta ahora, evaden la solucióin del mismo por temor al juicio de la historia, sin ver que ese juicio pudiera ser positivo para ellos, continúan respondiendo a los criterios de la guerra de 1879. Sin embargo, hasta la fecha, 3 de junio de 2004, coincido con la posición del Gobierno del señor Carlos Mesa Gisbert relativa al tema del Mar y en ese contexto inserto el texto del Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia en mis sitios web:

• “El presidente del a República Carlos Mesa colocó el tema del mar a la consideración de la comunidad internacional porque era un mandato de la historia y de la crisis de octubre. Como consecuencia de la crisis de octubre y de la comprensión de la comunidad internacional por la situación que pasaba Bolivia, se generó una significativa solidaridad internacional con la causa marítima, que permitió reposicionar el tema marítimo.
• La decisión de Bolivia de reivindicar una salida al mar se mantiene inalterable porque el Gobierno del país refleja el sentimiento de todos y cada uno de los ciudadanos de esta nación.
• En la Cumbre Extraordinaria de las Américas, realizada en Monterrey, el mes de enero pasado, el Presidente Carlos Mesa instó al gobierno chileno a buscar una solución definitiva de la demanda marítima, de forma conjunta, en cualquier momento y en cualquier ámbito.
• La falta de relaciones diplomáticas entre Bolivia Chile demuestra la existencia de un problema pendiente. La reanudación de relaciones diplomáticas no es el comienzo sino el final de una negociación.
• Para Bolivia, el problema marítimo es de carácter bilateral, trilateral y multilateral el Gobierno de Bolivia sabe que el tema marítimo, en última instancia, es un tema bilateral y, por ello, tienen la predisposición de llevar adelante un diálogo con Chile, siempre y cuando en la agenda entre ambas naciones no haya ninguna exclusión y, por supuesto, siempre y cuando el tema de la reivindicación marítima sea parte de dicha agenda.
• Bolivia asume la posibilidad de que, en algún momento, el problema marítimo se convierta de un tema de carácter trilateral y, en este contexto, destaca la posición de gobierno del Perú, que expresó que va a mirar, si fuere el caso y se diesen las circunstancias, positivamente la posición boliviana y no va a entrabar el proceso.
• El gobierno de Bolivia ha agradecido a la comunidad internacional por el apoyo y la solidaridad brindada con su histórica e irrenunciable reivindicación. Asimismo continuará reafirmando su indeclinable demanda marítima en todos los espacios regionales y multilaterales, de modo que dicho apoyo y respaldo se traduzca en la búsqueda de una solución definitiva del problema.
• Bolivia ha perdido una parte vital de su territorio que le permitía el acceso al Océano Pacífico y, por ello, además de la soberanía ha perdido un cualidad marítima. La cualidad marítima se refiere a la presencia y gravitación de un país en un determinado espacio geográfico, en este caso, en el área del Pacífico sur y en La Cuenca del Pacífico en su conjunto, como un escenario fundamental para el desarrollo económico del país.
• El problema de la mediterraneidad y del enclaustramiento de Bolivia no es exclusivamente un problema que le competa a Chile y a Bolivia. Es un problema que compete al equilibrio y al proceso de integración de la región. No se va a lograr un proceso de integración completo, desde el Atlántico hasta el Pacífico, si Bolivia y Chile no resuelven definitivamente el tema de la mediterraneidad.
• Hay una vocación histórica y geopolítica común entre el sur del Perú, el norte de Chile y el oeste de Bolivia. Esta vocación tienen como eje fundamental de influencia a las ciudades de La Paz y El Alto, los centros urbanos más importantes de esta zona que son un polo de atracción, crecimiento y desarrollo para tres regiones de tres países distintos, que pueden y deben ser regiones hermanas y que, de hecho, son económicamente complementarias.
• Si existe la voluntad política necesaria, Perú, Chile y Bolivia podrían construir un espacio de paz, complementariedad e integración trinacional, que sería la base de un futuro promisorio.
• El espíritu de Bolivia después de haber perdido su salida al mar solamente va a poder sanarse y recomponerse, cuando acceda plena, libre y soberanamente al mar, porque el mismo le pertenece y porque en el futuro, el país está absolutamente seguro, de que le pertenecerá. Esta es una convicción que ha generado el elemento más importante de cohesión que tienen todos y cada uno de los bolivianos. En este sentido la reintegración marítima es un asunto de vida o muerte para los bolivianos. (En el sentido de que es vital para Bolivia).
• El momento histórico que está viviendo el país, le ha conducido a un punto en el que la confluencia de muchas circunstancias, está permitiendo la oportunidad de hablar nuevamente con Chile sobre el tema marítimo. La evolución de los acontecimientos en el continente ha colocado la solución del problema entre Chile y Bolivia, entre los temas principales de la agenda regional, porque la lectura de la situación del país demuestra que el equilibrio continental, que la integración continental y que el desarrollo de las democracias, está vinculado a la solución del tema entre Bolivia y Chile. En este contexto, el gobierno de Chile debe entender que esta es una oportunidad histórica.
• El objetivo principal del gobierno es la obtención de un acceso libre y soberano al Océano Pacífico. Bolivia busca una salida al mar útil y soberana a través de un corredor al norte de Arica, de 10 km. de ancho y un enclave con soberanía funcional, mucho más al sur, para permitir la exportación del gas natural. Ambas propuestas están atadas. No es una o la otra.”

Bruselas 3 de junio del 2004.

Este fue el aporte del autor de este sitio para su intervención en un debate sobre el enclaustramiento marítimo boliviano, que se llevó a cabo el 3 de junio de 2004 en la Casa de América Latina, organizado por David Cusato Director de la misma, de nacionalidad chilena y Carlos Málter-Terrada de nacionalidad argentina, moderador del debate; a sugerencia de Nelson Estrada,del Comité de Solidaridad con Bolivia (COMSOLBOL) y de François Houtart Director del Centro Tricontinental (CETRI) de Bruselas.

El participante por Chile fue el señor Jorge Magasich, Profesor de Historia de la Universidad Católica de Lovaina, de nacionalidad chilena, con la disertación que se incluye más adelante en la parte denominada Reporte de los Informadores. Participó también por parte de Bolivia el ciudadano boliviano residente en Bélgica que hizo mucho por la realización de este debate Nelson Estrada Iturri (y su hermano Marcelo) del COMSOLBOL. con un trabajo acerca de las consecuencias económicas del enclaustramiento marítimo boliviano, que será publicado en este sitio cuando se lo reciba. El tema del debate constituye uno de los pocos problemas aún sin solución en el Cono Sud de Latinoamérica y por ello se erige como un verdadero escollo para una Integración latinoamericana plena.

1. Ausencia de la Embajada de Chile.
Al comenzar el moderador, excusando a su institución por el corto plazo de convocatoria al debate, explicó que había cursado invitación para participar a las representaciones diplomáticas de Bolivia y Chile. “La Embajada de Chile respondió negativamente, aduciendo que no asistiría porque consideraba que no había nada que discutir, ya que Chile no tiene asuntos pendientes con Bolivia”.

2.- Se difundió, sorprendiendo a muchas personas,
la otra cara de un Chile que en general tiene una imagen comercial positiva en Bélgica y en Europa mientras que con Bolivia mantiene una actitud que aún parece surgir de la lógica del espíritu de la nota Abraham Koning de 13 de agosto de 1900.

