Mar para Bolivia

POLÍTICA MARÍTIMA DE BOLIVIA

 
XAVIER MURILLO DE LA ROCHA
Ex Canciller de la República de  Bolivia

Mis saludos especiales a don Eduardo Lezana, a Gastón Cornejo y a Roberto Cuevas. Saludos cordiales a la distinguida concurrencia, personalidades, Rector de la universidad Católica en Cochabamba.

La brillante exposición del Dr. Gustavo Fernández Saavedra, me releva de entrar en algunos detalles sobre el contexto geopolítico en que se ha desarrollado el conflicto en el Pacífico sur.

Cuando nosotros reflexionamos sobre el enclaustramiento de Bolivia, nos hacemos siempre tres preguntas fundamentales:
1º. ¿Por qué fuimos enclaustrados?
2º. ¿Por qué seguimos enclaustrados después de 134 años?
3º. ¿Qué es lo que razonablemente podríamos hacer para terminar con nuestro enclaustramiento?

El Dr. Fernández ha contestado brillantemente a la primera pregunta. En el enfoque geopolítico, está claro que Chile para ser viable necesitaba de 2 factores: Espacio vital, Territorio para expandirse y capital para financiar su desarrollo. Esos dos factores fueron importantes.
El problema que tenía Chile al nacer a la vida independiente, esos dos factores no estaba al este ni al oeste ni en el extremo antártico; estaba al norte del valle de Copiapó, en el territorio de Bolivia y el suelo el Perú. Bajo el desiderátum de Diego Portales decide Chile ir a buscar esos dos factores sin los cuales no habría sido viable como país.

Lo que voy a compartir con ustedes nos permitirá quizá aclarar algunos aspectos que contribuyan a despejar esa 2º incógnita.
¿Por qué seguimos enclaustrados 134 años? Y para ello voy a referirme a lo que he llamado “MITOS Y REALIDADES”; porque en el afán de encontrar una respuesta coherente a esta segunda pregunta, hemos venido desarrollando un sistema de creencias, vale decir mitos que de tanto repetirse adquieren al final el carácter de verdades absolutas.
Y eso no nos ha hecho bien porque si no logramos construir una conciencia pública bien informada, una opinión pública seria, es muy difícil que sin ese respaldo podamos lograr el resultado que se está buscando y sobre todo un resultado tan complejo como es el de terminar con nuestro enclaustramiento. Ese sistema de creencia ha generado una dispersión de la opinión pública, es por eso importante reflexionar con ustedes cuáles son esos mitos principales.

I.- Se dice con frecuencia que Bolivia no ha estudiado en serio de manera integral y científica la problemática nuestro enclaustramiento.
Eso es falso. El hecho que estamos ahora analizando el tema quiere decir que vamos a actualizar los estudios que se vienen efectuando a través del tiempo.

En verdad, es el tema que se ha estudiado mejor entre todos los temas de la política exterior boliviana. Que permite conocer desde las distintas perspectivas el problema marítimo de nuestro país.

Aquí entre los distinguidos presentes, hay personas que han aportado con ensayos, investigaciones trabajos serios, artículos una comprensión más amplia de nuestro tema problema marítimo.

En 1974 el gobierno de la época conformo la COMISIÓN MARÍTIMA DE BOLIVIA integrada por 12 personalidades, recuerdo entre ellos a Ricardo Anaya, Mario Rolón Anaya, Mario Gutiérrez, Walter Montenegro, Jorge Escobari Cusikanki. Hicieron un estudio serio e integral, realizado durante 6 meses, con un informe de tres partes importantes
Tenía primero el Análisis Descriptico sobre todos los antecedentes jurídicos diplomáticos del problema y también el análisis histórico del problema.
La segunda parte contenía posibles fórmulas de negociaciones, soluciones a ser planteadas en el proceso negociador
La tercera parte estaban los cursos de acción para llevar adelante la negociación diplomática.

Luego se creó CONAMAR produjo una cantidad importantísima de estudios con la participación de no menos 200 personalidades especialistas de las distintas áreas. Esto para dar consistencia a partir del ABRAZO CHARAÑA 1975, Por lo tanto todo ese bagaje de conocimientos por trabajos revisados hasta el presente, destruyen aquel el mito o afirmación que se hace de las incógnitas de que Bolivia no ha contado con los estudios científico importantes para respaldar sus propuestas.

