Mar para Bolivia

DEMANDA MARÍTIMA. LA HAYA

COMPROMISOS INESCAPABLES. BASES JURIDICAS COMPLEMENTARIAS. LA OEA Y SU TRASCENDENCIA. DESMONTANDO TRES FALACIAS DE CHILE.

BASES ARGUMENTALES BOLIVIANAS

1.- Solidez de compromisos de Chile y su carácter solemne los hace jurídicamente inextinguibles.

2. Elementos complementarios: acuerdos tácitos, aquiescencia, estoppel.

3. Trascendencia de las resoluciones multilaterales: OEA, aceptación de Chile por pasiva, aceptación de Chile por activa de su carácter imperativo.

4. Evidencia de las 3 falacias de Chile:

a) Que Bolivia no sostuvo su voluntad negociadora en el tiempo.

b) Que los compromisos diferentes de Chile fueron independientes y sin continuidad entre si  

c) Que quien frustró  un acuerdo fue Bolivia a partir de la negociación de Charaña.

                                       **********************************

I.- ANTONIO REMIRO. COMPROMISOS DE CHILE Y SU TRASCENDENCIA

Promesas de Chile desde 1919

1.    Propuesta espontanea ofreciendo abrir negociación de puerto soberano sobre base de Referendo sobre Tacna y Arica

2.    Negociaciones de 1920

3.    Oferta de 1923

4.    Memorándum “Matte” de 1926

Son compromisos  inequívocos

Tratado de 1928 con clausula secreta forzando entendimiento con Perú en caso de que cualquiera quiera ceder territorio a un tercero Bolivia reconoce que  existía y existe tema pendiente no resuelto entre Bolivia y Chile, razón única de dicha clausula

2 Hitos fundamentales de esa secuencia son:

1.    Notas diplomáticas de 1950 (negociadas desde 1947)

2.    Charaña 1975.

En ambos los contenidos de los documentos y compromisos expresados en ellos tuvieron el carácter de un Tratado con trascendencia  En los términos hay una voluntad clara y transparente  de otorgar acceso soberano al mar.

Además existe:

3.    Oferta del Embajador Trucco 1961 respondida por Felmann Velarde que ratifica esa oferta unilateral y que Bolivia acepta considerarla.

4.    Enfoque Fresco de 1987 interrumpido por Chile

5.    Agenda de Algarve, Portugal (sin exclusiones) 2000

6.    La Agenda de los 13 puntos de 2006, en su punto 6.

O sea existe la evidencia de compromisos y naturaleza formal y solemne de a) negociar con Bolivia y b) dar acceso soberano al mar.

 II.  PAYAM AKHAVAN ELEMENTOS JURIDICOS COMPLEMENTARIOS

ELEMENTOS SUBSIDIARIOS IMPORTANTES FUNDAMENTALES FORTALECEN EVIDENCIA INESCAPABLE DE LOS COMPROMISOS CHILENOS

1.    Acuerdos tácitos en la gran cantidad de encuentros entre autoridades de ambos países. (incluidos presidentes)

2.    Se tocó el tema Mediterraneidad boliviana

Considerados estrategia de Chile de  ofrecerle a Bolivia acceso soberano durante más de un siglo es parte de su política exterior

Cita discursos explícitos de compromiso Alessandri 1923; Gonzales Videla 1948; Augusto Pinochet 1976.

PRINCIPIO DE AQUIESCENCIA: La nación concernida (Chile) no objeta la acción de la otra nación (Bolivia), ratifica una determinada condición.

Ejemplo: Bolivia ratifica acuerdo Internacional de derecho al Mar. En 1984 dijo que “la mediterraneidad no era ni sería permanente y su reivindicación era inclaudicable”.

Chile no hizo objeción ni aclaración a la afirmación boliviana en un documento de importancia  internacional. Su silencio se debe entender como aceptación del argumento boliviano.-

Principio medular “ESTOPPEL: “Ningún Estado puede revocar de manera flagrante actos anteriores en los que comprometió su palabra”

Los reiterados compromisos de Chile, la fe de su palabra de negociar con Bolivia para otorgarle acceso soberano al mar, no pueden ser revocados con la afirmación de los gobernantes actuales circunstanciales de Chile de que no hay compromisos pendientes  con Bolivia y, que  Chile no está dispuesta a negociar soberanía territorial con Bolivia.

