Mar para Bolivia

Presidentes,Cancilleres y Embajadores de Chile se comprometieron a negociar con Bolivia un acceso  soberano al mar


 

publicación "El Libro del Mar" Diremar La Paz Bolivia 2014

En plena Guerra del Pacífico, diferentes autoridades chilenas se dieron cuenta de lo evidente. Había un límite en la presión que se podía ejercer sobre Bolivia: no dejarla en un callejón sin salida. Dejar enclaustrada indefinidamente a Bolivia implicaba enfrentar un problema permanente cuyo costo no tenia sentido para el desarrollo de ambos Estados. Así nace una política de Estado por parte de Chile que tenia por objetivo resolver de manera definitiva la relación con  Bolivia restituyéndose una salida soberana al mar. Este razonamiento lógico provino de Domingo Santa María, quien fue Canciller de Chile en el gobierno de Aníbal Pinto, durante la Guerra del Pacífico y luego Presidente de ese país. Encontró  amplia receptividad a su visión, la que fue respaldada posteriormente por diversos mandatarios y autoridades chilenas. De esta manera se propició una línea de acción que se mantuvo presente en las años siguientes.
Domingo Santa Maria en una carta dirigida a Rafael Sotomayor (Ministro de Guerra de Chile), el 26 de noviembre de 1879 manifestó..."No olvidemos  por un instante que no podemos ahogar a Bolivia...Privada de Antofagasta y del Litoral, debemos proporcionarle por alguna parte un puerto suyo, una puerta de calle, que le permita entrar al interior sin zozobra, sin pedir venia. No podemos ni debemos matar a Bolivia"





 

Así confirman las declaraciones de muchas de las más altas autoridades chilenas que se fueron alternando en el ejercicio del poder (Presidentes, Cancilleres y Embajadores) así como varios otros actos propios    del Estado chileno expresando a través de actos unilaterales y acuerdos bilaterales. En diversas oportunidades desde finales del siglo XIX hasta inicios del XXI, estas autoridades continuaron en el camino trazado desde hace más de un siglo y comprometieron la fe del Estado chileno al respecto. Altos dignatarios y autoridades chilenas fueron capaces de entender que resultaría inviable y absolutamente perjudicial no sólo para Bolivia, sino también para el propio Chile, así como para cualquier proceso de integración regional, pretender prolongar indefinidamente es problema sin encontrar una solución que rsulte beneficiosa y satisfactoria para ambos países.

Jorge Montt Álvarez (Presidente de Chile 1891 -1896)

Durante su gestión, Chile reconoció la imperiosa necesidad de Bolivia de contar con una salida propia al mar y en consecuencia firmo el Tratado de Transferencia de Territorios de 18 de mayo de 1895, por el cual Chile se comprometió solemnemente a entregar a Bolivia Tacna y Arica si las obtuviese o en su defecto la Caleta  Vitor hasta la quebrada de Camarones u otra análoga. Ambos estados suscribieron posteriormente una serie de Protocolos Aclaratorios y Explicativos en esta misma línea

Luís Barros Borgoño (Ministro de Relaciones Exteriores de Chile 1884 - 1895)

Puso su rúbrica en el Tratado de Transferencias de Territorios de 18 de mayo de 1895, cuyo preámbulo reconoció
"... de acuerdo en que una necesidad superior y el futuro desarrollo y prosperidad comercial de Bolivia requieren su libre y natural acceso al mar, han determinado ajustar el Tratado especial sobre transferencia de ter
ritorio..."

Juan Luís SanFuentes Andonaegui  (Presidente de Chile 1915 - 1920)

Durante su gestión, la Republica de Chile tuvo la intensión de resolver el enclaustramiento de Bolivia. En ese sentido, su gobierno propuso iniciar negociaciones destinadas a otorgar a Bolivia una salida propia al mar. Esta propuesta fue plasmada en el Acta Protocolizada de 1920 suscrita entre los representantes de Chile y Bolivia

Emilio Bello Codecido (Ministro Plenipotenciario de Chile en La Paz 1915 -1920)

Fue encargado de suscribir en 1920 a nombre de su gobierno el Acta Protocolizada de ese año expresando la voluntad de su país de otorgar a Bolivia una salida propia al Mar, en los siguientes terminos: "IV...Chile está dispuesto a prpocurar que Bolivia adquiera una salida propia al mar, cediéndole una parte importante de esa zona al norte de Arica y de la línea del ferrocarril que se halla dentro de los trerritorios sometidos al plebiscito estipulado en el Tratado de Ancon..." (Acta Protocolizada de 10 de enero de 1920)

Arturo Alessandri Palma (Presidente de Chile 1920 - 1924)

Expreso públicamente en varias oportunidades la disposición de Chile de  buscar fórmulas de solución al enclaustramiento boliviano en forma directa. En 1922 afirmo ante su Congreso que Bolivia podía tener la convicción de que encontraría en Chile ese cordial deseo.