El señor Magasich abordó el tema desde el punto de vista histórico proponiendo al final de su disertación, el tender puentes entre ambos países, que apunten a su acercamiento, revisando por ejemplo, la forma en que se escribe y se estudia en escuelas, universidades y liceos militares, la historia en cada uno de los países implicados en la contienda de 1879: Bolivia, Perú y Chile, que lo que hacen es ahondar las diferencias, recordar los agravios y determinar, por ejemplo que se sigan destinando importantes sumas de dinero a carreras armamentistas en lugar de utilizarlas en otros rubros socialmente útiles y muy necesarios.En base a una propuesta de los Srs. Houtard y Estrada y luego de este debate se decidió proponer el estudio del tema por un grupo de académicos belgas de alto nivel que quedó conformado de la siguiente manera:

Francois Houtart. Profesor Emérito de la U.C.L.-Bélgica.
Guy Bajoit, Profesor Emérito de la U.C.L.-Bélgica.
Fredric Debuyst. Profesor Emérito de la U.C.L.-Bélgica.
Bruno Kervyn. Profesor Economía-U.C.L.-Bélgica.
Michel Molitor. Vicerrector de la U.C.L.-Bélgica.
Francois Rigaux. Profesor Emérito de la U.C.L.-Bélgica.
Isabel Yepez Profesora Emérita de la U.C.L., de nacionalidad peruana.
Nelson Estrada de Bolivia, Comité de Solidaridad con Bolivia.
Jorge Magasich de Chile, Profesor de Historia de la Universidad Católica de Lovaina U.C.L.
Carlos Malter-Terrada de Argentina, Coordinador del Debate en la Casa de América Latina.
Hugo Martinez, Ingeniero boliviano.
Jean Paul Guevara, de Bolivia, Investigador en la U.C.L.

Esta es la lista de los participantes a la primera reunión constitutiva del grupo, que se llevó a cabo en la ciudad de ,Lovaina la Nueva, en la sede del Centro Tricontinental CETRI, a la que asistió por única vez el suscrito, Consejero y Encargado de Asuntos Consulares de la Embajada de Bolivia en Bruselas, quien terminó sus funciones como tal, el 30 de septiembre de 2004.

Este grupo realizará en Bruselas, un foro invitando a representantes de Bolivia, Perú y Chile con el objetivo de informar, buscar y sugerir soluciones al problema marítimo boliviano. Lo harán de manera objetiva e independiente de cualquier intento de influencia, por parte de los países involucrados, y/o por medio de sus representaciones diplomáticas.

Entre el 6 y el 8 de junio de 2004 también se llevó a cabo una Asamblea General de la Organización de Estados Americanos OEA en Quito - Ecuador, en la que Bolivia no buscó hacer declarar el problema marítimo como asunto de interés multilateral, "porque esa verdad está claramente establecida en 11 declaraciones en diversos foros internacionales" y porque se deseaba dejar claro que Bolivia no propone la Revisión de los Tratados de una manera general. Parte de la estrategia de la diplomacia chilena es la de afirmar que Bolivia busca la “revisión de los tratados”, enfatizando el peligro que ello implica para las relaciones internacionales si algo así se aceptase y repandiese. Con el debate creo que se avanzó en infundir esperanza y entusiasmo por la causa boliviana, que precisa de una persistencia inconmobible para lograr sus objetivos.

Posteriormente apareció la noticia de una declaración del Presidente de Chile al hijo del escritor Mario Vargas Llosa, diciendo que la próxima vez que se empiece a debatir nuevamente el asunto del “Mar para Bolivia” será dentro de 20 años. ¿Un desliz del señor Lagos que refleja los verdaderos pensamientos de las élites gobernantes de Chile?. La reacción boliviana de protesta ante esas declaraciones fue inmediata.

También aparecieron declaraciones del Presidente Lagos y de su Ministra de Relaciones Exteriores Soledad Alvear en sentido de que "se muestran favorables al diálogo" e inclusive, el señor Lagos, manifestó que los tratados son susceptibles de revisarse, pero aún no se habla del meollo del asunto ni se ha fijado fecha para ello.

Bruselas 6 de julio de 2004.

Entre lo más importante que ocurrió luego del 6 de julio anterior valga mencionar que: El Cónsul de Chile en Bolivia Emilio Ruiz-Tagle fue destituido a fines del mes de septiembre 2004 por la Ministra Soledad Alvear luego de unas declaraciones en las que éste manifestara que Bolivia debería poder tener acceso al mar y una opinión acerca de la posibilidad de la "tangibilidad"de los tratados cuando las circunstancias imponen sus cambios. Según informaciones periodísticas, en el nombramiento del Sr. Ruiz Tagle como Cónsul en Bolivia habría influído el antecedente de que escribió un libro titulado "Por qué los Bolivianos no Merecen Tener Acceso al Mar". Días después de este despido, la señora Alvear renunció a su cargo para preparar su candidatura a la Presidencia de ese país. De acuerdo a la versión periodística, Lagos tendría que haber sustituído a la Sra. Alvear, por orden jerárquico, como nuevo Canciller al señor Mariano Fernández, actual Embajador de Chile en Inglaterra, pero no lo hizo para no lastimar los sentimientos argentinos hacia Fernandez, quien asistió en Londres a las celebraciones del triunfo de Inglaterra sobre Argentina en la Guerra de las Malvinas. Prefirió Lagos nombrar como nuevo Canciller al señor Ignacio Walker aún cuando éste había escrito una columna analizando lo perjudicial que fue el Peronismo para las relaciones argentino-chilenas. El actual Presidente de Argentina Kirchner es peronista. Lagos se refirió a la columna de Walker diciendo que ésta fue escrita cuando la Argentina decidió reducir sus exportaciones de gas a Chile en junio del 2004. "En esos días había chilenos que me pedían que declare la guerra a la Argentina" ...

Otro acontecimiento ocurrido a principios de octubre fue que como consecuencia de la privatización del Puerto de Arica, fueron elevados los costos de operación de cargas en ese puerto hasta en un 300 %. Tratando aparentemente de dirigir las cargas y usos de puertos para las exportaciones - importaciones bolivianas a otros puertos chilenos. Ese es el punto de dependencia a que está sujeta Bolivia en este caso en represalia por la negativa boliviana de venta de gas a Chile. Las incidencias económicas de estos hechos solo aumentan los distanciamientos. La llave para la solución de estos problemas, ?no será considerar seriamente la aspiración boliviana a un pedazo de costa?

Fuente: Artículos en La Razón y El Diario de La Paz - Bolivia, entre el 1° y 10 de octubre 2004.

Personalmente, y una vez cumplidas mis funciones me voy contento de haber coadyuvado junto con los otros participantes y continuar haciéndolo en mis páginas web, a hacer conocer la posición boliviana en Europa. Una de las tareas más gratas que me ha tocado realizar en esta etapa de mi "experiencia diplomática" en Bruselas.

Valga mencionar acá en cuanto a la forma de presentar el problema marítimo boliviano en Europa, que esta fue planteada inicialmente por el ex-Embajador de Bolivia en Bélgica Sr. Fernando Laredo en circulos privados..

En ocasión previa al debate, el profesor Houtard luego de una demostración en favor de Bolivia había sido rechazado por diplomáticos chilenos al intentar entregar una carta en la Embajada bilateral de Chile en Bruselas relacionada con la cuestión de la mediterraneidad boliviana. Se le había dicho por un audífono que la dejase en la caja postal de la Embajada. El trato descortés e irrespetuoso del que fue objeto por parte de un embajador que inclusive había sido su alumno, además de la sinceridad de intenciones que observó en todos y cada uno de los bolivianos que encontró, aumentaron su simpatía por la Nación Boliviana.

En realidad esas actitudes de algunos diplomáticos chilenos, - que cumpliendo consignas de su Cancillería son las que, sin mucho esfuerzo por parte de Bolivia, le facilitan algunas victorias en el ámbito internacional adhiriendo a su causa, de una manera natural a personalidades de todo nivel como el Profesor Houtard, el público que aplaudió efusivamente el debate, otros académicos belgas y personajes de gran prestigio internacional, como Kofi Annan, Inacio Lula da Silva, Hugo Chávez Frías y varios otros.

