Mar para Bolivia

COMBATE EN EL CAMPO DE LA ALIANZA
PERÚ- BOLIVIA   26 DE MAYO DE 1880

EL HERALDO DE COCHABAMBA. Desde Tacna, 22 de mayo de 1880


Parece ya llegado el momento decisivo. Las avanzadas de ambos ejércitos se tirotean y desde aquí oímos las detonaciones de nuestras piezas de á 12, que tienen largo alcance y que sin duda se han puesto en fuego para detener al enemigo. Sin embargo, no creo que esto concluya hoy, pero sí mañana porque ni uno ni otro ejército pueden deterse más tiempo en medio de la pampa careciendo de agua.
No habiéndose recibido posteriormente ningún aviso confirmatorio, se ha creído que el cañoneo que se escuchaba en Tacna, era simplemente un ejercicio de fuego el cual estaba proyectado hace muchos días. Esta reflexión ha restablecido la calma en los ajitados ánimos.
Nuestro ejército se halla acampado á 6 leguas del enemigo y á 2 de Tacna. Aunque inferior en número en artillería y caballería, sin embargo, cuenta como seguro el triunfo si los chilenos lo buscan lo cal aún no se puede afirmar. Mientras tanto, sufre aquel en el desierto, porque hay que llevar agua desde Tacna y las bestias tienen que viajar diariamente para llevarla una vez; ya se carecía de forraje. En cuanto a víveres no se sentía mucha escases0 porque se han hecho fuertes remesas de esta ciudad.
Se anuncia de Tacna la recuperación de Moquehua y Titara por las fuerzas de Arequipa, pero estas noticias aun no están confirmadas por vía de Puno. Aguardamos con impaciencia la llegada del coreo de Tacna. A última hora diré a U. lo que sepa al respecto.

ESCUADRÓN HÚSARES 2º DE COCHABAMBA. a horas 3.5 pm del 26 hizo su entrada a esta ciudad causando verdadera satisfacción por su bizarría y buen equipo La Patria. Dice: “Felicitamos a sus jefes y oficiales y enviamos un voto de aplauso a la entusiasta Cochabamba”.
A ULTIMA HORA: El correo de Tacna es aparte oficial del Estado Mayor Jeneral del ejército unido sobre el ataque del 22. Fuerzas chilenas de artillería y caballería volante en número de 1000 hombres avanzaron sobre nuestra línea, rompiendo el fuego sobre el ala izquierda que fue vehemente  contestado sin avandonar sus puestos. Se retiraron inmediatamente después, pues parece que solo venían a practicar un formal reconocimiento. Las bombas que despidieron causaron la sensible muerte del joven cochabambino Aurelio Soria perteneciente al Escuadrón “Vanguardia” que estuvo más inmediato al enemigo, así como el Batallón “Viedma” a órdenes del Coronel Ginzáles. Nuestro ejército estaba animoso y entusiasta. El Jeneral Montero comandaba el ala derecha; el Coronel Camacho el ala izquierda; el Jeneral Campero tomó a su cargo el centro, recorriendo la línea con palabras animadoras y enérgicas.
Se creía que el 23 se iba a repetir el ataque, los nuestros están preparados.
Se dice que las Fuerzas de Arequipa avanzan de Moquehua sobre Locureba. Todo hace presagiar un próximo desenlace.
Hasta el próximo correo me despido como su invariable amigo.
EL OBSERVADOR.
 

EJERCITO BOLIVIANO.
Jefatura del Batallón Grau, Corocoro, 17 de junio de 1880
Al Sr. Presidente del H Consejo Departamental de Cochabamba.
Señor:
Creyendo de mi estricto deber dar cuenta del comportamiento del Batallón “Grau” en la desgraciada acción del día 26 del mes pasado al pueblo de Cochabamba, de donde exclusivamente procedió, lo hago por medio de ese respetable Concejo que Usted dignamente preside, lejítimo y único representante del patriota suelo de los Guzmán, los Rivero, los Arze.
Elñ malhadado día 26 que marcará un episodio triste en las páginas de nuestra historia, ocupaba el Batallón la parte céntrica de nuestra línea de batalla por disposición suprema, entre los batallones “Loa” a la derecha y el “Chorolque” a la izquierda.
A las 9 am fue abistado el enemigo y posesionado como a 4 millas de nuestro campamento. Comenzó a hacer funcionar su poderosa artillería siendo el Grau uno de los cuerpos que recibió en su formación muchas bombas de Krupp calibre variado que por felicidad incomprensible no produjeron el efecto que era de temer, pues solo hirieron á un saldado de la 5º Compañía arrebatándole un brazo y á tres músicos más.
Es indescriptible, señor, el entusiasmo que cada explosión del proyectil enemigo producía en el ánimo de los impacientes jóvenes, jefes, oficiales y tropa del bizarro Grau, lejos de atemorizarlos era cada uno de las mortíferas bombas un motivo de hilaridad y en medio de prolongados hurras que mezclados con las dianas de música hacían plausible la imperturbable formación del batallón.
Avanzando el enemigo y rotos los fuegos de fusible e iniciado el choque de nuestras armas por la izquierda. Como á las 9 y media llegó el momento tan ansiado en que los bravos del Grau se pusieran en acción.
Este es el momento supremo, sublime, señor Presidente en que, desplegando por mi parte la santidad de la justicia y la verdad, tengo que declarar que hé admirado el valor y arrojo de los distinguidos jóvenes que componían el cuadro de oficiales así como el de la tropa á la que aquellos con su estímulo y ejemplo supieron conducirla en busca de la gloria, disputando palmo á palmo con el enemigo mui superior en número y elementos y en cerca de 3 horas el campo de la victoria, en medio de una lucha tenaz y mortífera.
¿Porqué ella nos fue adversa no obstante el heroico esfuerzo de nuestros soldados? Por la superioridad en número y en sus tres elementos bélicos!.
Ello está en la consciencia general.
Hoy nuestros compatriotas y también los vencedores, mañana el mundo admirado de una lucha desigual y más tarde la Historia inflecsible, espero nos harán justicia en su fallo. Esta esperanza, la conciencia que nos asiste de haber cumplido con el deber que la Patria nos impuso e defenderla y la seguridad de continuar en su servicio los que aún quedamos, mitiga un tanto el peso abrumador de una derrota, jamás nunca imajinada como la presente. Algo más, la flagrante prueba de la heroica lucha del Grau en la zona más eficaz y aterradora de los fuegos, es el cuadro lastimoso en que há quedado por las ilustres víctimas que en cumplimiento de su consigna han sucumbido y las que llenarán de luto y consternación a ese, por mil motivos, heroico y ejemplar pueblo.
A terminar Señor Presidente esta parte que conmueve hndamene lo más delicado de mis sentimientos, lo hago poseído de dos emociones opuestas: la una de pesar incalculable por nuestro desenlace y la otra de satisfacción mui íntima de haber el Batallón confiado a mi mando correspondido en una altura mui superior y digna a su origen y al nombre del valiente y heroico marinero Grau.
El esfuerzo que há desplegado el cuerpo para obtener el triunfo, igualmente todo el ejército boliviano, no há sido bastante á repeler el numeroso enemigo y su poderosa artillería. I si no ha sido el valor, ni la estrategia ni la pericia militares la causa de nuestra derrota sino la superioridad numérica del enemigo. ¿Cuánta responsabilidad y remordimiento pesará sobre los Bolivianos que hallándose en condiciones de concurrir a la campaña, no lo hayan hecho? ¿I cuánto mayor será de aquellos que perteneciendo al Ejército y olvidando todo deber y sentimiento patrio, abandonaron sus filas, siendo esa la causa de no poder equilibrar siquiera la cifra del Ejército enemigo?
En fin, Dios y la Patria tome cuenta de ellos. Que nosotros creyendo deber, hoy más que nunca, el pequeño continjente de nuestros esfuerzos á la salvación de nuestra querida Patria y a vengarla de los repetidos ultrajes inferidos por la vía de la desnaturalizada Chile, nos reorganizamos en nuevo cuerpo, sirviendo por base para el efecto, el mui pequeño número de 40 hombres del antiguo Grau y algunos pocos ofivciales que se hallan presentes.
Orgulloso como debe estar ese pueblo por haber superado á los demás en su patriotismo, contribuyendo a la defensa Nacional como ninguno en hombres y elementos, cuya sangre se ha vertido a torrentes en el campo de la Alianza, sabrá apreciar también el supremo sacrificio y el poderoso esfuerzo de sus predilectos hijos de Grau, que a pesar del revéz sufrido quedan firmes en la lid que aún no ha terminado.
Con este motivo tristísimo y adjuntando el cuadro de oficiales del Batallón Grau con especificación de sus accidentes, me suscribo de U, su atento y seguro servidor.
(Firma) Lisandro Peñarrieta
Contéstese y publíquese por la prensa. (Torrico)