II. Luego, se sostiene también como a un mito, que a Bolivia le va mejor cuando busca acercamientos con Chile, cuando no hay diálogo con Chile. 134 años han demostrado que da igual. Pero no es aseveración caprichosa veamos algunos momentos importantes que avalan lo que afirmo.

Mencionemos algunos momentos importantes:
A.- El Primer encuentro entre Paz Estenssoro y Carlos Ibáñez del Campo, a mediados de los años 50, se creía que fue el mayor acercamiento entre los dos países. Los discursos que intercambiaron los mandatarios avalan esta información.
Víctor Paz dijo que: “nos unía una sincera confraternidad despojada de recelos ni menguados objetivos” No hay constancia histórica que entre los menguados objetivos estaba la condición marítima (sobre todo desde Chile se le dio esa interpretación). Ibáñez del Campo respondió que “América tiene mucho que esperar de Chile y Bolivia unidos por un amplio intercambio de sus riquezas naturales”; cuando sabemos que tales riquezas siempre han estado en el territorio boliviano y no en el territorio chileno.

B.- En 1987 se produjo un acercamiento dentro de lo que se llamaba el “ENFOQUE FRESCO” que alentó enorme expectativa en Bolivia por las posibilidades de una nueva negociación con grandes perspectivas. Por lo menos esa era la declaración pública al decir de los gobiernos de la época.
Sin embargo, ocurrió que el acercamiento concluyó en un rechazo categórico y hasta insultante a través de un comunicado por el cual Chile desestimaba toda posibilidad de Bolivia con añadido de 1877 en el que Chile dijo que no desea hablar de soberanía y con ello aleja toda solución de recuperar la cualidad marítima irrenunciable para nosotros.

C. Se reproduce esa actitud con Evo Morales y La presidente Bachelet mostrar un mejor clima de entendimiento que jamás se dio en el pasado, esto ocurrió desde el 2005 al 2011. (Entendimiento en el que participó Gastón Cornejo Bascopé en su calidad de Senador, presidente de la Comisión interparlamentaria y miembro de la Comisión de RREE) En realidad, no se avanzó nada. La Agenda de los 13 puntos era simplemente un antecedente más con el agravante que Bolivia nunca debió aceptar que el tema marítimo esté en el 6º punto, debía estar en el 1º. Una vez que el gobierno se dio cuenta de ese juego dilatorio por parte de Chile, Bolivia se dio cuenta de que había un engaño detrás de estos supuestos acercamientos; el presidente Evo Morales anunció la decisión de demandar a Chile ante Tribunales Internacionales.

En suma, no es que queramos llevarnos siempre mal con Chile, obviamente, o por lo menos evitar que estos supuestos acercamientos le den el fácil discurso a Chile ante la comunidad internacional para demostrar que a su juicio no existen problemas pendientes con Bolivia y que las relaciones bilaterales se desarrollan con absoluta normalidad.


III.- Otro aspecto que también tocó Gustavo es que Chile jamás cambió de política y que esa actitud firme que es admirada por muchas personas inclusive dentro de nuestro país es la que daría consistencia y eficacia a su gestión internacional. Pero esto es absolutamente falso. Chile ha cambiado permanentemente de política obviamente en perjuicio de los intereses de Bolivia. Bastan algunos datos para comprobar esta afirmación:

A.Recordaremos todos que el año 1895 Chile se compromete mediante un Tratado a transferir a Bolivia Tacna y Arica y si no fuese posible debido al plebiscito contemplado en el Tratado de Ancón de 1883, tales provincias pasarían al Perú, entonces Chile se comprometía a transferirnos Caleta Vitor u otra análoga. No era un compromiso, era un Tratado y parecía enorme triunfo: el TRATADO DE TRANSFERENCIA DE TERRITORIO.