LA POSICIÓN DE SALVADOR ALLENDE

El señor Fernando Laredo fue Vice Ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia durante el corto Gobierno del Grl; Juan José Torres - 11 meses hasta el 21 de agosto de 1971- durante los cuales según las informaciones de Laredo, el entonces Presidente de Chile Salvador Allende había acordado con el Presidente Torres, conceder un ENCLAVE y una FRANJA DE TERRITORIO a Bolivia, SIN COMPENSACIONES TERRITORIALES. lo que hace esta propuesta superior a la posterior sugerida en las negociaciones de Charaña entre Pinochet y Bánzer, y que éste último rechazaría justamente por la condicion impalatable en Bolivia de intercambio territorial, que además es calificada por algunos autores, que no conocen de las negociaciones entre Torres y Allende - como la que llegó al mayor punto de avance.

Lamentablemente dos dias antes de que los Presidentes Allende y Torres se encontraran en Arica para hacer el anuncio correspondiente, cayó el gobierno de Torres en Bolivia, derrocado por un Golpe de Estado del Grl. Hugo Bánzer Suárez.

Fernando Laredo que ahora reside en Cochabamba - Bolivia, lamentablemente no puede encontrar los papeles que respalden esto, pero la gente que participó con Allende en todas las negociaciones en Chile aún está viva.


 

TRADUCCIÓN LIBRE

Reporte de los Informadores
Documento elaborado por Jorge Magasich y Carlos Malter-Terrada
Grupo informal para la resolución del contencioso entre
Bolivia, Chile y Perú

Sucinta reseña histórica
La guerra del Pacífico (1879 y 1883) que opuso al Perú y Bolivia contra Chile, se consolidó con la anexión por parte de Chile del litoral marítimo boliviano y de la provincia peruana de Tarapacá.

El Tratado de Ancón (1893) restableció la paz entre Perú y Chile. Perú cedió a Chile “perpetuamente e incondicionalmente” la provincia de Tarapacá, rica en guano y salitre. Más al norte, las provincias de Tacna y Arica, continuarían durante diez años bajo la dominación chilena; después su población debería elegir uno u otro país por referéndum.

Bolivia firma un armisticio en 1884, bajo la amenaza de invasión, que confirma la ocupación chilena de su litoral. En ese momento Bolivia pide a Chile que le ceda las provincias de Tacna y Arica, aunque fuera parcialmente, las cuales constituyen el puerto natural de las grandes ciudades bolivianas.

En un Tratado especial sobre la transferencia de territorio (1895), Chile se compromete a transferir Tacna y Arica a Bolivia « si Chile conseguía definitivamente las regiones peruanas de Tacna y Arica, éste las transferiría a Bolivia como compensación por la pérdida de su costa ».

Por el Tratado de paz y amistad (1904) Chile adquiere el « dominio total y perpetuo» sobre los territorios ocupados. Como compensación, se compromete a construir una línea de ferrocarril entre Arica y La Paz ; a garantizar la rentabilidad a los constructores bolivianos de los ferrocarriles interiores; a transferir 300.000£ a Bolivia; a concederle perpetuamente el « más amplio y libre tránsito comercial por su territorio y puertos del Pacífico » así como el derecho a construir aduanas.

Finalmente, Chile renuncia a las ventajas aduaneras recibidas en el Armisticio de 1884.

El enclaustramiento de Bolivia nunca ha sido aceptado por la población boliviana y, en varias ocasiones los gobiernos de La Paz han intentado abrir negociaciones para acceder al mar.

En 1913, un mes antes de la inauguración del ferrocarril Arica – La Paz, el presidente de Bolivia, Ismael Montes, pide a un grupo de personalidades chilenas que cedan Arica a Bolivia.

En 1918, el presidente Wilson envía una carta a los gobiernos chileno y peruano para « informar » que los Estados Unidos están preocupados por el litigio sobre Tacna y Arica. Chile responde que está dispuesto a transferir un corredor contiguo a la línea de ferrocarril que va de Arica a La Paz.

En 1919, Bolivia envía un memorando al Gobierno francés en el que propone la incorporación de Tacna y Arica a Bolivia.

En 1920, Perú y Bolivia presentan por separado una solicitud de revisión de los tratados a la Sociedad de Naciones, reunida por primera vez en Ginebra. Chile replica que este foro es incompetente para revisar pactos concluidos entre dos países. Una comisión formada por representantes de Costa Rica, Italia y Holanda confirma que la Asamblea de la Liga no puede modificar un pacto concluido entre dos de sus miembros. Chile gana así sobre una cuestión de forma.

Entretanto, en 1920, el referendo que debe decidir sobre la adhesión de las provincias de Tacna y Arica a Chile o Perú, previsto por el tratado de Ancón, todavía no se había realizado y parece imposible organizarlo. En 1922, Chile rechaza el arbitraje de la Reina de España pero acepta el de Estados Unidos. En 1926, El Secretario de Estado Frank B. Kellog propone la cesión de las dos provincias a Bolivia; Chile acepta ceder una franja territorial y un puerto; Perú no rechaza esta idea, pero habla también de una eventual « internacionalización parcial o completa de las provincias de Tacna y Arica ».

No obstante, Perú y Chile se entienden directamente en un Tratado firmado en Lima en 1929: Tacna para Perú y Arica para Chile. Pero las dos naciones añaden un « protocolo complementario » según el cual los gobiernos de Perú o de Chile no podrán, sin el acuerdo previo del otro, ceder a una « tercera potencia » los territorios que son objeto del tratado. A partir de ese momento, la solución de una franja territorial que vaya de Bolivia al mar y adyacente a la frontera Chile-Perú, no podría conseguirse sin el acuerdo de Lima.

En 1944, el gobierno chileno propone a Bolivia negociaciones directas y « una salida propia y soberana hacia el Pacífico, y que Chile pueda obtener compensaciones no territoriales », es decir, agua del lago Titicaca. Perú se opone.

En 1953, a pesar de las protestas de La Paz, Chile empieza las obras destinadas a desviar el lecho del río Lauca de la cuenca del Titicaca a la cuenca del Pacífico.

En 1962, cuando las obras se acercan a su fin, Chile propone negociaciones. La Paz acepta a condición de suspender las obras. Santiago rehusa y el 14 de abril inaugura la desviación del río, lo que provoca una auténtica conmoción en Bolivia y la ruptura de las relaciones diplomáticas. Bolivia protesta entonces ante la OEA, la cual rechaza su punto de vista, afirmando que no había agresión chilena.

Entre 1968 y 1971, hubo negociaciones discretas entre los gobiernos de Frei y de Ovando y entre Allende y Torres. Chile estaba dispuesto a acordar este acceso a lo largo de la frontera peruana; Chile cedería a Bolivia un corredor estrecho desembocando en el océano; allí, podría construirse un puerto que sería también el término de una ramificación de la línea de ferrocarril Arica – La Paz. Además Chile habría estado dispuesto a ceder un enclave en Mejillones.

Entre 1975 y 1978, Banzer y Pinochet negocian un « intercambio de territorios ». Bolivia había obtenido algunos éxitos diplomáticos: Panamá repite ante la ONU que es solidario con el punto de vista boliviano; el presidente Pérez de Venezuela también se solidariza con Bolivia; Yugoslavia, España, Egipto así como 14 de los 21 miembros de la OEA adoptan compromisos para hacer presión a Chile para que negocie con Bolivia la cuestión marítima. Sin embargo, la negociación fracasa, por un lado a causa de las resistencias de las organizaciones sociales bolivianas a ceder territorios y por otra, a la oposición de Perú que propone un estatuto trinacional allí donde desembocara el eventual corredor.