EJERCITO BOLIVIANO

                                                      BATALLÓN GRAU                

Relación de los Señores Jefes y Oficiales que tenía el espresado  Batallón Grau el día del combate 26 de mayo de 1880.

CLASES                                           NOMBRES                                      DESTINOS

              SOLO PLANA MAYOR        

Coronel  1º Jefe                       Lisandro  Peñarrieta                         Presente

Tte Cnl 2º Jefe                         Antonio Valverde

Comandante 3º                       Plácido Cordero

Comandante 4º                       Juan  Pérez                             Herido en Tacna

 Director de la banda             Vicente García                                  Presente

Capitán                                     Pedro Gutiérrez                                Presente

Capitán                                     Francisco Zubieta               En comisión Herido

Teniente 1º                              Demetrio Salinas                               Presente

1º. COMPAÑÍA

Capitán                                    Maximiliano Arze      Herido en la Ambulancia

Teniente 1º                             Pablo Barrientos                 Presente Herido

Teniente 2º                             Mauricio León      En Cochabamba Herido

Subteniente                            Manuel F Arauco                      Herido en Tacna

Subteniente                            Victoriano Antezana                            Presente

2º COMPAÑÍA

Capitán                                   Isacc López                   Herido en la Ambulancia

Teniente 1º                           Ángel María Guzmán                 Presente Herido

Subteniente                          Manuel Morató                                      Presente

3º COMPAÑÍA

Capitán                                   Vicente Céspedes                                  Presente

Teniente 1º                            Miguel A Méndez                                  Presente

Teniente 2º                            Isrrael Urquidi                            Herido en Tacna

Suibteniente                          Francisco Bazoberry                  Herido en Tacna

SubTeniente                          Gabriel La Forga                                     Se ignora

4º COMPAÑÍA

Mayor                                     Felipe de la Barra                                  Presente

Teniente 1º                           Marcial Rivas                               Herido en Tacna

Teniente 2º                           Jacinto Lemoine                                     Presente

Subteniente                          Clodomiro Otermi                                 Se ignora

5º COMPAÑÍA

Capitán                                  Faustino Guzmán       Se marchó a Cochabamba

Capitán                                  Solano Velasco                                         Presente

Teniente                                Froilán Galdo                                             Presente

6º COMPAÑÍA

Capitán                                  Carlos Méndez              Herido en la Ambulancia

Capitán                                  Carlos Clavijo                                            Presente

Teniente 1º                             Manuel María Arze                                  Presente

Teniente 2º                             Enrique Laredo                                        Se ignora