III. AMY SANDER EL ROL CRUCIAL DEL MULTILATERALISMO EN EL CASO

Bolivia ha insistido  e incidido en la importancia trascendental del escenario multilateral.

LOWE incidió en la Carta de Naciones Unidas y el imperativo de búsqueda d soluciones pacíficas y negociadas de las controversias.

SANDER en 1º día se detuvo largamente  en las resoluciones  de l OEA, el organismo más importante del Hemisferio Occidental con 35 naciones.

 La Carta tiene el mismo carácter constitutivo el mismo espíritu de la ONU

Hay 11 resoluciones de su Asamblea general para resolver la mediterraneidad boliviana.

La de 1979 la solución de la mediterraneidad es una cuestión de interés hemisférico vinculado con la paz regional.

Chile se opuso a 8 pero suscribió 3.

Chile trabajó palabra a palabra, frase a frase, el contenido de la RESOLUCIÓN DE 1983 bajo iniciativa de Colombia, debía culminar con una negociación  bilateral, frustrada por Chile en 1985.

 La negativa de Chile de apoyar a los 8 documentos no estaba referida al tema de fondo sino a la competencia de la OEA.

Chile, en todos esos casos, reivindicó su voluntad de resolver el problema de modo bilateral negociado con Bolivia ratificando  el reconocimiento de sus reiterados compromisos anteriores.

El multilateralismo impone obligaciones de una fuerza grande  se suman a las ofertas  directas hechas por Chile desde 1920

IV. MATIAS PORTEAU DESMONTANDO FALACIAS.

Referidas a la dúplica de Chile estableció 3 cuestiones fundamentales.

1º. “Bolivia no sostuvo en el tiempo la idea de una negociación con Chile y durante largos períodos no se pronunció. Entendiéndose que había desistido de sus objetivos”

Al margen de las excepciones circunstancias evidentes como la Guerra del Chaco y la II Guerra Mundial, B sí mantuvo una línea sostenida de demanda de acceso soberano desde 1910 adelante, sin interrupciones,  a través de propuestas de negociación y apertura de conversaciones que derivaron en compromisos formales de Chile que se iniciaron en 1920, también en los interregnos de los docum3ntos, mantuvo siempre viva su posición en todos los escenarios posibles:

·       Representación en Washington  ante la negociación bilateral de Chile y Perú. 1929

·       La intensa  tarea de Alberto Ostria Gutiérrez.  1947-1951

·       Intercambio epistolar vía memorándums de 1961-1963

·       Ininterrumpida presentación del caso en foros internacionales:  OEA,  ONU y Cumbre de las Américas.

La segunda, “Que las ofertas de Chile fueron independientes entre si y no pueden entenderse como políticas de Estado”.

Las negociaciones de 1950, 1975, 1987 bastan para demostrar tal afirmación.

En todos los casos, los representantes de ambas naciones hacen referencias explicitas y subrayadas en los documentos sobre los antecedentes precedentes como bases sobre la que se incoaron los compromisos formales de Chile.

No hay documento en que Chile y Bolivia no hagan mención del camino avanzado antes de cada nuevo proceso.

3º. “Que la ruptura de relaciones diplomáticas de 1978, hito , marcó el final de los compromisos  de Chile y la posibilidad de exigir cumplimiento de parte de Bolivia”.

O sea: la negociación no se frustró por la cuestión de intercambio territorial. Bolivia aceptó  globalmente la propuesta chilena y nunca rechazó la discusión de este punto. Charaña le cortó a Chile, al declinar la contrapropuesta del Perú a la consulta chilena (en virtud del tratado de 1929) imposibilitaba continuar la negociación bilateral. A pesar de ello, embajadores y presidentes intentaron reencaminar sin éxito el proceso frustrado por Chile.

La ruptura de relaciones era expresión y denuncia de Bolivia del incumplimiento de Chile a su compromiso. Si esto no hubiera sido verdad Chile no hubiera aceptado la negociación del Enfoque Fresco en 1987,  ni se hubiese avenido a las agendas de Algarve 2000, ni a  la Agenda de los 13 puntos de 2006.