En 1987, Paz Estenssoro, de nuevo Presidente de Bolivia, consigue un acercamiento con Chile con la creación de una comisión binacional. Bajo la impulsión del presidente de Uruguay Julio María Sanguinetti, los cancilleres Guillermo Bedregal y Jaime Del Valle se encuentran en Montevideo. Ese año, en la oposición de la izquierda chilena, en especial en la revista Análisis, existía una opinión más bien favorable a una solución definitiva del problema del enclaustramiento de Bolivia. No obstante, las grotescas instituciones de la dictadura militar chilena constituyen un obstáculo infranqueable.

Objetivos:

Llegar a una solución durable de las tensiones regionales entre Bolivia, Chile y Perú, en especial mediante una solución aceptable de la reivindicación por parte de Bolivia del acceso al mar. Estas tensiones constituyen un freno considerable para la integración regional. Su resolución implicaría:

a. Disminuir las tensiones entre los estados y los pueblos, cuyos orígenes remontan a la guerra de 1879-83.
b. Contribuir al crecimiento de la democracia en la región.
c. Disminuir sensiblemente la presencia militar en la región, incluido en otros países vecinos (Paraguay, Argentina, Bolivia, Ecuador)
d. Desactivar la validez de la "hipótesis de guerra" cuya aplicación cuesta tanto dinero.
e. Destinar estos recursos a un desarrollo armonioso y sostenible, especialmente en Bolivia.

Presentación del problema

Se trata de tensiones recurrentes susceptibles de ser un obstáculo para el progreso de la región.

La historia nos enseña que la existencia de riquezas naturales de gran valor estratégico y económico en territorios sometidos a una gran pobreza constituye, a menudo, más un problema que una ventaja.

En el caso de Bolivia podemos citar:
a. La maldición del oro y la plata, en especial las minas de Potosí;
b. La guerra entre Paraguay y Bolivia, comanditada por dos multinacionales petroleras (Shell y Esso) con el objetivo del control de los yacimientos petrolíferos que fueron luego inexistentes;
c. Las riquezas de estaño que, a pesar de haber permitido la creación del imperio Patiño, han sido fuente de miseria y de innumerables problemas sociales y políticos para el país.

En el caso de Chile, los ingresos de las aduanas provenientes de los yacimientos de salitre detentados por los ingleses, contribuyeron a financiar la guerra civil de 1891 y a la consolidación de una oligarquía rentera que bloqueó el progreso económico y social del país. Además, cuando el salitre perdió su interés comercial, la región se convirtió en económica y socialmente siniestrada.

Dentro del actual contexto, los recientes descubrimientos de importantes yacimientos de gas y petróleo hacen correr el riesgo de acrecentar las tensiones. En el marco de una integración regional, Bolivia podría proveer de forma razonable una modesta cantidad de gas a los grandes centros de consumo chilenos, pero nos parece poco probable que este recurso pueda jugar un papel determinante en una negociación que pretenda el acceso al mar. Hace falta relativizar la importancia de estos yacimientos para evitar de esta forma las expectativas desmesuradas. La evaluación de las reservas probadas y probables resultan ampliamente de la manipulación en función de los intereses de las empresas de prospección y de los Estados en cuestión y pueden diferir mucho según las fuentes (ver anexo gas).

Cabe señalar al respecto que Chile se encuentra en una situación de dependencia energética acrecentada, que sus recursos se rarifican más rápido de lo previsto, y esto en el momento en que el mercado mundial de combustibles fósiles se vuelve cuando menos incierto.

A falta de una solución razonable, las hipótesis de conflictos no se pueden descartar. En este sentido, nuestra acción se inscribe en el marco de la “Prevención de conflictos” proponiendo una dinámica de paz.

El contencioso es percibido como asimétrico. Es considerado como marginal para Chile y Perú, pero se siente como fundamental para Bolivia.

Las demandas bolivianas son sin duda razonables, lo que ha sido reconocido por varios gobiernos chilenos del siglo veinte y por varios Estados. No obstante, hace falta reconocer que este acceso al mar deriva a veces de muchas frustraciones y que es fuente de inestabilidad y pretexto para usos demagógicos.

Consideramos que el establecimiento de un corredor boliviano que desemboque en el mar, así como la soberanía exclusiva o compartida sobre uno o dos puertos del Pacífico constituirían un progreso para Bolivia. Sin embargo, el impacto de esta solución constituiría un progreso eminentemente simbólico, poco significativo en el plan económico.

Las repetidas tentativas de solución, abiertas o discretas, indican que nos encontramos ante un conflicto recurrente.

Propuestas
Deberíamos proponer un "paquete" susceptible de acrecentar la integración regional, donde los tres países y sus poblaciones fueran claramente las ganadoras, y que implique la resolución durable del contencioso. De esta manera, las inevitables concesiones de cada una de las partes, deberían volverse secundarias respecto a las ventajas obtenidas.

Este « paquete », que podría constituir una de las bases para las negociaciones dentro de una coyuntura favorable debería incluir:

a. El acceso al mar por parte de Bolivia.
b. La memoria de la guerra y la instauración de una cultura de paz.
c. Formas de integración regional.
d. La disminución de las tensiones militares y de los gastos que éstas comportan.

Cada uno de estos puntos debería ser objeto de una comisión específica, cuyo contenido se desarrolla seguidamente de forma sucinta:

El acceso al mar por parte de Bolivia
Basarse en las tentativas de negociación que se han sucedido:
a. La negociación de 1941
b. La negociación discreta Frei-Ovando
c. La negociación Allende-Torres, que estuvo a punto de cumplirse
d. La primera negociación Banzer-Pinochet de 1976-78 y la segunda de 1986.

Hace falta señalar que el conjunto de estas negociaciones tuvieron como protagonistas los diferentes componentes del espectro político chileno, a saber la Democracia Cristiana, la Unidad Popular, el Ejército y la dictadura pinochetista misma.

Esto debería facilitar nuestra tarea de legitimación de la negociación ante la asamblea del espectro político chileno.

Una de las primeras tareas de la comisión consistiría juntar la documentación sobre este tema y hacer una síntesis.

En este sentido, sería de gran utilidad fomentar el proyecto del Sr. Fernando Laredo, ex Viceministro de Asuntos Extranjeros de Bolivia en la época de Ovando y Torres, en el sentido de publicar el historial y el contenido de estas negociaciones, desconocido en nuestros días.

De estas experiencias se desprende que el punto de partida de las negociaciones pasaría por un corredor pegado a la frontera entre Chile y Perú y por un estatuto bi o tri nacional para el puerto de Arica.

Además, podría asociarse un enclave boliviano alrededor del puerto de Mejillones.
Nos queda una gran incógnita : ¿Qué se puede proponer como ventaja a los peruanos para que éstos acepten apagar la llama de la revancha y acepten una solución?

La memoria de la guerra y la instauración de una cultura de paz
Presentar recomendaciones que apunten a que la enseñanza de la historia en los tres países, incluyendo las escuelas militares, sea dada de forma no agresiva y teniendo en cuenta el punto de vista de los demás.

Hacer recomendaciones para tratar la historia de la guerra sin agresividad, incluso con cierto sentido autocrítico incorporando la visión de los demás.

Inventariar los monumentos y los trofeos de guerra (entre ellos el navío « Huascar » capturado por los chilenos), y hacer propuestas con vistas a restituirlos o hacerlos menos agresivos. A título de ejemplo, hará falta evitar la atribución de nombres revanchistas a aparatos o instalaciones militares.

Proponer la erección de otros monumentos y símbolos de acuerdo a una visión pacífica.

Formas de integración regional
Aunque una solución del conflicto podría estimular los intercambios regionales, la mediocre complementariedad de las economías fuerza la modestia de las expectativas.
Sin embargo, podemos mencionar dos riquezas naturales que hay que tener en cuenta: el agua y el gas.

El agua
En cuanto al agua, la proveniente de las regiones fronterizas y reivindicadas por Bolivia, constituye un recurso escaso, no renovable a causa de su origen fósil, e indispensable para la supervivencia de las comunidades del altiplano. Esto implica que el agua es fuente de conflictos, más bien que ventaja para una negociación, ya que en los hechos, Chile extrae un flujo importante de esta agua de los « bofedales » (fuentes) para un uso eminentemente industrial.