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

EL HERALDO. DESDE TACNA
18 DE JUNIO DE 1880
Las noticias continuas e inconexas que nos llegan de Tacna con los restos desechos de nuestro desgraciado ejército, no son suficientes para esplicarnos las causas del inesperado descalabro que ha cambiado la faz de la guerra sumiendo al país en honda consternación.
Estamos pues obligados a discurrir sobre simples conjeturas pues nos faltan datos oficiales. Hai sin embardo un hecho evidente que consuela y alienta al patriotismo como un rayo de luz proyectado sobre el fondo sombrío de este cuadro de sangre y destrucción. El arrojo llevado hasta la temeridad, la intrepidez que salva los límites del heroísmo, han sido en la última jornada, el timbre alcanzado por nuestro ejército desde el General en jefe hasta el último de los soldados.
¿Qué ha faltado pues para que la victoria corone tantos esfuerzos?
En el orden regular de los hechos, el éxito de las batallas depende del plan concebido por el Jeneral en Jefe y su ejecución en el momento del combate, tanto o más que la disciplina é la intrepidez del soldado.
Se citan hechos heroicos de nuestros jefes y oficiales; cargas imperiosas de nuestros batallones que hicieron retroceder las masas chilenas obligándoles a abandonar sus cañones y dejar sus prisioneros. Esto ni es raro ni necesita pruebas, así lo prometía el valor histórico del soldado boliviano y asi lo prueba la destrucción casi completa de nuestros valerosos tercios. Sin embargo, hemos sido derrotados.
El simple sentido común protesta contra esta paradoja de la palabra oficial. Hemos peleado como leones ….. i hemos perdido.
Cuando un ejército se bate como se batió el nuestro en los altos de Tacna su derrota no se explica por la superioridad numérica del enemigo. El número es, a los más, una probabilidad de victoria, nunca la victoria asegurada. Nuestro ejército no ha contado jamás el número del enemigo y nuestro ejército ha sido siempre vencedor. Los franceses en Jena fueron uno contra tres. El jenio militar suplió al número.
El Jeneral en Jefe que se siente débil ante la cifra el enemigo llama a las fuerzas de reserva, concentra sus divisiones diseminadas, y no presenta batalla sino cuándo cree balanceadas sus fuerzas y puede contar con la superioridad militar de su tropa.
Si esto no le es dado apela a la estrategia. Atrae á sus posiciones á las fuerzas descubiertas el enemigo, maniobra en sentido de atacarlas en detal y puesto que pelea en su casa hace la guerra de recursos, hostiga y debilita al enemigo con sorpresas, asalto, emboscadas. Dispersar sus fuerzas en vísperas de un combate o lo que es lo mismo, no concentrar las que se tienen a mano, es ceder al enemigo la mitad de la victoria. Grouchy y Blucher son la derrota y la victoria de Waterloo.
¿Qué hizo la división de Arica que desde sus atrincheramientos de retaguardia estuvo escuchando durante seis largas horas el nutrido cañoneo de los combatientes?
¿Era el papel de espectador de la escanea el que le cumplía en aquellos momentos? ¿Temía un desembarco el ejército enemigo que estaba en tierra á su retaguardia? ¿Tomado Tacna, no quedaba tomada Arica? Vencido en Tacna el invasor, ¿qué tenía que temer Arica? ¿Por qué no acudió a combatir y vencer en Tacna la brillante división Bolognesi?
Y la poderosa reserva de Arequipa de 4 mil hombres ¿A qué consigna obedecía? ¿Con quién combatía? Desde el 8 del pasado día de su entrada triunfal en Moquegua, ¿no tuvo tiempo para replegarse al grueso del ejército aliado y asegurar la victoria? ¿No es verdad que la llegada de una ú otra de estas divisiones habrían hecho indisputable la victoria?
Nuestro ejército con menos de 10.000 hombres era, en sentir de sus propios jefes, más que suficiente para batir en 40 minutos a los 15 mil reclutas corridos de Tarapacá; más, (he aquí un juego de desprestidijitación) en el momento preciso surge de entre las arenas del campo de batalla un nuevo ejército que opone una en tras de otra masas inagotables a las mortíferas cargas de nuestros batallones y dando 10 vidas por una, logra al fin, no vencer sino sofocar bajo su inmensa mole al valor, al heroísmo, a la justicia y el derecho.
¿Dónde están hoi nuestros invencibles batallones? ¿Dónde esa brillante juventud? ¿Legión espartana, orgullo y esperanza para la Patria?
Ah, no interroguemos más. Las venas de la patria han sido rasgadas y la sangre ha corrido a torrentes; es la sangre de nuestros hermanos, de nuestros amigos, de nuestros hijos ……….. es nuestra sangre.
Su muerte es la glorificación de la patria pero su martirio es nuestra espiación.
18 de junio de 1880. “J”
 

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

A LA GRATA MEMORIA DEL JOVEN RAFAEL CÁRDENAS MUERTO HEROICAMENTE EN LA BATALLA DEL ALTO DE LA ALIANZA.
A cuya memoria rata para nosotros sus amigos que le consagramos estas líneas como conocedores de sus inapreciables prendas, obtuvo el diploma de bachiller en Letras en noviembre del 78, alumno del Seminario Conciliar de esta capital donde por su inteligencia y moralidad de costumbres supo captarse el aprecio, la estimación de sus profesores y condiscípulos.
Instado por su padre , el señor Marceliano Cárdenas para que elija la carrera que le conviniera más de entre las tres abiertas en el país a la juventud estudiosa; contestó que sin vocación por ninguna de ellas, deseaba vivamente marchar a Norte América a emprender la profesión mecánica para ser útil después a su país. Comprendiendo el padre las aspiraciones consintió en que ellas quedarían satisfechas.
Marchó el joven al departamento de La Paz. En su ausencia fue sorprendida Bolivia con la guerra de conquista que le declaró la insidiosa Chile en circunstancias harto calamitosas para el país.
Cuando regresó en mayo del 79, habían ya marchado al teatro de la guerra las fuerzas organizadas aquí. En el cuerpo “Alianza” se alistó presuroso sin pensar en otra cosa con visible entusiasmo a marchar para defender la patria.
Se recibió orden del Jeneral Daza para posponer la marcha debilitando el entusiasmo patriótico de jóvenes y caballeros resueltos que a su costa resolvieron ir a la guerra.
Marchó solo y en Tacna consiguió ingresar al Regimiento “Vanguardia” de Cochabamba. Encontró la tumba un año después en mayo del 80.
En su correspondencia a su padre, transcribimos unos párrafos de la cartas a él enviadas desde Tacna.
Tacna, 23 de junio de 1879. “Mi querido papá.
Después de haber sido inevitable un rodeo por Moquegua, he conseguido ser incorporado en el “Vanguardia”. Resuelto a arrostrar todas las penalidades de la campaña, sabré cumplir dignamente el sagrado deber de defender mi patria hasta triunfar o morir. He nacido con un alma ardiente aunque en mi interior parezca frío. Pidiéndole otra vez su bendición le abraza su hijo.
28 de agosto. Los de la Legión boliviana ocupamos una situación excepcional. Confiando en Dios y en la justicia de nuestra causa nos sentimos cada vez más animados y retemplamos nuestra alma en los sufrimientos.
25 de septiembre. Su apreciable del 12 ha reanimado un tanto mi ánimo decaído por las penurias de la campaña. Varios han abandonado cobardemente sus puestos pidiendo su licencia final y otros han desertado cobardemente. Daza concediendo licencia a cuantos le solicitan parece que no se propusiera otro camino que la retardación de la confrontación.
2 de octubre. La Legión ha sufrido con las bajas y desertores reducido a 600 hombres, pero los que quedamos estamos resueltos a no retroceder ante ningún peligro.
16 de octubre. Inmenso es el sentimiento causado por la pérdida del “Huáscar” y de su heroico Comandante Grau, a pesar de haber sido un acontecimiento que tarde o temprano debía suceder como le dije a Isaac hace 40 días previniéndole que él y los jóvenes que quedan en esa se estén preparando para venir a reemplazarnos si sucumbimos. Por esto no me es posible pedir licencia como U me exije, sería una cobardía.
23 de octubre. No me resuelvo a pedir licencia como U me aconseja a pesar del manifiesto encono de Daza hacia nosotros. Me siento todavía con paciencia para sufrir las penalidades y cuando ella se agote iré a abrazarle si antes no sucumbo en el campo del honor.
30 de octubre. Amargas son las decepciones que sufrimos cada día por el poco ánimo e algunos camaradas nuestros que abandonan sus puestos del ejército. Los que quedamos tenemos resuelto finalizar la campaña a costa de cualquier sacrificio.
El resultado definitivo creo que no se dejara esperar mucho. Se sabe que todas las fuerzas enemigas del Litoral se han embarcado. Desembarcarán en la costa comprendida entre Sama e Ilo. Pronto nos veremos las caras.
27 de noviembre.. Los descalabros de Pisagua y San Francisco , a pesar de haber sido tan funestos no han desalentado al ejército. Espero que los chilenos que pretenden desembarcar en Arica o Sama serán escarmentados como merecen. La esperanza de la patria está cifrada en los que quedamos. Esos piratas pasarán sobre nuestros cadáveres antes que abatirnos.
18 de diciembre. Supongo que ya sabe U de nuestro viaje a Camarones a proteger la retirada del ejército vencedor en Tarapacá. Hemos estado a dos leguas del enemigo, el que a pesar de ser más que numeroso no se atreve a atacarnos. El deseo de vengar a nuestros hermanos sacrificados en San Francisco es inconcebible.
1 de enero de 1880. El año 79 que acaba de fenecer ha sido de fatales resultados para la Alianza. Derrota vergonzosa como la de San Francisco, triunfos estériles como el de Tarapacá, miseria en el ejército, maltrato a la abnegada juventud, desaliento, improvisaciones y todo debido al titulado Capitán Jeneral.
El 27 del pasado, cayó al fin de su pedestal de barro a esfuerzos de la Legión, secundados por el ejército sin haber derramado una gota de sangre.
5 de febrero. Tenemos al enemigo próximo a nosotros y esperamos ser atacados de un día a otro. Impacientes estamos para que ese día llegue pronto a fin de que saboreemos la gloria con que hemos estado soñando hace 9 meses y sobre todo para lavar la mancha de San Francisco
19 de febrero. El ataque que hemos esperado parece que se prolonga indefinidamente. Esto nos condena y nuestra paciencia se va agotando.
18 de marzo. El enemigo avanza sobre nosotros con todas sus fuerzas y es eminente ahora más que nunca el combate que decidirá nuestro destino, son solemnes momentos y la patria ante todo; he venido a defenderla y sabré llenar mi compromiso con honor para que usted no quede descontento de mí.
15 de abril. Con motivo de la llegada de la 5º División, el ánimo del ejército ha mejorado inmensamente. La confianza en el triunfo es más halagadora cuando el enemigo está más cerca. Confiando en Dios triunfaremos o sucumbiremos con gloria después de un año de una campaña ruda”.
Esta es la última carta del esforzado joven fiel a su consigna. Ha sucumbido con gloria haciéndose digno de su padre y de sus compatriotas, como otros jóvenes del porvenir que sin haber coronado sus esfuerzos con el triunfo ha sucumbido gloriosamente.
Inclinemos humildes la frente ante los inescrutables designios del Todopoderoso. Invoquemos su misericordia para los que han muerto y tienen que morir en la sangrienta lucha provocada por la sórdida Chile, Enviamos nuestra condolencia al padre y familia del joven héroe Rafael Cárdenas. Sus amigos.
……………………………………………………………………………………………………
Otro héroe cochabambino muerto heroicamente junto a Rafael Cárdenas fue el joven AURELIO SORIA. Este joven patriota que marchó e “Vanguardia” de Cochabamba, en abril del pasado año, ha dejado de existir en el puesto del honor y del deber. Víctima de una bomba enemiga, su nombre pertenece ya a la pléyade de los abnegados defensores de la patria. Acallamos antes las manifestaciones de dolor porque la funesta noticia se reservó para su señora madre; hoy que la conoce enviamos a ésta y a su familia doliente la sincera expresión de nuestra condolencia