B. Pero Chile comienza a cambiar su política y esto se comprueba muy poco después porque el año 1900 su enviado plenipotenciario de triste memoria Abraham Koening declaraba por escrito que la opinión pública de su país se ha modificado notablemente desde los últimos años a partir de 1895 y que su gobierno tenía ideas uniformes muy distintas a las que había expresado en mayo de ese año. Un cambio fundamental, con esas ideas muy distintas, Chile se desentendía obviamente de los compromisos del Tratado de 1895.

C. Ocurre lo mismo en 1950. Chile ya no podrá hablar de Tacna ni Arica por el Tratado de 1929 con el Perú pero ya se comienza a considerar desde ese momento la posibilidad de un Corredor al norte de Arica. En todo caso Chile declara que sería posible en todo caso compensaciones que no tengan carácter territorial, sin embargo sabemos todos que los ojos de Chile estaban puestos en las aguas del lago Titicaca, del lago Poopó y del lago Coipasa.

D. El año 1975, Chile vuelve a cambiar su política con Bolivia porque ofrece la misma franja territorial al norte de Arica pero esta vez condicionada a una serie de exigencias muy onerosas para los intereses del país: el canje territorial no solo equivalente en un área de tierra firme sino además incluya las 200 millas marítimas. Además exigía la desmilitarización de la zona (limitación a la soberanía boliviana) y la utilización del 100% de las aguas del río Lauca. O sea un cambio fundamental y obviamente contra los intereses de Bolivia.

E. Ya mencioné 1987. A partir de 1987 se produce otro cambio en la política de Chile. Ya no ofrecerá una franja territorial con la posibilidad de que Bolivia recupere su cualidad marítima. Simplemente decide a partir de 1987, que no se hablará más de soberanía. OJO OJO OJO Cosa que ratifica hace pocos días el presidente Piñeira y su Canciller Moreno.
Esa es la realidad de la política chilena de cambio con nuestro país. Desde 1985 en que se había hablado de la posibilidad de transferencia de Tacna y Arica, hemos llegado ahora a simples ofrecimientos de zonas francas, depósitos; yo diría galpones para almacenar las mercancías de Bolivia.

Esta política cambiante ha ido reduciendo política y sistemáticamente las fórmulas de posible solución. Y esto naturalmente ha cerrado el camino porque implica que ha ido colocando en el curso del tiempo, mayores obstáculos al problema de retorno al Océano Pacífico.

IV.- Se afirma también, de manera desaprensiva, desde Chile que los bolivianos no saben lo que quieren. E internamente se dice que siempre le habría faltado imaginación a la diplomacia nacional y consistencia a sus planteamientos.
Los datos históricos permiten debatir estas apreciaciones desaprensivas.

Bolivia fue clara en sus demandas desde 1895 hasta 1929, porque procuró la transferencia de Tacna y Arica.

A partir de 1929 por razones que todos sabemos, el TRATADO DE LÍMITES ENTRE PERÚ Y CHILE con la CLÁUSULA SECRETA del llamado VETO, Bolivia lo ha denunciado siempre, además de exigir un territorio soberano al norte de Arica y junto con esta franja territorial al norte obviamente con el trazo de la carretera a Arica, y el FC, más la transferencia a Bolivia del aeropuerto internacional de Chacalluta. Por lo tanto no es verdad que Bolivia no haya sido consistente o que no sepa lo que quiere.

En cuanto a la imaginación y la creatividad, tenemos que decir que o que ha ocurrido en este largo proceso de 134 años, cuando Bolivia ha ido tropezando con los obstáculos que Chile ha puesto sistemáticamente en el camino , barreras que no se pueden superar solo a través de la constancia, la imaginación o la habilidad negociadora.

Esas barreras han sido colocadas por los Tratados que han modificado la geografía y por las asimetrías de poder, vale decir que no solo con imaginación se puede pretender o con habilidad negociadora, se puedan modificar esas asimetrías de poder o se puedan modificar a capricho modificar la geografía a través de los Tratados.

De hecho, desde el Tratado de Ancón, de 1883 en el que Perú le cedió a Chile toda la provincia de Tarapacá, Bolivia ya no podrá salir al océano por sus antiguos territorios; ello significaría dividir en dos la geografía chilena y sabemos que eso no es posible.