Se impone una matización: la de la utilización internacional de la cuenca Poopo-Titicaca, con una pobre capacidad de renovación y una salinidad elevada que limitan su uso para el consumo humano y agrícola a gran escala. Cabe señalar que la Unión Europea, actualmente está realizando un inventario de estos recursos así como un estudio que apunta a reglamentar su uso por parte de Bolivia y Perú.
Una resolución del problema marítimo de Bolivia podría facilitar un tratamiento más sereno del contencioso sobre el uso del agua.

El gas
El control de este recurso por parte del Estado boliviano es muy limitado (ver Anexo).
No obstante, sería previsible que Bolivia cubra a precios razonables y a largo plazo, la provisión de gas, sobretodo para los grandes centros de consumo del norte y centro del país, lo que comporta inversiones muy onerosas.
Existe un ámbito de colaboración estratégica: la de las inversiones en común en vistas del transporte, la transformación (petroquímica) y la licuefacción de este recurso.
Debería darse prioridad a la transformación y consumo de este recurso en un entorno cercano.

La disminución de las tensiones militares y de los gastos que éstas comportan
Una de las tareas de la comisión debería ser la ventilación de los presupuestos de defensa de los tres países para determinar los costos engendrados por cada una de las partes a causa de la no resolución de las tensiones. Una vez estimados los recursos humanos y financieros afectados a estas actividades, la comisión podría emitir recomendaciones para un uso más aprovechable a las poblaciones concernidas.

Interesar, incluso comprometer, a los actores económicos potenciales: empresas de Estado, cámaras de comercio e industriales, multinacionales energéticas regionales (ej. Venezuela, Brasil, Argentina), incluso la Unión Europea.

Algunas propuestas de funcionamiento para los próximos meses
Acá se plantean cuestiones de la estrategia interna que seguirá el grupo y que no se consignan por razones obvias.

... ... ...

Proponer y contactar para cada país (Bolivia, Chile y Perú) y para cada comisión a al menos un miembro experto en la materia en cuestión. Los grupos de trabajo así constituidos se encargarían de la elaboración de propuestas específicas y fundamentadas desde el punto de vista técnico. Los expertos podrían venir a Bélgica hacia el mes de febrero de 2005 para un tratamiento del tema para producir un máximo de propuestas concertadas que sirvan de base para una propuesta definitiva.
Una sesión plenaria, en presencia de autoridades políticas, intelectuales, etc. debería constituir el verdadero lanzamiento público de la Comisión de Conciliación.

Suscitar la realización de memorias, doctorados y estudios diversos sobre el tema en cuestión, con una voluntad de proponer vías de resolución. La Comisión provisoria y definitiva debería fomentar en las universidades belgas que se adhieran al proyecto la promoción de trabajos de investigación interuniversitaria sobretodo en función de una lista de temas propuestos.

Estos trabajos deberían realizarse igualmente por universidades bolivianas, chilenas y peruanas, eventualmente en colaboración con las universidades europeas concernidas por nuestro proyecto.

Algunas ideas para una segunda etapa
a. En base a los dossier concertados que resulten de la reunión de febrero de 2005, elaboración y difusión de una propuesta de solución global, técnicamente fundada.
b. Campaña de difusión y de firmas apuntando a avalar las propuestas por personalidades académicas, políticas y del mundo de la cultura, en particular dentro de los países concernidos. Hará falta obtener la adhesión a la propuesta del abanico político más amplio posible dentro de los países concernidos, los países vecinos, así como Bélgica y dentro de los países de la Unión Europea.
c. A pesar de la fuerte coloración técnica de los diferentes puntos a tratar, debemos tener en cuenta las especificidades culturales de los pueblos de la región, en particular de Bolivia, así como el respeto del medioambiente. La vía de solución pasa por un proyecto de desarrollo sostenible y favorable par todas las partes. Desde el inicio de nuestros trabajos, deberemos tener en cuenta que, para la mayoría de las poblaciones concernidas en Bolivia, la Tierra, Madre Nodriza (Pacha-Mama), así como el agua, tienen un carácter sagrado.

Propuestas de principios de funcionamiento
Una vez constituida esta comisión interuniversitaria, el actual grupo informal debería disolverse a favor de ésta. Ni que decir tiene que la comisión debe ser independiente de los gobiernos y de las instancias diplomáticas de los tres países concernidos.

Anexo agua
El altiplano sur es una región árida, con algunos recursos en agua proveniente de fuentes fósiles, en particular las « bofedales », que tradicionalmente han servido para el agua doméstica y para abrevar el ganado de las comunidades indígenas. Estos recursos, acumulados durante periodos geológicos ricos en agua, son escasos y no renovables.
Hay un contencioso con Chile a causa del uso de hecho de estos recursos en perjuicio de las comunidades indígenas.
En fin, el agua debe considerarse como una fuente de contenciosos más bien que como una ventaja para una integración regional provechosa para todos los actores.
La UE financia un programa de evaluación y de utilización conjunta de Bolivia y Perú de la cuenca del Lago Titicaca, a más de 500 Km. al norte del altiplano sur.
No debemos excluir la posibilidad de utilizar esta agua para el consumo humano y para la agricultura en la zona del conflicto, pero hace falta previamente evaluar los costos de la desalinización, en especial mediante la técnica de la osmosis invertida. Esta técnica exige un consumo energético elevado, pero proporcional al contenido en sales. No obstante, ya que la salinidad del Titicaca y otros lagos de la región es mucho menor que la del Pacífico, la utilización del gas para este efecto podría constituir una alternativa a la exportación a bajo precio.

Anexo gas
Razonablemente se pueden estimar las reservas de gas bolivianas probadas a unos 50 trillones de pies cúbicos, lo que representa unos siete meses del consumo mundial actual, o un cuarto de las reservas de Estados Unidos.
Las reservas son magníficas en función del bajo consumo interno del país. A titulo de comparación, el consumo de gas por habitante en EE.UU. es cuarenta veces superior al de Bolivia.
Durante el gobierno de Sánchez de Lozada, una parte significativa de las reservas fueron objeto de contratos con multinacionales energéticas, a menudo en condiciones leoninas. Entre 1996 y la caída de Lozada, el gobierno firmó 78 contratos de este tipo.
Por las razones expuestas, sería un error considerar las reservas de gas como una maná de larga duración y, como consecuencia, no es de desear que el país se lance en una carrera desmedida para la explotación.
Al contrario del petróleo, el transporte del gas sobre largas distancias es muy costoso, razón por la cual el precio que se paga a la salida del pozo debe ser modesto. Los yacimientos de gas se encuentran en la región del Chaco, concretamente en Tarija, a un millar de kilómetros del puertote Mejillones en el Pacífico. El proyecto de transporte por gaseoducto de alto caudal y alta presión, luego por vía marítima bajo la forma de gas licuado exige fuertes inversiones (del orden de 4 millones de dólares el kilómetro), pero multinacionales como Repsol, British gaz et British Petroleum estarían dispuestas a ampararse del mercado y consentir fuertes inversiones al respecto.

... ... ...

5/8/04
Jorge Magasich – Carlos Malter-Terrada

Un modesto grano de arena del autor de esta página para contribuír a dar solución al problema de la mediterraneidad de Bolivia:

Carta a Bolivia

Esta es una carta muy sencilla, sin mayores disquisiciones técnicas. Es el borrador de una idea que técnicos en diversas materias podrán desarrollar mejor.