EL HERALDO

FELIPE RAVELO.
Con íntimo placer e verdadero orgullo publicamos a continuación la última carta de un héroe del Campo de la Alianza. Es la que dirige el Teniente Coronel Felipe Ravelo (uno de los jefes del Batallón “Alianza”) al doctor Zenón Zamora.
“Ya sabrás que mi batallón ha salvado el honor nacional, quedando en su mayor parte, incluso su jefe herido en el campo de batalla.
En el fragor del combate sólo reparé que estaba herido cuando me apercibí de que una de mis granaderas rebosaba sangre, Seguí combatiendo alentando a mis valientes Colorados, a pesar de que ellos no necesitaban de ejemplo; desgraciadamente una segunda bala me echó a tierra. Pronunciada ya la derrota quedé en el campo de batalla i en calidad de prisionero. Fui conducido en ancas de uno de los enemigos a las ambulancias donde sufro el dolor en el lecho lejos de ustedes. Cerraré los ojos tranquilo porque me rodea una aureola de gloria al morir defendiendo a mi Patria.
Cuando recibas ésta mi nombre habrá pasado a la posteridad i mi alma a manos del Señor. Un tierno y último adiós á ti i á mis hermanos.
Felipe Ravelo
EL ESTANDARTE GRAU DE NUESTRA “VANGUARDIA”.
El de este heroico batallón que en el campo del Alto de la Alianza ha demostrado ser digno del nombre que lleva, fue salvado por el sarjento 2do Rosendo Guillén y recojido de este por el señor Urey. Ayer fue a recoger el Batallón Camacho que a su vez lo depositó en manos del H Presidente del Concejo municipal. Sentimos que este tierno acto y de tanta significación no hubiera sido tan solemne como debía serlo. Sabemos, y nos es sensible decirlo, que no se ha dado ni la más pequeña gratificación al bravo sarjento Guillén que salvó el estandarte de nuestra “Vanguardia” habiendo pasado crueles y heroicos sacrificios.