Desde el Tratado de Lima de 1929 al que ya hicimos referencia, Bolivia ya no podrá aspirar la transferencia de Tacna ni Arica sino únicamente un territorio al norte, territorio que ha sido objeto de negociación tanto en 1950 como en 1975 y se volvió a plantear el año 1987.
Esto destruye también el otro mito La Falta de creatividad.

Sobre la genialidad de las propuestas o la habilidad para plantearlas o sostenerlas, no reemplazan la determinación política para alcanzar las soluciones, ahí está la clave, sobre todo en temas tan importantes como el retorno soberano de Bolivia al mar.
La pericia diplomática permite utilizar mejor el poder pero no puede reemplazarla.

V.- Analizados los Mitos, yo quisiera compartir con ustedes las realidades que han impedido la solución para el enclaustramiento geográfico de nuestro país.
Es preciso analizar cuáles son las constantes en el comportamiento internacional de los tres países.

Respecto de Chile,
- Éste país nunca mostró voluntad política real para resolver nuestro enclaustramiento. OJO OJO OJO.
- Trató obsesivamente de buscar el distanciamiento entre Bolivia y el Perú. En 1879, en plena guerra, propuso que nos aliáramos con Chile a cambio de que Bolivia se quedase con una parte del territorio peruano.
- Al comenzar el Siglo XX Chile propuso al Perú una alianza militar para dividir Bolivia.
- En 1929, su canciller Conrado Ríos Gallardo, redactó la cláusula secreta del VETO para que la negativa de obstruir a Bolivia su enclaustramiento no fuera exclusiva responsabilidad de Chile. OJO OJO OJO.
- Negoció siempre la solución para nuestro enclaustramiento cuando necesitaba neutralizar a Bolivia frente a otras amenazas externas o cuando requería obtener al mismo tiempo ventajas de recursos a costa de nuestro país.

Respecto del Perú, cuáles han sido las constantes:
- Este país se aferró a la reivindicación de Tacna y Arica, las cautivas, lo que obstruyó en más de una oportunidad las negociaciones con Chile, o sirvió de pretexto para que éste país se desentendiera de los compromisos asumidos.
- Una vez que Perú no pudo recuperar las provincia cautivas por las armas, invocó la necesidad de no interrumpir la realidad geopolítica entre Tacna y Arica como ocurrió en la respuesta que recibió en 1975 de Charaña con Banzer, se declinó la propuesta y Chile se desentendió del compromiso asumido el 8 de febrero de 1975.

Respecto de Bolivia. Hay un tercer factor que es el factor Bolivia en cuanto a mitos.
- Una vez derrotados esos mitos, hay que construir una conciencia pública coincidente y bien informada sobre las dimensiones y los posibles costos de una posible solución.
- Es un principio fundamental porque no hay posibilidad alguna de llevar adelante con éxito una negociación diplomática de las dimensiones como las que se requiere como para recuperar nuestra salida soberana al mar si estas acciones no cuentan con una opinión pública repito, consistente y bien informada.

Podemos ensayar algunas conclusiones:
1. Que los problemas de esta magnitud solo se resuelven cuando la voluntad política es más grande que los obstáculos que hay que remover y que obstruyen el camino para el arreglo.
2. La genialidad de las propuestas o la habilidad para plantearlas y defenderlas no reemplazan la determinación política para alcanzar las soluciones que se requieren. Ya lo dijo, la pericia permite una mejor utilización del poder pero no puede reemplazarlas.
3. En definitiva, el enclaustramiento geográfico que nos afecta, se resolverá solo cuando concurran al mismo tiempo político internacional esos tres factores: Chile, Perú y Bolivia.
4. La voluntad política real de Chile para resolver el enclaustramiento, la voluntad viabilizadora del Perú en los términos del Protocolo adicional al Tratado Internacional de 1929, y obviamente, un consenso mínimo en Bolivia sobre las bases del posible arreglo.
5. En los 134 años que llevamos intentando una solución, estos tres factores jamás han coincidido, jamás se han colocado en línea, y hoy están muy lejos también de hacerlo.

Sería pretencioso que yo les comentara sobre la tercera pregunta: ¿Qué es lo que deberíamos hacer para resolver el problema? Es difícil pero podemos ensayar algunos criterios para someterlos a consideración de ustedes. Además, para ver si los datos eran ciertos o no para llegar a estas conclusiones.