Un Premio Nóbel de la Paz, habla de un método muy simple de resolver controversias:
Una situación de conflicto, dice, surge cuando ambas partes quieren algo. Se escoge como ejemplo una manzana, ambas partes quieren la manzana.
En el caso que nos ocupa no hay solo dos partes sino, hasta ocho en total, pero todas relacionadas a un interés (el morder la manzana de una u otra manera). Veamos primero a las dos partes principales, Bolivia y Chile:
Bolivia quiere una salida propia al Océano Pacífico.
Chile no quiere dársela, pero necesita el gas boliviano. La salida al mar para Bolivia tiene que pasar por Chile y el gas que Chile quiere tiene que venir de Bolivia, por razones de costos en el primer caso y por que Bolivia actualmente es el único país que puede proveer, sustancialmente, gas en la región, en el segundo.
Las otras partes involucradas: Perú con un poco de gas disponible, Argentina y Brasil entre los países grandes, Paraguay y Uruguay entre los pequeños, que necesitan gas boliviano. También hay otra parte interesada en la manzana. Los EE.UU. En el momento actual a pesar de la cantidad de reservas de gas (y petróleo) para bastante tiempo, éstas como se sabe no siempre están en regiones accesibles o mejor dicho "confiables" para los EE.UU.
sobre todo con la circunstancias cambiantes de la política internacional.

Según el método de solución de conflictos existen cuatro alternativas para lograr la solución, sigamos viendo a las dos partes principales:
1.- La guerra, en la que si una de las partes gana, la otra pierde y el problema persiste a lo largo del tiempo, con el odio y la enemistad que se acrecienta entre vecinos y “hermanos”. Ya hubo una guerra hace 127 años.
2.- Posponer la solución, que tampoco es solución y que Chile está haciéndolo desde hacen 127 años. Un escollo parece ser el temor de los gobernantes chilenos al juicio de la historia en su cortos períodos de gobierno. Ese juicio podría ser MUY POSITIVO. Otro escollo a lo largo de la historia ha sido la inestabilidad política de Bolivia (que no permitió el arreglo de este asunto entre Torres y Allende por ejemplo) que esperemos no se repita más, o se intente reemplazar encendiendo regionalismos imbuidos de racismos, etc.
3.- Se divide la manzana y cada parte tiene su pedazo.
En nuestro caso, ésta no es solución ya que no hay nada que partir. Bolivia no acepta mayores cesiones de territorio ya que quiere satisfacer una demanda fuertemente psicológica - pero también económica y social que ensombrece por su magnitud todo el panorama de relaciones entre ambos países - resultado de la herida de aquella vieja guerra, que también afectó a Perú de menor manera ya que no dificulta sus exportaciones - importaciones o las imposibilita totalmente, como durante la Guerra del Chaco o la Nacionalización de las minas en Bolivia (ver Mar Para Bolivia en este mismo sitio). Esto ha funcionado muchas veces en varios lugares del mundo. Por ejemplo entre Suecia y lo que era la URSS en el Báltico, en que luego de 30 años de controversias se partieron los territorios marinos denominados “Las Líneas Blancas” siguiendo el principio de la “línea del medio”. Pero, como se dice en nuestro caso, no es solución.
4.- Ambas partes y en este caso todas las partes “se pasan”
y utilizando la imaginación (en lugar de seguir discutiendo, alimentando rencores, odiándose y quitándole el pan a sus pueblos destinando dineros a carreras armamentistas) se ponen de acuerdo y juntas construyen una granja de producción de manzanas que las venden y se distribuyen las ganancias. El ejemplo que se pone es el de Perú y Ecuador, que estuvieron peleando durante 54 años por un pedazo de territorio mal delimitado y perdido entre sus respectivas fronteras, cuando tenían una solución simple ante sus ojos. Crearon una reserva natural en el lugar de la controversia.

Es este tipo de cuarta alternativa el que tendría que buscarse. Evitando en primer término la lógica de la confrontación “amigo o enemigo” y como enemigo tratando de destruir a la otra parte. Recurriendo al recuerdo de las heridas, de una manera no constructiva (aunque parezca difícil). Las guerras nunca llevan a nada bueno. Las únicas que se justifican son las libertarias. Gandhi logró liberar a su país de Inglaterra que se creía que era un país muy civilizado, dándole una lección de civilización.
Siendo socios en el progreso en los mejores ideales de la Integración, y obteniendo las partes una situación claramente mejor que la que ha regido hasta que llegan al acuerdo, las ventajas son obvias, además de aportar estabilidad al área, y prever mayores avances económico- políticos, sociales en el futuro.

En el ejemplo, se menciona la vieja herida entre Japón y los EE.UU por las bombas atómicas arrojadas en Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945. Para borrarlas, harán una hermosa y larga serie de TV, orientada a ese objetivo y cuyos resultados se verán en unos años ...

En esto se necesita participación activa y cierta audacia ya que se manejan elementos nuevos de negociación que encontrarán sin duda la oposición en cada país de los sectores que no gustan de esos cambios; que la historia trae inevitablemente consigo y que no quieren aceptar, primero, y a los que tienen dificultad en adaptarse, después, quedándose rezagados en este mundo que se mueve cada vez más rápido debido justamente a uno de esos cambios: el desarrollo tecnológico, y a otro que no va tal véz tan rápido como el anterior, el desarrollo político de grupos de países, de masas humanas y líderes cada vez más inteligentes que se ponen a pensar en las mismas direcciones. "Lo único que no cambia es el cambio". "Nunca es la misma el agua que pasa bajo un puente",“La política y la Paz se hacen (con voluntad) decía Olof Palme” el Primer Ministro sueco.

Según el premio Nóbel a que hago referencia, el hombre se torna pacifista después de los 65 años de edad, el problema está entre los 12 y los 65. Algo más que decía este sabio era: “No tienes derecho a criticar, si no vienes con una alternativa”. Esto se aplica a quienes se complacen en criticar a los diferentes gobiernos bolivianos, a sus mejores hombres y su vapuleada Cancillería a lo largo de la historia en la Cuestión del Mar, olvidando que toda crítica es solo una forma de auto bombo, a menudo para servir intereses políticos y que los métodos de afrontar el problema correspondían a sus tiempos y niveles de desarrollo humano, político y social de entonces, cuando las circunstancias eran muy diferentes, además de que rara vez tenemos una noción completa de las mismas ahora. Por ejemplo, las minas de Chuquicamata y en general las riquezas del guano se encontraban mucho mas cerca de la capital chilena que de la capital o a la sede del gobierno de Bolivia. Lo mismo para Perú. El cruzar el Desierto de Atacama en un vehículo lo más cómodo posible ahora constituye una proeza de tres días, imagínense a pie o a carreta entonces.

Estas consideraciones acerca de las circunstancias de la historia, no quitan que la Cancillería boliviana, tendría que tener una estructura que contenga un bagaje de visiones mas amplias de miras, y un equipo correspondiente a la altura de esas ideas. Por ejemplo, tendría ser capaz de llevar adelante una campaña en Chile, de simpatía por la Causa Boliviana, mostrando a mucha gente, que tal véz solo recibe insumos negativos, la realidad de un encierro y lo fácil que es, teniendo esos 4.200 km; de Costa, el solucionar ese problema tan molesto. Chile es un país amistoso y no se trata de mellar su soberanía, como se verá en el ejemplo de una de las ideas que pudieran tomarse en cuenta.

Antes de continuar en el asunto del Mar para Bolivia, recordemos que desde luego que hace ya mucho tiempo que las circunstancias han cambiado diametralmente con relación a lo que eran en 1879 y a 1904 años de la guerra y el Tratado de Paz y Amistad entre Bolivia y Chile, impuesto por la fuerza.

“Dos principios de Derecho Internacional clásico parecen funcionar de manera contradictoria, pero en verdad se complementan. El primero pacta sund servanda, sostiene que los tratados deben ser cumplidos en los términos en que fueron estipulados. Complementariamente el segundo, rebus sic stantibus, brinda una válvula de flexibilidad, al disponer que las modificaciones de los tratados se hacen necesarias cuando las condiciones que condujeron a su adopción resultan sustancialmente alteradas.” (Camacho Omiste, enero 2000).