CARTAS INMEDIATAS SOBRE LA BATALLA DEL ALTO DE LA ALIANZA.
Tomamos los siguientes datos de la carta que escribe uno de los Ayudantes de campo del Jral. Campero a una amistad cercana residente en Cochabamba.
Corocoro, junio 1º, de 1880
“Me tienes ya en este pueblo, llegamos ayer con el Cor. Saravia, Juan Muñoz, Prudencio, varios Jefes y Oficiales y algunos de la Legión. Los vecinos han llevado a sus casas con toda consideración. Mientras puedo contarte lo que hemos sufrido en la campaña, en el combate y en la derrota, te daré algunos detalles.
Hemos sido derrotados con mucho honor; porque nos han disputado el terreno palmo a palmo, y solo el número y la disponibilidad de armas, en especial de artillería y de caballería han hecho que perdamos.
Nuestro ejército se ha acabado y la infantería que ha salvado de la muerte ha caído toda prisionera.
De dispersos no vendrán arriba de 200. Lo único que podré decirte es que se calculan entre 7.000 á 8.000 muertos de parte nuestra, fuera de los heridos y muertos del enemigo. La Legión se acabó. De los Libres del Sur no existirán ni 20; lo mismo digo de la Vanguardia de Cochabamba. Los restos del Murillo han caído prisioneros. El combate aha sido recio durante cuatro horas. Las balas y bombas hacían temblar la tierra.
Hemos contado menos de 10.000 contra 22.000 que contaban con más de 100 cañones Krapp y ametralladoras; de entre estos 6 de a 40 y una caballería hermosa.
Nuestro Batallón 1º se acabó pues creo que no han escapado vivos ni 10; lo que es para acá no viene ni uno solo para seña. Han peleado como leones, lo mismo el 2º y el Loa que hicieron retroceder al enemigo, tomándole prisioneros y cañones. Pero todo en vano ante el número que nos arrolló.
El Coronel Camacho ya habrá muerto pues estaba mal herido en la ingle. El Jeneral Pérez lo mismo en la cabeza. De los Jefes y Oiciales el que no ha muerto está herido. Nosotros hemos salvado por milagro, en particular yo que he recorrido la línea con la comitiva de Campero 2 o 3 veces”.
………………………………………………………………………………………………………….
Calacoto, 4 de junio de 1880
Dr. Federico Zuazo
Mi estimado amigo.
La batalla ha sido tan sangrienta y tan disputada que jamás se habría visto en la América, gracias a que hemos podido resistir con el tino y bravura que caracterizan al Jral. Campero. Hemos peleado uno contra cuatro y contra el poder de sesenta piezas de artillería y dos mil de caballería. Careciendo nosotros de estas armas.
A mi División que se componía del 2º de Línea, Viedma y Tarija, le tocó el costado izquierdo donde cargó todo el ejército enemigo, habiendo quedado tendido en el campo de batalla los tres cuerpos.
A mí me voló el caballo una metralla; estoi sin novedad, a la cabeza del batallón 1º que lo organizo activamente.
Su afectísimo amigo
Ramón Gonzales.
…………………………………………………………………………………………………………..
SITUACIÓN BÉLICA. ARENGAS. REFLEXIONES
Porque se comprende cuan precario es el imperio de la fuerza. Porque se conoce la justicia de su causa. Porque es el cumplimiento del deber el que impulsa sus actos. Comprendemos el sentir del pueblo de Bolivia y sobre todo de Cochabamba, la heroica. Enorgullece este proceder, dignifica, realza. Dá la medida del heroísmo de Cochabamba. Prueba que sus hijos no reniegan de sus sacrificios y manifiestan su disposición a continuar sufragándolos.
Con pueblos de esta compleción es imposible la derrota final. Este es para nosotros el principal elemento bélico. Un pueblo que hace la guerra por sí mismo, que enarbola la enseña de la justicia, es invencible.
Obra como ejército, como facción, como grupo, como guerrilla. Recurre a la estrategia, a la táctica, a la guerra. Se sirve de todos los recursos que pueda ofrecer el patriotismo combinado con la razón serena.
Así logró América emanciparse de España, Así venció esta a Napoleón, así reconquistó Méjico su libertad. La guerra de Estados Unidos contra Inglaterra fue en su primera época desastrosa. La perseverancia y energía de su pueblo con su jefe Washington dominaron los poderosos elementos de que aquella disponía.
La libertad se fecunda con sangre y el imperio del derecho exige sacrificios. I lo que observamos en Cochabamba se nota también en los otros departamentos de Bolivia y del Perú. Arequipa, Puno y el Cusco cuentan hoy en día un ejército de 6.000 hombres. Asediarán Tacna y el invasor que ahora oprime esta ciudad no podrá distraer uno solo de sus soldados. Para sostener su dominio en Tacna le es forzoso vivir allí.
Quedará pues como una fiera encerrada, circumbalada en su propia guarida. Le es imposible destacar fuerzas de ocupación al interior de Bolivia ni atacar la Ciudad de los Reyes. La victoria del 26 no ha hecho más que aumentar las dificultades de su situación. Tenemos pues tiempo para organizar un tercer ejército, que unido al de Arequipa, sofoque al invasor en Tacna.
Guíen nuestros pasos la razón serena, la inquebrantable firmeza, y el éxito coronará nuestros esfuerzos.
E Borda.
--……………………………………………………………………………………………………….
LA GUERRA Y LA REACCIÓN ANTE LA PÉRDIDA
El desastre sufrido por los aliados ha sido fatal. La situación es difícil, es amarga; pero los hijos de los héroes de la Independencia preferirán mil veces la muerte que la vergonzosa esclavitud.
Cinco lustres lucharon nuestros pares; sufrieron mil reveses y después de cada derrota, del suelo de los libres brotaban héroes. Los hijos de esos bravos no han dejenerado; las pruebas de su patriotismo están escritas con sangre. Los Murillo, Catacora, Camargo, Padilla, Arze, Antezana, Cabrera, que ilustraron su nombre con el sacrificio de su vida, alentarán el valor a sus hijos.
Espíritus innobles, hombres sin alma y sin corazón, que no saben lo que es dignidad nacional, se muestran abatidos por el desastre, desesperan de la continuación de la guerra. Los pieles rojas enemigos de la civilización, tienen más alma que estos porque en los pieles rojas hai amor al suelo que los vio nacer.
Tiene que sublimarse el patriotismo, hai que ahogar el dolor, tiene que ser inmensa la cadena de los sacrificios para hacer la guerra al enemigo vencedor. El rico con su dinero y su sangre; el pobre con su esfuerzo personal, el sacerdote con su palabra; el poeta con sus cantos; el padre con su ejemplo; la madre ocultando su duelo; todos deben trabajar para la continuación de la guerra.
Bolivia sin esfuerzo puede dar veinte mil hombres, para los que, los sufrimientos serán, llevaderos; hombres acostumbrados a pasar el desierto, a escalar los Andes que nuestros enemigos no han escalado jamás.
Fé y esperanza y tendremos todo; la duda y la vacilación son al presente crimen de lesa patria; desesperar es estar vencido. Cochabamba que no ha contado sus sacrificios, este pueblo bendecido por la Providencia, ilustrado por sus hechos, se levantará á la altura de su nombre; imitadlo pueblos de la República y se salvará el país.
Han muerto los partidos y esta muerte es la vida de la Nación; ya no hai vivas a los caudillos, se han refundido en uno solo: ¡Viva Bolivia!
Recién principia la guerra, tenemos elementos, lo tenemos todo: porque tenemos patriotismo.
J. Ramallo
………………………….…………………………………………………………………………….
NOTICIAS DE LA GUERRA
Se confirma la derrota de nuestras armas. Para calmar la ansiedad del pueblo publicamos las siguientes noticias:
Veinte y dos mil hombres chilenos atacaron al ejército aliado. El combate duró cinco horas y media.
………………………………………………………………………………………………………
EDITORIAL: ¡GUERRA! ¡GUERRA! ARENGA AL PUEBLO
El Heraldo, Junio 7 de 1880.
La suerte nos ha sido una vez más adversa. Hemos sido derrotados mas no vencidos. Cosecha Chile baldón eterno. La gloria es de la Alianza. ¿Qué significa pues el contraste de nuestras armas en Tacna?

