Mar para Bolivia            LAS VERDADERAS CAUSAS DE LA “INVASIÓN DE ATACAMA”

Gral. Luis Fernando Alcázar Chávez

Comencemos con la denominación del hecho bélico que de ninguna manera debe llamarse, “La guerra del Pacífico” lo mas adecuado es “La invasión de Atacama”  dado que Bolivia nunca combatió por el dominio del océano pacífico, lo que se peleó fue el territorio de Atacama, nuestra riqueza y nuestra soberanía (que obviamente incluida el mar territorial) y allí se orientó la ambición araucana, el denominativo de Guerra del Pacífico lleva a confusión con su similar protagonizada por EE.UU. y Japón en la II GM y ello, beneficia a Chile. La invasión la prepararon en 37 años, desde la publicación de la Ley Rengifo el 31-Oct-1842 hasta el 7-ene-1879 en la que se iniciaron las “operaciones navales” y el 14-feb cuando se iniciaron las “operaciones terrestres” de invasión, si seguimos afirmando que la invasión se inició aquel día, ingresamos a la complicidad de dejar de lado 69 agresiones que Chile protagonizó hacia Bolivia entre 1842 a 1879, y así, Chile se muestra como un estado respetuoso de los tratados, nada agresor y por supuesto buen vecino, lo que nunca lo fue.

 

La historia la escriben los vencedores reza el aforismo, esto se aplica en tanto aparezca la verdad histórica sobre los sucesos, especialmente bélicos, eso pasó con la invasión de Atacama, la iniciativa que la tenía Chile en el problema marítimo nos impuso muchos conceptos que no siempre son veraces y uno de ellos por demás importante, son las causas de la invasión, el ínfimo impuesto de los 0,10 ctvs. y la supuesta ruptura del tratado de 6-ago-1974, esto es falso por lo siguiente:

-  Inglaterra y EE.UU. tenían inversiones en el territorio en empresas de exportación de salitre en Chile y el Perú respectivamente.

-  Inglaterra se encontraba en proceso de exportación de capitales hacia América del Sur y su relación con Chile se fortalecía con empresas de capitales binacionales de exportación de guano y salitre.

-  Existía una competencia hegemónica entre Callao en el Perú y Valparaíso de Chile.

-  Atacama tenía un fuerte déficit de estado, cuartelazos de por medio, se alternaban en la administración de un Estado con un ejército débil frente a uno moderno de Chile, una rosca de comerciantes de harina y otros productos chilenos, monopolizaron el mercado boliviano, grupo que había generado una escasez artificial de productos que se fortalecía por la hambruna y la sequía, con el evidente objetivo de hambrear a las clases populares y aplastar cualquier conato de resistencia a los monopolistas que preparaban la guerra (Obando: 1968)

 Desembocamos en las causas estructurales del conflicto, la competencia por el monopolio de la exportación del salitre; actuación ardua de capitales ingleses en empresas chilena, que eran fachadas de la inversión de capital inglés y avanzaban en el área buscando consolidar la relación de Inglaterra manufacturera y América del Sur como fuente de materia prima. por ej., en el capital de la Cía. Anónima de salitres y FF.CC: de Antofagasta tenían protagonismo, intereses de la ‘’Melbourne Clark, no puede dejarse de lado la participación de la “Casa Rothschild”, John Thomas North, el “rey del salitre” tuvo mucho protagonismo en la historia, brazo ejecutor de la amistad empresarial de Lionel Nathán de Rothschild amigo del judío Benjamín Disraeli, 1er. ministro de Gran Bretaña e Irlanda en 1837, logró que Inglaterra, proporcione armamento a Chile, en 1876 Rothschild fue contratado como banquero de gobierno chileno, a la postre, Inglaterra fomentó la invasión pacífica y luego militar de Chile a Atacama en 1879, el 28-oct-1879 los 10.000 soldados chilenos que navegaban hacia Pisagua, eran escoltados por los cruceros ingleses “Turquesa” y “Ninfa de los mares”, asimismo, todos los meses, un escuadrón de la armada británica patrullaba la costa.

 Inglaterra prestó a Chile mil millones de dólares entre 1860 y 1870 y al final de la guerra, el presidente Balmaceda de Chile pretendió acceder al salitre, el capital inglés, al ver amenazado su enclave, financió un grupo subversivo y se desarrolló la cruenta guerra civil en 1890, que incluyó el enfrentamiento entre la Armada y el Ejército chileno, que terminó con el suicidio de Balmaceda en la embajada argentina.

Se infiere entonces, que el argumento de los 10 ctvs. acompañado del supuesto de que por ello, Bolivia rompe el tratado de 1874, beneficia a nuestro oponente en la proyección del conflicto, esta concepción debe ser dejada de lado frente las verdaderas causa, debemos cambiar el paradigma de los 0,10 $ por la verdad relacionada  con los intereses empresariales nacidos en la ambición inglesa, secundados por Chile, operacionalizados por empresarios privados y ejecutados militarmente, la competencia hegemónica entre Callao y Valparaíso, la política expansionista chilena, su interés sobre el salitre de Tarapacá y Atacama y sobre todo las ambición de clanes familiares como el de la familia Rotchild que no vacilaban en fomentar guerras poniendo ellos los medios y los países los muertos, James Blaine, Strio. Gral. de EE.UU., reconocía ante su Congreso que el conflicto era una “guerra inglesa contra el Perú, con Chile como instrumento” (27-abr-1882), historiadores importantes araucanos como Jorge Baradit, reconocen esta conclusión.

Un historiador amigo me decía, la historia del problema marítimo junto a la invasión de Atacama no puede ni debe estudiarse sin analizar la conducta de la “Casa Rotchild”, y es verdad, ello no aclara la percepción del conflicto como un enfrentamiento entre un estado muy débil frente a una potencia de la época que utilizó a otro estado pobre, Chile, como instrumento para la ejecución de sus planes ambiciosos en el área del Pacífico Sur.