Y están cambiado también día a día para el continente, para el mundo, y desde luego para el Perú, Chile, Bolivia.
Sigamos con el deseo de los países de lograr su mayor Desarrollo Económico. La única manzana más o menos disponible hasta ahora parece ser la de Bolivia. ¿Cómo es de contradictorio que a tiempo de hablar de integración se convoca a una reunión sobre un Anillo Energético en la que participan todos los países del Cono Sud, con excepción de Bolivia?. Aquel proyecto excluyente de Bolivia, surgido y azuzado por Chile, no llegó muy lejos ya que Chile y Perú encontraron otro motivo de controversia en sus límites marinos. Pero varios países estuvieron presentes apoyándolo. No son consideraciones integracionistas las que primaron entonces, solo intereses, de los que habla Morgentau.

LLamado a la reflexión

En Bolivia internamente es ahora que se necesita unión a como de lugar!!. Y no solo unión interna. Los peligros siempre existen y pueden tomar formas diferentes, los países, por más que se digan "amigos" siempre ven primero por sus intereses, lo que es lógico. Recordemos que Bolivia nació a la libertad en 1825 con unos tres millones de km2. Es pues urgente analizar los peligros, sin perder de vista las posibilidades que fortalezcan las posibles desuniones particiones, conflictos.

Actualmente hay 16.000 marines norteamericanos cerca de la frontera de Paraguay con Bolivia, esperando ¿qué?. ¿el desenlace final de las elecciones de diciembre en Bolivia?. El ¿cómo se torna el nuevo experimento boliviano? (de donde resulta importante el no dar curso a la posibilidad de usar argumentos como el no cumplimiento de la erradicación de la coca excedentaria etc, que se ven en otra parte de este sitio web.) La situación de provisión de energía del mundo, la confirmación recientemente hecha pública de la existencia de depósitos de gas y petróleo en el Chaco en Paraguay, depósitos de naturaleza muy parecida a los de Bolivia, (información añadida a 16 de febrero 2006); inclusive la guerra de Irak, dan lugar a reflexión, a cuidadosa reflexión.

También hay para Bolivia otras consideraciones a hacer. Las empresas multinacionales que, como siempre, desean maximizar sus ganancias "a como de lugar", son dueñas de grandes capitales y han armado más de una guerra y/o Golpes de Estado entre bambalinas a lo largo de la historia. Conocen además con anticipación previa a los gobiernos, acerca de reservas de riquezas naturales etc.

Es en esas condiciones o más bien sin olvidar que el curso que pueden tomar los acontecimientos que Bolivia ha de tener los objetivos claros. Construir algo más grande y más ético además de “socialmente útil, internacionalmente" que favorezca a los pueblos de los países que participen, pero con la prioridad de tener un acceso irrestricto al Oceáno Pacífico, una costa y puerto sin restricción alguna ni pagos por paso ni permisos ni venias que pedir. Una zona en la que realmente se borren las fronteras, por ejemplo.

Flujo de ideas

Asegurando la condición previa mencionada de puerto y paso irrestricto para Bolivia, se puede pensar en algunas posibilidades:

Bolivia tiene actualmente un peso específico en el continente, tal vez más importante que el de Chile o el de Perú o Argentina, o Venezuela o Brasil, más importante que todos esos países individualmente o juntos. Tiene por ejemplo la posibilidad de llevar adelante y como verdadero ejemplo de solidaridad en los caminos de la integracióin, la creación de un Polo de Desarrollo y de distribución energética de esa parte del continente que beneficie a los países del continente. Las reservas de gas de Perú están comprometidas con México y reservadas para su consumo interno. Bolivia puede proveer a precios justos, que se determinen en nuestros Hubs y en base a la demanda internacional y a boca de pozo, una buena parte de sus 48 trillones de pies cúbicos de gas, aumentando con petróleo - o eventualmente gas - venezolano, por ejemplo, si el ambicioso proyecto del Gasoducto del Sud de 8.000 km. desde Venezuela hasta Uruguay, se hace realidad.

Algo que debe estar claro desde el principio es que Bolivia es un país clave para realizar aunque sea en parte la idea de Bolivar. Todo lo importante que pueda hacerse en esa parte del continente no puede prescindir de Bolivia sobre todo porque constituye la manera más expedita y económica de unir por tierra el Atlántico con el Pacífico. Que además quiere, con todo el derecho del mundo industrializar su gas, obtener su valor agregado en su territorio y cobrar un precio justo, de mercado internacional por ese su producto tan solicitado actualmente. Los países del Cono Sud tendrían menores costos de transporte y lo que es más: Accesibilidad al gas. Eso tiene un precio incalculable y no es muy fácil de proveer. Esas condiciones solo pueden hacerse más intensas en el futuro.

Otro es que Bolivia necesita una salida propia al mar, lo que en un contexto de integración no debería constituir ningún problema con esos territorios costeros. Los países terceros, o sea Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Perú y aún Venezuela, en aras de una verdadera integración del Cono Sud saben donde tendrían que presionar, para lograr que nada impida esa integración. en lugar de seguir las consignas de apartar a Bolivia.

LA IDEA

Concretamente se presenta acá un ejemplo de algo realizable, como lo fue el arreglo de las diferencias entre Ecuador y Perú. Bolivia no solo tendria que participar sino TOMAR LA INICIATIVA de liderar ese Polo de Desarrollo y distribución energetica, (energía, hidrocarburos, telecomunicaciones, transporte continental e intercontinental ) buscando una solucion que beneficie a TODOS. Por medio del Polo de Desarrollo y provisión de GAS boliviano al Polo y a Chile (a cambio de MAR y puerto(s) como única alternativa, y también a los otros países Uruguay, Paraguay (que hasta que se escribía esto también necesitaban gas) etc. Argentina y Brasil ya se benefician de gas boliviano aunque requieren más. Estos últimos países no estarían excluídos y podrían participar con inversiones rentables en el Polo.

Empezarían Bolivia Chile y Perú, asegurando - repito - el paso irrestricto y sin pago alguno, de regalias para Bolivia. (y servicios que serian los de uno o mas puertos con una parte de uso exclusivo boliviano a empresas portuaria bolivianas y su paso irrestricto hasta el interior del pais de toda cosa, mercancia, personas, etc. Se trata de la creación de un Territorio Trinacional en el que los tres paises formen una "tierra de todos" con la única diferencia de que Bolivia tenga su Puerto y su Mar. Donde se usen las tres monedas. En fin una mini Union Europea totalmente integrada en que los ciudadanos de los tres países sientan que estan en SU país. Que ademas recibiria los beneficios de un desarrollo pleno de la región. Y esa region, constituiria el Polo de Desarrollo.

El inicio del sueño de Bolivar, (del que el Presidente Chávez habla constantemente en sus discursos). En este contexto la importancia y el peso especifico de la ESTRATEGICA SITUACION GEOGRAFICA DE BOLIVIA - Unión Atlántico Pacífico - Y SU GAS, es de gran importancia. Es de esa manera que se pudiera ver la cuestion del Mar y su solucion ahora y no con los criterios "historicos" de 1879 y los terminos de la carta de Abraham Konning de 13 de agosto de 1900.

Y esa puede ser una de las formas.
Sin renuncia a territorios, sino con los territorios de los tres países bajo la figura de Derecho Internacional de "Territorios bajo administración internacional compartida", o sea una especie de cesiones por períodos no inferiores a 200 años. Se podria pensar que los tres países presten parte de territorio reconociéndoles la propiedad de los eventuales recursos naturales que en estos contengan. Perú con Ilo, Chile con Arica y Bolivia participando con un pedazo correspondiente de territorio y sobre todo con el elemento estratégico que permita el desarrollo económico del Polo: su gas a precios justos, de HUB boliviano o sudamericano que tendrian que igualarse a los Hubs internacionales a boca de pozo. Además y transcurridos los 200 años que naturalmente podrían renovarse por otros periodos, si esto no ocurriese tendría que reconocerse a Bolivia la posibilidad de uso irrestricto y soberano de la parte de los puertos que use y de las franjas de territorio que los unan al territorio original boliviano.