Ella concluirá solamente cuando la tierra de los Incas sea un vasto cementerio; cuando se haya ahogado en sangre la voz del último hijo de Bolivia y el Perú.
Guerra a Chile sea nuestra oración de la mañana y de la noche. Guerra a Chile nuestra salutación. Guerra a Chile sea la primera palabra que enseñemos á pronunciar á nuestros hijos. Guerra a Chile sin tregua, sin cuartel, á muerte nuestra divisa.
Nuestros conciudadanos, nuestros hermanos, han conquistado ya la gloria, la inmortalidad. Vamos tras ellos, y cuando sellemos con nuestra sangre la deuda que debemos a nuestra cara patria, nos seguirán nuestras esposas, nuestros hijos. Caeremos envueltos en la radiante y pura bandera nacional que simboliza honor, justicia y gloria.
Renunciemos con placer a la estúpida vida del esclavo y del ciudadano deshonrado.
Busquemos la muerte con dignidad, con honor. Consagremos a la guerra todos los recursos del país. Podemos vivir sin escuelas, sin empleados, de ningún modo sin patria. Oprimidos por hoy, venceremos el mañana porque sostenemos el imperio de la justicia que rije el mundo.
El Gral. Pérez ha muerto con la sublime grandeza del último de los Gracos. Apliquemos a él las palabras de Mirabeau vitoreando la alianza “Herido del golpe mortal, arrojó un puñado de polvo al cielo, invocando a los dioses vengadores”. Protesta sublime que dos naciones se encargan de recoger, que repercute en el corazón de Bolivia y el Perú que debemos sellar con nuestra sangre.
A tan sublime grito alzáranse cien veces Bolivia y el Perú y cual Anteo, el jigante de la fábula, aspirarán de la tierra, su madre, la vida y la fuerza que han de menester. Los hijos de los titanes de la Independencia harán morder el polvo al invasor osado, como sus padres humillaron a los vigorosos vencedores de Bailen y Zaragoza. Y para tan hermoso resultado necesitamos solo desplegar la constancia, firmeza y valor de aquellos.
Camacho cual otro Ney en Waterloo, exclamaba: “Prefiero que una bala me mate antes que ver lo que pasa”. Esclamación del patriotismo más heroico, mas abnegado, programa sublime del deber, relijión del valor.
Perez, Camacho, Grau, Abaroa, son la estela luminosa de la gloria a la que debemos seguir. La fama pregona su valor, la inmortalidad acaricia sus nombres. Del seno del eterno contemplan nuestra conducta, nos señalan el puesto del deber, del honor.
Volemos a tomar el nuestro; no economicemos sacrificio y la victoria será nuestra. Cochabamba, pueblo de valientes, de patriotas, lucirá hoy, más que antes, sus grandes virtudes, su abnegación. Hagamos la guerra sin descanso, sin tegua, sea nuestro lema Vencer o Morir.
…………………………………………………………………………………………………
GENERAL JUAN JOSÉ PÉREZ.
Ha muerto como Grau ese inimitable héroe de los últimos días del siglo 19. La vida con pobreza hizo la del Gral Perez un continuo sufrimiento. Sin embardo, el patriotismo, inerte en el corazón de muchos bolivianos, fue a concentrarse ardiente en ese pecho cubierto de limpias y honrosas medallas.
El sol del 26 de mayo que vio un heroico sacrificio, ha debido perderse en su ocaso avergonzado de alumbrar la victimación de la justicia, Morir como el General Pérez es una gracia que Dios no concede a todos los mortales. Morir para vivir en la memoria de las honradas jeneraciones es sublime. Y morir en el campo de batalla es la muerte apetecida por los soldados de honor.
El sacrificio del Jeneral Pérez no es solo por la causa de dos pueblos; se ha ofrecido en holocausto a la causa de la humanidad aumentando con su sangre ese torrente que cuestan ya las santas doctrinas de la civilización basadas en el derecho.
Paree que la metralla enemiga en el alto de Tacna, miedosa de los corazones que laten para el bien se hubiera complacido en escoger las mas nobles e ilustres víctimas, y rara fatalidad, Cochabamba, en el continjente de sacrificios pierde siempre lo más escojido de sus hijos. Hé ahí ahora, el noble, el valiente, el modesto e inteligente Caballero Coronel Agustín López.
Envueltas en blanco sudario y sangrando sus heridas las víctimas del 26 de mayo serán siempre el espectro que hiele los festines y turbe el sueño de los infames triunfadores del Alto de la Alianza.
Telésforo Aguirre
,………………………………………………………………………………………………………………….
EL HERALDO. DESPUÉS DEL COMBATE
Lunes, 7 de junio de 1880
La Batalla del Alto de la Alianza ha sido nuestro teatro sangriento de nuestro heroísmo y de nuestro desastre. Hemos cedido ante la superioridad del número y de las armas. Quizá también a otros elementos de mayor fuerza. No es el momento de hacer reminiscencias ni reflecciones. Está bien, los hechos consumados no se arguyen.
Las ilustres víctimas del deber sacrificadas envidiablemente por la patria no reclaman trofeos ni apoteosis, ellas han marcado la senda del honor, quieren que se marche por ella, que se imite su sublime ejemplo. La muerte con la gloria. Jamás la vida con la infamia. Adelante la guerra, atrás la paz. Siempre la primera, nunca la segunda.
Desde los Galos bárbaros hasta los independientes de las dos Américas, no hai mas que sublimes ejemplos heroicos de perseverancia. No es que disentamos, seguimos sencillamente los sucesos, fijamos nuestra situación y pensamos en el mañana.
¿Porqué la paz y para qué? El suceso del Alto de la Alianza nos imposibilita, por el momento, para atacar al enemigo en nuestro territorio usurpado, no se trata pues de ese objeto. Entonces no hai prisa de acudir tan pronto a la ofensiva. ¿Qué queda? Replegarse como el león en su cueva para criar los cachorrros que destrozarán más tarde al los agresores.
Que nos persigan en ella es imposible, además de que el defensor de un hogar es invencible, tenemos todavía formidables elementos para ello; la guerra defensiva en las montañas, y cordilleras; recordemos nuestra Independencia, mientras llegue el momento de la ofensiva, es nuestro natural camino.
¿Qué ganamos pues con la paz? Nada absolutamente nada. Protestamos contra ella por inútil, deshonrosa e infamante.
…………………………………………………………………………………………………….
EL HERALDO SITUACION BÉLICA
Cochabamba, 11 de junio de 1880
El desastre del Alto de la Alianza no ha consumido los poderosos recursos de que Bolivia y el Perú disponen para continuar la guerra. Como todo hecho de armas adverso, ha desconcertado por el momento la opinión pública, no la ha abatido. Así se explica el silencio que sigue a la siniestra noticia.
Reconcentración del espíritu que inquiere en la meditación austera los medios de combatir el mal que nos oprime. Elaboración intelectual que define la firmeza del carácter, que distingue al hombre pensador, al verdadero republicano.
Los movimientos desordenados o reaccionarios que verifican los pueblos en los momentos del desastre implican debilidad de ideas, arguyen falta de ilustración, de patriotismo. Una situación conflictiva mide, pues, con matemática precisión la cultura y virilidad de un país, su potencialidad intelectual y su poder colectivo.
I nos es satisfactorio afirmar que en esta vez Cochabamba se ha mostrado en un nivel superior al que le concedíamos. Ni un cargo, ni una recriminación, ha pronunciado; ni un acto de violencia, de despecho se ha presentado. Tranquilo, sereno su pueblo, ha recibido la noticia con grandeza. Porque comprende cuan precario es el imperio de la fuerza. Porque conoce la justicia de su causa.
……………………………………………………………………………..
EL. HERALDO.
MANIFESTACIÒN POPULAR ANTE ALA FEDERACIÓN PERÚ BOLIVIANA
AÑO 4º Cochabamba Bolivia 21 de julio de 1880 Nº 290
El pueblo de Cochabamba que en los Comicios de Marzo de 1879 y en otros actos posteriores fue el primero en iniciar el gran pensamiento de la Federación Perú Boliviana, se siente poseído de noble orgullo al ver próximo el momento en que ha de realizarse.
El pueblo de Cochabamba aplaude y acepta el protocolo suscrito en Lima el 11 de junio último y protesta apoyarlo con todo el entusiasmo que le anima como un medio de conseguir sus altos fines y reivindicar la integridad de los estados federados.
Cochabamba, julio 15 de 1880
REFERENCIA: Inicia la rúbrica el Obispo Francisco María del Granado; el señor Jil de Gumucio, los doctores Cleómedes Blanco F. y Federico Blanco F, don Eleodoro Galindo y, miles de firmas de connotados cochabambinos llenan dos o tres paginas del periódico EL HERALDO

