Mar para Bolivia

el “puente a”  la mas adecuada SOLUCIÓN al problema marítimo

Gral. Luis Fernando Alcázar Chávez
CI. 298812 L.P.
Telf. 72038078

 69 escenarios se dieron en el transcurso histórico del problema entre Bolivia y Chile en torno al derecho boliviano a su salida soberana al Pacífico, luego del enclaustramiento por la razón de la fuerza después de la invasión de 1879, gestada desde 1842, 29 escenarios antes del nefasto tratado de 1904 y 40 después del documento que selló la enemistad y el alejamiento de la paz regional, ambos estados aplicaron políticas y estrategias de diversas tendencias particularmente, Chile osciló entre el compromiso oficial como los de 1895, 1920, 1926, 1950, 1975 hasta las amenazas directas e indirectas, como las de Fierro, Konig, Balmaceda, Nolasco Videla, presencia de embarcaciones en el Titicaca (1884) y por supuesto, la agresión de Abraham Konig (1900), del Almte. Toribio Merino y de Sebastián Piñera (2011) entre otros, Bolivia con el mismo consistente argumento, buscando el imperio de la justicia y sobre todo de la verdad, sin mentir ni educar a su pueblo en falsos argumentos. En ese trascurrir temporal de 175 años, surgieron variadas propuestas de solución al tema y justamente ese es el propósito de estas líneas, el tratar de recopilar las principales propuestas, pero para ello partiremos de las exigencias de los tres estados involucrados en la problemática.

Las condiciones de los estados para la solución:

Bolivia: 

- Que ofrezca salida soberana al Océano Pacífico.
-
 La solución no debe implicar ningún tipo de compensaciones, lo cual debe negociarse con Chile.
-
 Que se disponga de un puerto soberano.

Chile:

Que no se vulnere el Tratado de 1904 que según ellos es “intocable”, “intangible” etc. etc.,
-
 Que no altere la continuidad de su territorio
- Que el Perú manifieste su acuerdo con la solución
-
Que la solución, en alguna de sus formas, no implique la cesión de territorios a la República del Perú.

Perú:

- Exige el cumplimiento del Protocolo complementario al Tratado de Lima de 20-oct- 1929 en su artículo 1ro., exige también que, de darse la posibilidad de cesión de algún territorio a Bolivia, no sean aquellos que le pertenecieron, y obviamente la imposibilidad de la cesión de Arica a Bolivia, posición que inclusive llegó a ser expresada en sentido de que, de darse tal cesión, “El Perú se vería obligado a reclamar sus territorios, a quien los posea” en clara alusión a nuestro estado.
-
 Que no se ceda a Bolivia territorios que le pertenecieron, específicamente Arica.
- Que la solución incluya la devolución de Arica o en su defecto que la administración de la soberanía ariqueña, sea tripartita, propuesta rechazada por Chile.
 -
 El Perú no acepará NUNCA que Chile ceda a Bolivia un territorio que le perteneció.
 

Bajo este marco trilateral de los actores en el conflicto, surgieron 62 soluciones posibles al tema, sin embargo, si sometemos cada una de ellas a las exigencias de los tres países, el problema es significativo ya que cada una cumple con algunas de los requerimientos, pero no satisface alguna otra, excepto la última solución que proponemos.

 
LA SOLUCIÓN: “EL PUENTE A”

Bases para la propuesta.

1.     Que la solución cumpla con las exigencias de los tres estados.

2.     Que garantice una salida soberana a Bolivia al Océano Pacífico.

3.     Que no involucre soluciones de participación compartida o trilateral.

4.     Que ofrezca un puerto soberano a Bolivia.

5.     Que no proporciones ventajas a terceros países.

6.     Que no ofrezca la decisión al Perú

7.     Que no vulnere el Tratado de 1904

8.     Que no vulnere el Tratado de Lima de 1929

 

CONSIDERACIONES BÁSICAS PARA LA PROPUESTA:

 1)     Chile cedería un corredor soberano lo que viabilizaría la exigencia de Bolivia.
El corredor estaría ubicado al Sur del territorio que antes perteneció al Perú, con lo cual se soslaya la participación peruana en el problema, dado que no se toca ninguno de sus intereses y condiciones, el Tratado de 1929, su protocolo adicional y la necesidad de aceptación del Perú.


2)
    
El corredor será de un ancho negociable, partirá desde el territorio boliviano hasta el Pacífico.
En medio del corredor boliviano de marras, se construye un puente, de ancho y largo negociables, por la parte alta del puente (de Oeste a Este) continúa el corredor boliviano, y por la parte baja del puente, (de Sur a Norte) continuaría siendo territorio de Chile, con lo que no se
alteraría la continuidad del territorio chileno, además de dar continuidad a la frontera chileno peruana que los primeros no quieren perder

(Esquema sin escala)

Puente “A”

Como podrá fácilmente colegirse, el “Puente “A” ubicado al medio del corredor de soberanía boliviana, cumple con todas las exigencias de los tres países involucrados:  

A Bolivia: 1) Le otorga una salida soberana al Océano Pacífico.

A Chile:    1) No se vulnera el Tratado de 1904,  

2) No se altera la continuidad de su territorio

3) No es necesaria la opinión del Perú,

4) No implica la cesión de territorios al Perú.

5) No compromete conflictos entre Chile y el Perú ya que no se cedería a Bolivia un territorio que fue de pertenencia peruana.

6) No hace necesaria la opinión del Perú

7) No altera la actual situación en la relación chileno peruana, en el área.

8) No se pierde la frontera entre el Perú y Chile.

 

Al Perú:    1) Cumple con el Protocolo complementario al Tratado de Lima de 20-oct- 1929,

2) No son cedidos los territorios que le pertenecieron.

3) No altera la actual situación en la relación chileno peruana, en el área.

4) No se pierde la frontera entre el Perú y Chile.

 Los detalles pormenorizados, serán motivo de negociación, tales como:

-  Ubicación exacta del puerto boliviano  

- Ancho del corredor 

Ubicación, ancho y largo del Puente “A”

     - Política de transferencia de infraestructuras

-
Control migratorio en el corredor 
 
- Políticas bolivianas de tránsito terrestre y aéreo en el corredor y otros detalles que resultan complementarios a la  propuesta.

 Pero lo más importante, todos ganan con la paz regional.