Las ventajas de nuestro gas, entre otras, serian los costos de transporte relativamente más bajos debido a las distancias y la seguridad en la provisión para empezar, además de constituir la gran oportunidad de "arranque " del Polo. El Perú, ha hablado alguna vez de un proyecto así. Es más en el artículo que sigue, relativo a los preparativos del "Anillo Energético" - exclusivista - un ministro peruano habla de una Unión con Bolivia - en color azul - . El momento parece haber llegado para hacer realidad una idea así. Recordemos: "Nada puede parar una idea cuando su momento de realización ha llegado".

Imagínen la enorme ventaja solamente en el asegurar la PAZ en esta parte del continente con el ahorro del gasto en armamentos que se hace ahora que puede ser destinado a fines más racionales. Internacionalmente y con perspectiva a futuro, seria un buen principio para darle mayor peso específico a la región sudamericana, CAN, MERCOSUR y cuanto esto implique, creo que toda Latinoamérica, para empezar, favorecería este proyecto y eso avalaría su compromiso. Además no sería exclusivista, con la participación paulatina de varios otros países, como ocurre en los procesos de integración, pero aclarando que se trata de un Polo de Desarrollo, por lo menos inicialmente. Sin duda, hay cuestiones que analizar, y encontrar solución como ser las riquezaz marítimas del territorio marino compartido o las regulaciones que regulen todas las actividades dentro del Polo - que probablemente tendrían que ser especiales y autónomas - etc. Por eso al principio se habla de que hay cuestiones técnicas a ser analizadas.

Esta es UNA de las ideas que podría estudiarse con los nuevos criterios que van rigiendo más y más. Sin duda que pueden haber otras ideas parecidas y escollos que siempre pueden solucionarse si realmente existe la voluntad de actuar de una manera solidaria con nosotros mismos.

Voy a transcribir a continuación partes de una entrevista que la Sociedad Geográfica del Perú ha dado a conocer y difundido ampliamente relativa al “Anillo Energético”:

“Martes (4 de octubre 2005), 5.00 pm. Juan Inchaústegui, Abel Salinas y Carlos Herrera, ex ministros de Energía y Minas, forman parte de un panel convocado por el Consejo Nacional del Ambiente (CONAM) para debatir los pro y los contra del anillo energético, conocido formalmente como el gasoducto del sur. Terminado el encuentro, el debate se extiende en las afueras del recinto. Las preguntas que intentaban esclarecer eran:
¿Camisea tiene las reservas suficientes para abastecer a los países del sur? ¿Es necesario que el Perú firme el acuerdo del anillo energético? ¿Tiene el Perú ventajas para negociar?. La conversación de los ex ministros coincidía con una reunión entre representantes de Chile, Brasil, Argentina, Perú, Paraguay y Uruguay, que se realizaba en Montevideo para estudiar el acuerdo que permita la construcción del gasoducto y el abastecimiento de gas para estos países. Para los tres ex ministros quedaba claro que Chile, hábilmente, estaba empujando este acuerdo. Por ello el ministro de energía de Chile, Jorge Rodríguez, anunció la semana pasada que el acuerdo tiene un avance de 90% y que se firmaría el próximo 8 de diciembre.
¿Por qué la premura?. Chile tiene que solucionar su problema de falta de energía. No logró un acuerdo para obtener gas de Bolivia y ahora se está jugando su segunda (¿última?) carta: el Perú.
Y es que hace veinte años Chile apostó por sustentar su crecimiento en el gas natural, por lo cual gran pare de su aparato productivo y eléctrico depende de este combustible. Tras la restricción impuesta por Argentina para abastecerlo de gas, ha buscado alternativas para solucionar su crisis y por ello está impulsando el anillo energético. Argentina la ha respaldado y a Brasil la idea de obtener nuevas fuentes de gas no le incomoda.
Anillo de compromisos:
Primera pregunta:
¿Tenemos suficiente gas para abastecer el anillo energético?. Gustavo Navarro, director de hidrocarburos del Ministerio de Energía y Minas (MEM), indica que el Perú tiene 10,9 trillones de pies cúbicos (TCF por su sigla en inglés) repartidos en los lotes de Camisea y Pagoreni. En un escenario de alto consumo local de gas para los próximos 20 años, el Perú consumiría cuatro TCF. Y si a ellos se suman los otros cuatro TCF comprometidos con México, quedarían 2,9 TCF que el Perú podría aportar al acuerdo energético. Pero además, los funcionarios del MEM ponen las manos al fuego porque en las zonas contiguas a Camisea se hallarán más reservas de gas , por lo que defienden con mayor énfasis el acuerdo. Los especialistas del sector no se oponen a la firma del mismo, pues de construirse un ducto hacia Chile se podrá llevar gas natural a las regiones del sur del país, pero si tienen reparos en los detalles. Carlos Herrera no considera justo comprometer las actuales reservas de Camisea por probables hallazgos. Remarca que existe un escenario crítico en cuanto a los productos derivados de petróleo que podría agravarse en los próximos 40 años, por lo que la negociación del Perú solo debe hacerse sobre la base de futuros hallazgos.
Gas a presión
Segunda pregunta: ¿Se supeditará el mercado interno al anillo energético?. Las exgencias de los demás países, en especial de Chile, para la firma del acuerdo de integración energética, es la formación de una bolsa de reservas, por lo cual, de haber una crisis de escasez de recursos energéticos, se repartan las existencias sin desabastecer a los países que suscriban el acuerdo. Pero no solo eso, pues se pide, y en eso Chile se apoya en los demás países (Argentina, Uruguay y Brasil), que no haya un precio discriminatorio, es decir, que la venta a los países que firman el acuerdo sea al mismo precio (en boca de pozo) que se pretende vender a México o al mercado interno. Los especialistas indican que este es un detalle que requerirá un debate público antes de firmar el acuerdo.
Pregunta tres: ¿Puede el Perú sacar ventaja en la negociación del acuerdo?. El consultor en energía, Juan Carlos Liu, indica que el Perú tiene la posibilidad de exigir condiciones para la venta de “su gas”, como la posibilidad de fijar precios que beneficien al país, darle prioridad al abastecimiento de su mercado interno y pedir la no limitación para exportar a mercados que ofrezcan mejor precio.
Liu señala que la posición peruana podría fortalecerse si se asocia a Bolivia.
El país altiplánico tiene cinco veces más reservas que el Perú y si ambos países encontraran una vía para negociar juntos sus reservas gasíferas exportables, tendrían mayores beneficios. Pero el ex ministro de Energía de Bolivia Alvaro Ríos afirma que esta posibilidad no es factible socialmente en la actualidad. Por ello, el Perú está solo en la negociación frente a Chile y los demás países del MERCOSUR. ¿Sacará ventaja de su posición?. (El Comercio, 9 de Octubre, 2005)”

En Perú dicen textualmente que una unión con Bolivia podría ser la solución para el desarrollo del área. Enfin son varios los factores, insumos con que se puede contar. Ahora lo que se necesita es que funcione la creatividad, la imaginación creadora y, esa es tarea de los países involucrados y sus dirigentes. De los hombres pre claros que vean las cosas con criterios amplios y sobre todo con perspectiva.

Estocolmo 24 de octubre de 2005.

Revisada a 16 de febrero de 2006.

Carlos Luksic Nava.

  LE INVITAMOS A LEER "LA CARTA A BOLIVIA"
ESCRITA  POR EL AUTOR