SS. EE DEL HERALDO. VOZ DE ACERBA CRÍTICA. VOZ DEL PUEBLO EN LOS MOMENTOS DE LA DERROTA.
¡ATENCIÓN! El desastre de Tacna impone decir la verdad y salvar el país.
La derrota de nuestro ejército es una consecuencia lógica de la inmoralidad y corrupción que subió hasta las rejiones del gobierno y gastó todas las fuerzas vivas del pueblo. El patriotismo fue un sarcasmo.
El gobierno es el patrimonio de los intrigantes. La Hacienda Pública el origen de escandalosas fortunas particulares. El Ejercito la guardia pretoriana de miserables tiranuelos. La justicia el ensayo de la magistratura por abajo corrompiendo y deprabando la juventud y no siendo arriba, sino el premio a la abyección y al servilismo.
Este pueblo que hoy sufre el tercer flajelo de la guerra y que vierte sangre derramando sangre por todos sus poros derramando la mejor en las batallas y destilando en lagrimas la que quedó por impotencia aquí, no merecía la suerte que le han preparado los Melgarejos, los Dazas y las banderas de los Silva y Corral. .
Este pueblo ha sido humillado y vendido porque ese es el término del largo viaje de prostitución política que hacen los pueblos. Sin Gobierno, sin Hacienda, sin ejército, sin magistraturas ¿podía acaso pelear un pueblo que no tiene nada? ¿Podía hacer algo un pueblo a quien lo gobernaba el chocholi-escoria de los arrabales-vergüenza de taberna y non plus ultra de falsía y vandalaje? ¿Podía un país humillado por la vergüenza de sus gobiernos, mostrar virilidad, entereza y enerjía cuando no la supo tener para poner a raya a los malhechores que en cuadrilla asaltaron todo? Esperar otra cosa que lo que ha sucedido habría sido inconsecuencia.
El país está degradado, está envilecido, está corrompido. El pueblo es pobre, es tímido, es egoísta. ¿Qué nos corresponde hacer? Continuar la guerra es un delirio, pedir la paz una humillación a la que se niega todo hombre.
Dejaremos que la Convención decida? ¿Esperaremos que nuestro aliado resuelva?. Nó, nó y mil veces nó. Dejemos a nuestro aliado que resuelva lo que le conviene, que de seguro será la paz, porque todo lo demás es proporcionar victorias fáciles a Chile y agotar pueblos que necesitan reponerse para reivindicar sus derechos y su honor.
Chile nos ha sorprendido en la hora de la tribulación y la angustia y obtendrá una lonja de territorio pero, ¡ai de Chile cuando suene la hora de la venganza! Porque es necesario que ella sea terrible y tremenda coo es la angustia y el dolor que hoy nos oprime.
Felizmente Chile no puede imponernos ni dictarnos condiciones – poseerá el terreno que ocupen sus fuerzas pero de seguro no se atreverá a penetrar salvando la cordillera. El armisticio de hecho es el resultado práctico de nuestra situación; pero sepamos aprovecharlo para dictar mañana la lei al invasor y hacer que posea nuestro territorio como una brasa de fuego y que la zozobra y la inquietud marchiten los laureles que cree haber obtenido.
No tenemos ejército, no tenemos tesoro, ni siquiera tenemos armas y en tal situación es imposible la guerra. Formar nuevos cuerpos es mandar víctimas al matadero y agotar lo que se puede salvar.
No pedimos la paz, ni hai poder humano que nos la pueda imponer, y desgraciado de aquél boliviano que solicite pero podemos y debemos aprovechar de las circunstancias para reponer nuestro tesoro, nuestro Gobierno y nuestro ejército poniéndolo en un pie de cien mil hombres. Cien mil hombres dirán los escépticos, sí, hai los cien mil hombres y Bolivia jamás será rendida.
La Convención debe declarar que el Servicio Militar obliga a todas las razas y al día siguiente tendréis sesenta mil bolivianos aymaras y cuarenta mil quichuas fuera de los veinte mil blancos.
El miedo a dar armas a los indios nos ha proporcionado la vergüenza que hoy soportamos y nuestros gobiernos han sido ineptos que no han sabido aprovechar las fuerzas de este pueblo.
La Convención debe reducirse a proporcionar fondos para la compra de cien mil rifles y quinientos cañones. El Gobierno debe distribuir a todos los Jefes y Oficiales del ejército actual para que disciplinen y organicen aun en la más triste aldea a los cuerpos que propiamente se deben llamar AMERICANOS.
En la organización de estos cuerpos debe prescindirse de mandar en español y se deben dar TÁCTICAS en quichua y aymara. No se les debe sacar de sus costumbres y vestidos, cuanto más uniformarlos pero con la misma calidad de jénero. Se les debe someter al régimen de rancho dándoles harina, maíz, charqui y coca, se debe mantener en esos cuerpos la costumbre de la ojota.
Con estas condiciones, ántes de seis meses tendremos cien mil hombres bien disciplinados, sobrios, fuertes y sobre todo económicos porque apenas costarán al Estado, hallándose en campaña el rancho que no vale ni diez reales por semana cada individuo.
La cifra de cien mil hombres es pequeña – es mayor el número de indios. Por los 600 mil bolivianos que pagan de contribución entre los 5, 3 y 2 pesos se ve que ellos son más de dos cientos mil sólo los contribuyentes fuera de forasteros y próximos.
En la sublevación contra Melgarejo el año 71, más de cuarenta mil aymaras ayudaron a Morales en solo La Paz. ¿Por qué pues el indio siendo boliviano no nos ayudara a reivindicar el honor nacional? Cuando solo su número y presencia puede salvar la situación?
Téngase preséntela titánica lucha de los 15 años contrala España solo se ha sostenido con indios y ellos derrotaron a los vencedores de Bailen. El indio disciplinado es el mejor soldado del mundo por su obediencia ciega, su sobriedad y fortaleza.
El cholo es el peor soldado que tenemos y es el único que hemos presentado al enemigo porque el cholo es insolente, costoso y flojo; no está habituado al bajo y la intemperie, hace buena figura en la plaza pero es ingobernable en el combate y una vez derrotado es incontenible en la fuga.
¿Quiere salvarse el país y recuperar lo perdido? Pues bien, llámese a todos los bolivianos sin excepción y el país se salvará. Un pueblo que cuenta con cien mil hombres no puede ser vencido y Chile no sabrá que hacer el día que principiemos a organizar nuestros cuerpos americanos porque le será preciso tener sobre las armas ochenta mil hombres entre Tacna y Antofagasta. Ochenta mil hombres víctimas de una sorpresa y de un ataque imprevisto e inevitable.
Con cien mil rifles y el gasto reducido de Jefes y Oficiales instructores haremos que para Chile sea imposible la ocupación de una vara del territorio que hoy pretende ocupar. Nada de elecciones ni de combinaciones políticas SS. Convencionales-Guerra, pero buena guerra que no haya el atolondramiento y la precipitación que hasta hoy nos ha llevado de desastre en desastre.
La paz con Chile es imposible porque nos separa un lago de sangre que clama venganza y mientras llega la hora de la justicia amontonemos armas, soldados, cañones, y con el dolor y la ira que oprime nuestra alma juremos vengarnos.
De UU. S.S.RAMÓN CORRAL ALZÉRRECA
……………………………………………………………………………………………………
EL HERALDO. INVITACIÓN RELIGIOSA
27 DE MAYO Y 7 DE JUNIO DE 1880
El Concejo departamental, deseando honrar la gloriosa memoria de las ilustres víctimas sacrificadas en el Alto de la Alianza y Arica, invita al vecindario á solemnizar la misa de réquiem que en sufrajio de aquellas debe celebrarse en el templo del hospicio el lunes 12 del presente horas 11 am. Cochabamba, julio de 1880.
 