1. CHILE. Como Chile no tiene voluntad política, hay que hacerle ver que el enclaustramiento de Bolivia tiene costos económicos y políticos para ese país. Y que la solución del mismo Chile no debe considerarlo una derrota diplomática.
2. PERÚ. En canto al Perú hacerle ver que una salida de Bolivia por su ex territorio peruano, no es una claudicación histórica para ese país sino una oportunidad para reconstruir un espacio geográfico cuya integración natural fue destruida precisamente como consecuencia de la guerra del 79.
3. BOLIVIA. Finalmente, para atacar el tercer factor Bolivia, Trabajar con generar en Bolivia una visión coincidente para lograr las bases de solución que sea factible; con soberanía, que permitirá una vecindad entre tres pueblos que merecen un destino solidario.

GRACIAS.

Respuesta a preguntas de la sala:
Existe siempre discrepancia porque es un tema muy complejo. Por eso es que los bolivianos tenemos que hacer un enorme esfuerzo para poder llegar a consensos beneficiosos. Vale decir, tenemos que tener in criterio unánime, uniforme, pero necesitamos trabajar para tener una posición coincidente porque la diferencia debilita mucho la gestión internacional de cualquier país. Obviamente eso tiene que ser producto del debate, producto de compulsar distintas opiniones, que sean válidas para llegar a conclusiones, en este esfuerzo que estamos realizando, es posible que tengamos opinión coincidente para dar fortaleza a la gestión internacional de Bolivia.

Efectivamente, el año 1929 cuando se resuelve el tema de Tacna y Arica, aparece lo que se llamó “LA CLÁUSULA SECRETA”.
Y una vez que Bolivia descubrió éste y denunció, se convirtió en PROCOLO COMPLEMETARIO. Cláusula propuesta por el canciller chileno Conrado Ríos Gallardo, él mismo lo admite en una conferencia de un acto académico el año 1977.

Durante mucho tiempo Chile trató de endosar la CLÁUSULA SECRETA al Perú en este propósito de separar siempre Bolivia del Perú, pero finalmente se descubrió la autoría de Chile. (Cláusula Secreta firmada a espaldas de Bolivia) (“Chile y Perú no podrán, sin previo acuerdo entre ellos, ceder a una tercera potencia la totalidad o parte de los territorios que, en conformidad al Tratado, quedan bajo sus respectivas soberanías, ni podrán, sin ese requisito, construir a través de ellos, nuevas líneas férreas internacionales.”)
(Conrado Ríos Gallardo fue el personaje funesto para Bolivia, fue el mismo que posteriormente en 1950 asesorara a la cancillería chilena con el anzuelo del corredor marítimo a cambio de Los Lípez y las aguas de los ríos bolivianos y otras compensaciones. El destino prolongó la vida de este personaje funesto. Ver Historia Secreta de la Guerra del Pacifico Edgar Oblitas Fernández Pág. 478.)
Dificultó el encuentro de soluciones pero por otra parte significa el ejercicio de una SEMISOBERANÍA ya que la potestad suprema de soberanía significa que ningún país tenga que pedirle permiso a otro para disponer de lo que se supone es su territorio.

Bolivia cedió a perpetuidad todo lo que estaba comprendido en el Tratado o Pacto de Tregua, o sea la Provincia de Atacama, lo que se consolidó en el Tratado de 1904. O sea la soberanía sobre Atacama ha sido transferida a otro país Chile mediante un Tratado de Paz y Amistad, impuesto por la fuerza a un país derrotado pero lamentablemente ratificado por los Congresos tanto de Bolivia como de Chile.

NOTA ADICIONAL.
Javier Murillo de la Rocha fue el artífice para la DECARACIÓN DE ALGARBE Portugal con su homólogo chileno. Fue la base de acuerdos para más tarde lograr LA AGENDA DE LOS 13 PUNTOS.

El ex Presidente Eduardo Rodríguez Veltzé tuvo varios encuentros presidenciales con el de Chile Ricardo Lagos para renunciar el diálogo bilateral entre Chile y Bolivia y avanzar en las negociaciones.

Cochabamba, 21 marzo 2013.