HISTORIA DE LA CIUDAD DE POTOSI - BOLIVIA

 

Potosí es la  capital del departamento de Potosí. Se encuentra a una altitud de 4.095 metros sobre el nivel de mar y tiene una población aproximada de 130.000 habitantes. Es la segunda ciudad más alta del mundo. Se extiende en las faldas del Cerro Rico, una montaña que contaba con una gran veta de plata, que siempre dominó el horizonte de la ciudad. Fue fundada en 1545 como un pueblo minero, adquirió rápidamente una gran riqueza llegando a ser en 1625 la ciudad más grande de América, con 150.000 habitantes.

En tiempos prehispánicos, esta región estaba habitada por los aborígenes Charcas y Chullpas, así como por grupos mas pequeños de Quechuas y Aymaras. Estos pueblos eran pacíficos, hábiles artesanos en cerámica y platería,  como las demás etnias del occidente boliviano, sufrieron la colonización Inca. Conscientes de que los cerros de la zona poseían minerales valiosos, los quechuas establecieron la explotación de las minas de plata en Porco, para lo cual crearon el sistema de trabajo llamado “mita”, es decir, trabajo obligatorio en las minas para los pueblos vasallos. De esta manera se proveían de los metales que los enriquecieron y, a la larga, también contribuyó a pagar el rescate del último emperador del Tawantinsuyo, Atahualpa, cuando fue apresado por los castellanos.

El indio Diego Huallpa quien daría con el metal,  una versión afirma que el descubrimiento de la plata, se dio cuando Diego, con intenso  frío, encendió una fogata para calentarse,  al ver correr en liquido el precioso mineral, Huallpa decidió explotar esa riqueza en secreto, haciendo participe del hallazgo solamente a un compadre suyo, de nombre Chalco, quien, como es de suponer, le fue con el cuento a un conquistador.

El español, Juan de Villarroel, era uno de los que explotaban las minas de Porco. Al oír del Sumaj Orco, decidió mudarse  allí, pese a ser una ciénaga insalubre, muy elevada y con vientos de los mil demonios. Se juntó con otros compañeros de aventura, Diego de Centeno, Juan de Cotamito , llegando a Potosí en abril de 1545 y reclamándola como suya en nombre del emperador Carlos I de España y V de Alemania. Las riquezas del cerro no los defraudaron: parecían inagotables; a la primera mina que abrieron le dieron el nombre de "La Descubridora". Era tanta la cantidad de lingotes de plata que aportaba a la Corona, que en 1553, Carlos V le concedió a la ciudad un escudo de armas con  el titulo de "Villa Imperial". Su nombre pasó a la inmortalidad de la pluma de Miguel de Cervantes, quien hizo que su "Don Quijote de la Mancha" pronunciara la frase “vale un Potosí”, para significar que algo es costosísimo.

La construcción más notable de aquel periodo fue la Casa de la Moneda,  Francisco de Toledo ordenó su construcción  en 1572.  Con el aumento de la producción de plata,  quedó pequeña y pobretona, por lo que el rey de España mandó que se erigiese una nueva con los impuestos que aportaban los mineros para ese fin. La Nueva Casa de la Moneda se construyó a partir de 1751 y acabó en 1773,  un enorme complejo de estilo Barroco Mestizo, con doscientos ambientes repartidos en quince mil metros cuadrados de terreno. La Casa de la Moneda, con su maquinaria de acuñación bien conservada y su burlón mascarón   en la entrada. El edificio si que costó un Potosí, pues se invirtió en él una suma que en moneda actual pasaría de los diez millones de dólares.

Hornos en donde se calentaba la plata a base de fuego y laminadoras movidas por mulas –cada año más de 50.000 mulas pasaban por sus sótanos, ya que sólo sobrevivían durante seis meses a las duras condiciones: cambio de temperatura, altura y tremendo ruido–, son las huellas de la antigua forma de acuñar moneda

 Potosí, posee reliquias materiales e intangibles de mucho valor histórico, que ha intentado preservar. Por este motivo, la UNESCO designo a Potosí Patrimonio Cultural de la Humanidad el 7 de diciembre de 1987. Conserva buena parte de su arquitectura colonial, de calles estrechas que se pueden recorrer a pie, muchos templos suntuosos, museos con objetos únicos e invaluables. Con el descubrimiento del Cerro rico de Potosí, el lugar se convirtió en la ciudad más cosmopolita de la época colonial. Llegó a ser la ciudad mas poblada del mundo de habla hispana, plata en abundancia, el mejor motivo. Lo bello y lo oscuro de la historia (las innumerables muertes de indios en los inhumanos socavones durante los 300 años de explotación colonial)

ESCUDO DE ARMAS Y BANDERA  DE POTOSÍ

Su escudo data del tiempo de la colonia, otorgado por Célula Real por el Rey de España en 1636 a la Villa Imperial de Carlos V ; está representado en un solo cuartel y en la parte externa como reborde se lee: Cesaris potentia pro regis prudentia iste exelsus mons et argentus orbem debelare valent universum” .

 En la parte central están a ambos costados dos pilares blancos rodeados de una cinta celeste y por encima en la parte superior una corona real de los monarcas de España que gobernaron esa época. También están las alas gigantes y abiertas de un águila que sostiene en su parte delantera otro escudo pequeño cuartelado, que está sostenido por una cadena dorada que en la parte inferior está colgada una oveja en actitud de ser transportada. En el escudo central dividido en cuatro cuarteles se observa el símbolo de la realeza española representada en los dos cuarteles superiores, a la izquierda un castillo y la derecha un león, sobresaliendo del centro encerrado en un óvalo el cerro Rico de Potosí y abajo a la izquierda el león y a la derecha el castillo.

La bandera de Potosí, está dividida en cuatro cuarteles, dos son de color rojo y dos de color blanco entrecruzados, el rojo significa la sangre y el blanco la paz,