*************************************

Así Bolivia redondeó un alegato oral impecable, desarrollando su Memoria y su Réplica. La profundizó con elementos ampliatorios referidos a la OEA que subrayan la fuerza de su Demanda, basada en la obligación de Chile de cumplir sus reiterados compromisos de otorgarle a Bolivia un acceso soberano al mar después y al margen  del Tratado de 1904.

Confirma el fallo de la CIJ de 2015 que desmiente que l Tratado de 1904 haya sido el alfa y el omega de la relación binacional sobre el tema y menos aún, que haya resuelto todos los problemas pendientes entre ambas naciones.

Es el resumen sintético pero valioso que envía el Vocero de la demanda boliviana, ex Presidente de Bolivia, historiador y legítima voz nacional, don Carlos D. Mesa G
 

*************************************

COMENTARIO. En el cuarto día de alegatos ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, Chile rechaza toda postura de diálogo con Bolivia, situación que más bien afianza la postura de Bolivia. Exceso de soberbia y estrategias erróneas confunden la argumentación de Chile en la Haya. Chile minimizó a la OEA y culpa a Bolivia de los fracasos en las negociaciones; sus juristas afirman y amenazan que un fallo contrario a sus intereses tendrá un efecto nocivo en la diplomacia mundial.

 “Que Chile no tiene obligación de negociar” “Que el tribunal rechace la petición boliviana Que solo existió voluntad de diálogo pero no voluntad política” “Que Bolivia nunca sostuvo que Chile estaba obligada a negociar y que las resoluciones de la OEA tampoco  pudieron obligar al dialogo con sus exhortaciones” “Que los intercambios de notas entre ambos países no tuvieron el carácter de Tratado, que no hicieron  una conferencia  entre los jefes de Estado.  Que entre 1975 y 1978 sí hubo negociación pero fracasó porque Bolivia  rechazó continuarla por el punto de intercambio d territorial” “Que Chile se negó a gestionar la propuesta del Perú (Corredor sujeto a triple soberanía entre los tres Estados)” “Que las resoluciones de la OEA  no crean obligación menos vinculante” “Que Chile nunca quebrantó  una resolución de este tipo” “Que Chile ha dicho que muy claramente que no transferirá soberanía ni que tiene obligación que perdure desde el pasado”. “Que Chile aceptó negociaciones sin soberanía durante años” “Que la Agenda de los 13 puntos acordada el 2007 no manifiesta la intención de soberanía ni obligación jurídica” “Que el 2011 Bolivia cambió debido a su nueva CPE que busca transferencia de soberanía” “Que Chile nunca se obligó a vincularse jurídicamente para seguir negociando””Que la transformación constante de Bolivia muestra que no es capaz de identificar una base jurídica clara para  la supuesta obligación de Chile a negociar” “Bolivia se basa en una teoría sin arraigo en el derecho” aunque admitió que las palabras en diplomacia sí tienen importancia” Bolivia no ha mostrado el menor documento que genere obligación jurídica para negociar” Un fallo contrario a Chile sería nocivo a la diplomacia transformaría aspectos diplomáticos en vinculantes y sería una OFENSA A LAS RELACIONES ENTRE ESTADO”

Como Senador de la República de Bolivia, estuve presente en la  Agenda de los 13 puntos y en cuyo 6º punto estaba “Mar para Bolivia”, sí, el tema de fondo era Mar con Soberanía. De ello son testigos los Senadores de ese período en diálogo repetido en La Paz y Santiago en tres ocasiones.

Faltan la réplica y la dúplica para reforzar ponencias y luego la espera del fallo de la Corte  La decisión de dar una salida al mar depende de Chile. Si fallo es favorable Chile debe sentarse a dialogar con Bolivia de buena fe, pero sus representantes ya afirmaron que su propia CPE les prohíbe otorgar esa salida al mar y porque es una política de Estado de su clase política. Similar posición tiene Bolivia pero en contrario.

Chile, contra el derecho internacional del siglo XXI,  niega a otras fuentes del derecho Internacional ya establecidas desde 1945; relativas a actos unilaterales, negociaciones y resoluciones de los Estados como instituciones reconocidas por la OEA-ONU, uno de cuyos órganos es la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Gastón Cornejo Bascope Antonio Dubravcic Luksic
Cochabamba. Sucre