 

DOS NOTAS ADJUNTAS:
FUNERALES OFICIALES.
Debe la autoridad ordenar se celebren en sufragio de nuestros heroicos hermanos. Las señoras de Cochabamba preparan coronas de laurel y de ciprés para adornar la iglesia.
CARLOS VILLEGAS: Hace dos días que se halla entre nosotros el valiente Jeneral cuyo nombre encabeza estas líneas.

DOCUMENTOS OFICIALES AVANCE CHILENO HACIA EL SUD
Por los documentos oficiales que recibimos anoche por extraordinario a las 10 pm, sabrán nuestros lectores la invasión al Sud por fuerzas chilenas y su posible derrota. Ya llegó la ocasión de que el arrojado Jeneral Flores dé una lección á los enemigos de la Patria. Confiamos en el esfuerzo de la brava División del Sud que tiene que vengar la sangre de sus hermanos noblemente vertida en los campos de la Alianza.
……………………………………………………………………………………………………..
TOMA DE ARICA
Se dice que los famosos reivindicadores ocuparon la plaza de Arica en número de 8.000 contra 2.000. ¡Siempre ha sido esa la táctica chilena!
Los bravos defensores de ese puerto esperaban que sus fuertes fueran tomados, para hacerlos volar, sepultándose en ellos junto con los temerarios enemigos que hollaban estos sagrados baluartes de la Alianza.
¡Loor á ellos! Así es como se debe combatir cuando se trata de la defensa de la patria: Venciendo ó muriendo, jamás rendidos. Tal es nuestra fé.
…………………………………………………………………………………………………………….
CONVENCIÓN DE 1880
La Convención de 1880 discernió a Ladislao Cabrera la medalla de oro designándolo Benemérito de la Patria. Se acordó otra de igual clase a D. Belisario Salinas. El Coronel Camacho fue ascendido a Jeneral de Brigada.
El ejército aliado se batió con extraordinario valor. Gran entusiasmo en La Paz por la continuación de la guerra. El ejército invasor había queda en cuadro.
La Paz, 30 de mayo de 1880.
………………………………………………………………………………………………………………
La Convención de 1880 decreta:
Artículo 1º. Se declara traidor á la Patria al boliviano que inicie, sostenga ó proponga la paz con Chile sin la concurrencia de la República aliada.
Artículo 2º. Los delincuentes, según los grados de criminalidad, serán declarados cómplices del enemigo y condenados por los tribunales respectivos a las penas establecidas en los artículos 155 y 156 del Código Penal.
La Paz, 30 de junio de 1880
……………………………………………………………………………………………………………….….

Transcripción personal de las fuentes primarias del “HERALDO” y el “COMERCIO”, Periódicos de Cohabamba de fechjas mayo y junio de 1880.
Como un comentario adjunto se puede afirmar cuánto patriotismo existió en la infausta confrontación del Alto de la Alianza; la derrota de ambos pueblos hermanos cuyos ejércitos en minoría militar; sobre todo de elementos bélicos de artillería y caballería, brilló por su valentía y sacrificio.
Se ha criticado posteriormente que Bolivia se retiró dejando al pueblo hermano del Perú abandonado a su suerte. Nada más falaz pues el residuo de soldados que quedó estaba presto a renovar su lucha en defensa de la patria y de la Alianza Perú Boliviana; el problema es que el ejército boliviano estaba exausto y reducido a una insignificancia, amén de los enormes problemas tácticos de experiencia militar, estrategia y dotación bélica.
Numerosas epidemias asolaron todo el territorio boliviano diezmando hombres población y alimentos. El desierto del Litoral carecía de medios de comunicación válidos. Chile en cambio, bien preparado por varios lustros a la invasión, contaba con una marina bien equipada y dueña de toda la costa pudo desembarcar numeroso contingente preparado. El destino estaba fijado para dar a Bolivia el enclaustramiento y la pérdida de todo su Litoral y al Perú también con graves problemas políticos y de conducción militar, destinados ambos a sufrir una derrota cruel ante un invasor agresivo.
El Tratado de Ancón preparado por Chile para enemistar a Perú con Bolivia y luego el Tratado de 1904, constituyen gestos incalificables de la mayor VERGÜENZA HISTÓRICA AMERICANA.


Gastón Cornejo Bascopé
Cochabamba, Julio de 2017