Luís Izquierdo Fredes (Ministro de Relaciones Exteriores de Chile 1922 -1923)

Suscribió dos notas en 1923, según las cuales Chile podría de acuerdo a ofrecimientos previos, celebrar un nuevo pacto con Bolivia que resuelva su enclaustramiento, sin modificar el Tratado de 1904 ni interrumpir su continuidad territorial

Emiliano Figueroa Larraín (Presidente de Chile 1925 - 1927)

Durante su Gobierno se llevó a cabo el proceso de mediación norteamericana a cargo del Secretario de Estado Frank b: Kellog respecto a la posición de los territorios de Tacna y Arica. En este marco, su Gobierno realizó y aceptó varias propuestas de solución que incluían una salida soberana al mar para Bolivia a través de una parte del departamento de Arica

Gabriel Gonzáles Videla (Presidente de Chile 1948 - 1952)

Durante su Gobierno Bolivia y Chile suscribieron el acuerdo por intermedio de notas del 1 al 20 de junio de 1950 por las que emergió el compromiso de Chile de entregar en negociación  con Bolivia por una salida soberana al mar sin exigir a cambio compensación territorial alguna. Esta negociación acordada se mantiene pendiente

Horacio Walker Larraín (Ministro de Relaciones Exteriores de Chile 1950 - 1951)

Firmó la  nota chilena de 20 de junio de 1950 por la que Chile reconoció y validó todos los ofrecimientos y compromisos previos y de la cual emergió el compromiso chileno en los siguientes términos: "...mi gobierno será consecuente con esa posición y que, animado de un espíritu de fraternal amistad hacia Bolivia, está llano a entrar formalmente en una negociación directa destinada a buscar la fórmula que pueda hacer posible dar a Bolivia una salida propia y soberana al Océano Pacífico.

Jorge Alessandri Rodríguez (Presidente de Chile 1958 - 1964)

Durante su Gobierno se ratificaron los compromisos asumidos por su país a través de las notas de 1950 mediante la entrega a la Cancilleria boliviana de un Memorándum en 1961

Manuel Trucco (Embajador de Chile en La Paz 1981)

El encargado de entregar al Gobierno boliviano el Memórandum de 1961, fue el Embajador de Chile en La Paz Manuel Trucco. De esa manera su Gobierno actualizó y ratificó el acuerdo alcanzado mediante notas de 1 a 20 de junio de 1950.Se estableció que "Chile ha estado siempre llano, junto con resguardar  la situación de Derecho establecida en el el Tratado de Paz de 1904, a estudiar, en gestiones directas con Bolivia, la posibilidad de satisfacer las aspiraciones de ésta y los intereses de Chile

Augusto Pinochet Ugarte (Presidente de Chile 1973 -1980)

Suscribió la Declaración Conjunta de Charaña el 8 de febrero de 1975 que reconoció como problema vital la situación de mediterraneidad  que afecta a Bolivia. En consecuencia acordó ingresar en negociaciones destinas a buscar fórmulas de solución al enclaustramiento boliviano. Su Gobierno se adhirió a la Declaración de la OEA del 6 de agosto de 1975 y acordó con Bolivia los términos de la Resolución 686 de 1983. En 1987, participó en las negociaciones del denominado "Enfoque Fresco", tras el cuál declino dar solución al problema marítimo de Bolivia

Patricio Aylwin Azocar (Presidente de  Chile 1990 - 1994)

Chile recupero la democracia en 1990. Patricio Aylwin fue el primer presidente electo y la sucedieron varios gobiernos democráticos en los que se mantuvo el problema marítimo de Bolivia

Eduardo Frei Ruiz-Tagle (Presidente de Chile 1994 -2000)

Durante su gobierno Bolivia y Chile acordaron en el año 2000 el establecimiento de una agenda sin exclusiones en Algarve (Portugal).De esta manera, se continuó con la lógica de profundizar sobre la totalidad de temas  pendientes en el marco de la agenda bilateral, sin restricción alguna, allanando así  el camino para incluir el asunto más importante de la relación boliviano-chilena: el problema  marítimo de Bolivia.

Ricardo Lagos Escobar (Presidente de Chile 2000 - 2006)

Se reunió con Presidentes de Bolivia en diversas oportunidades, manifestó su predisposición de solucionar el problema marítimo de Bolivia. El 2011 con posterioridad a su mandato, afirmó que "...el Ministro Santa María tenía razón cuando señalo: al Presidente  Pinto que había que resolver el tema, porque no podría tener un Estado que no tuviera acceso al Océano Pacífico  como le había sucedido a Bolivia. En Consecuencia hay que buscar una solución..."

Michelle Bachelet Jaria Presidenta de Chile (2006 - 2010 y 2014 - 2018)

En el marco del diálogo sin exclusiones su primer Gobierno acordó en 2006 la Agenda de 13 puntos, sin condicionamiento de ninguna naturaleza. En dicho documento se incluyó el tema marítimo como  punto VI. En ese contexto manifestó su voluntad de "continuar ese diálogo de manera constructiva"

Juan Sebastián Piñera Echenique Presidente de Chile ( 2010 - 2014)

En una conferencia de prensa posterior a la reunión privada entre los presidentes Piñera y Morales en la
XL Cumbre del MERCOSUR realizada en 2010 en Foz de Iguazú (Brasil), el mandatario chileno manifestó "...la voluntad del gobierno chileno es buscar soluciones concretas útiles y factibles que vayan en beneficio de ambos países y de ambos pueblos..." Pese a que su gobierno heredó la Agenda de los 13 puntos, demostró en la práctica una actitud contraría al espíritu que la había motivado. Aunque el problema marítimo de Bolivia era parte integral de la agenda, no continuo con el dialogo destinado a presentar propuestas útiles, factibles y concretas. Por el contrario Chile dio un giro abrupto al señalar que entre Bolivia y Chile no existe ningún tema pendiente, contradiciendo de esta manera sus actos propios y declaraciones previas