Mar para Bolivia

PRUEBAS DE QUE BOLIVIA SIEMPRE HA TENIDO MAR

Según los chilenos pinochetistas, “Bolivia nunca tuvo mar”. Esa mentira es descubierta y denunciada por los siguientes importantes e históricos documentos oficiales, investigados y recopilados por el Ing. Jorge Edgar Zambrana Jiménez.

Muchas opiniones, que se escuchan a diario en todo Sudamérica, tienen como telón de fondo una premisa verdadera desde una perspectiva histórica: que Chile ha sido el principal culpable de la Guerra del Pacífico y que ha usurpado bienes y tierras al Perú y Bolivia. Y, en virtud de este mismo sentimiento de culpa, esta visión promueve los justos reclamos para que Chile devuelva los territorios usurpados, como un “acto de justicia y de reparación histórica”.
Chile en el desierto de Atacama gracias al dictador Mariano Melgarejo

La oligarquía chilena pudo extender su soberanía a una sección del desierto de Atacama 
hasta el paralelo 24 de latitud sur gracias a las manipulaciones que ejerciera sobre el analfabeto y criminal tirano boliviano Mariano Melgarejo. Este ignorante dictador creía que los límites fronterizos entre los estados americanos eran meras “líneas matemáticas”, como puede leerse en el siguiente decreto:


La oligarquía chilena no pudo encontrar mejor monigote que Melgarejo para firmar el Tratado de Límites de 1866. Manipulado por Aniceto Vergara Albano, Ministro Plenipotenciario de Chile en Bolivia,  Melgarejo tomó la decisión personal de ceder a Chile el territorio boliviano ubicado entre los paralelos 24 y 2528’ de latitud sur. Es a partir de este acto entreguista del dictador Melgarejo, instrumento de la oligarquía sureña, que Chile pudo comenzar a esgrimir el argumento seudolegal del Tratado de Límites de 1866 para ocupar el desierto de Atacama del paralelo 24 hacia el sur. El propio Melgarejo confesó que el embajador chileno fue quien redactó el documento:

Debe mencionarse que la oligarquía chilena inventó desde esos años una cínica versión publicitaria para describir sus supuestos títulos al desierto de Atacama. Sin ofrecer evidencias documentales, históricas o geográficas, divulgó que Chile tenía derecho a ocupar el desierto de Atacama hasta el paralelo 23 de latitud sur. Los gobernantes sureños demostraron su “buena voluntad” hacia Bolivia “cediéndole” un grado de latitud sur, permitiéndole establecer su frontera sur en el paralelo 24. De esa manera, los usurpadores chilenos de territorio ajeno convirtieron el Tratado de Límites de 1866 en un supuesto “sacrificio” de las pretensiones chilenas “en pro de la paz americana”. Pretendieron esconder el verdadero carácter del convenio firmado por Melgarejo, tratado violatorio de la Constitución boliviana y por tanto írrito, que permitió a Chile extender su territorio hasta el grado 24 de latitud sur, a sabiendas que su verdadero límite norte se encontraba en el paralelo 2528’.
La frontera norte de Chile en el paralelo 25
23’ según el Journal of the Royal Geographical Society de Londres (1851)
Una prueba adicional de la existencia del límite norte de Chile en el paralelo citado, puede encontrarse en el importante artículo escrito en 1851 por el explorador inglés William Bollaert en el Journal of the Royal Geographical Society de Londres. Bollaert precisa que el límite norte exacto de Chile se ubica en los 25° 23’ de latitud sur, en el lugar conocido como Hueso Parado, donde se había colocado un hito consistente en la mandíbula de una ballena, mandíbula que había sido fijada en posición vertical en la arena (Bollaert 1851, 127). 
Una nota de atención que no debe pasarse por alto es que Bollaert observó que la ambición por obtener las ganancias del guano había llevado a los chilenos a suponer que su límite norte se encontraba más allá del Paposo, es decir más allá de los 25° 23’ de latitud sur. 

PAPOSO (1851)
Autor: William Bollaert (1851, 127)

 Paposo
Pasando las caletas de pescadores de Punta Grande, Cachinal y Agua Dulce, atravesando Mal Paso, un lugar muy peligroso y rocoso, llegué a Hueso Parado, que es el antiguo límite reconocido entre [el Virreinato del] Perú y [la capitanía de] Chile, pero como desde la costa se exporta guano, los chilenos parecen pensar que la frontera de su país está más al norte de Paposo.
La línea fronteriza se encuentra en los 25° 23’ [de latitud sur]
, la que alrededor de una milla y media de la costa está señalizada por la mandíbula de una ballena colocada en posición vertical en la arena, siendo la opinión general que fue colocada allí por los antiguos comisionados encargados de demarcar la frontera española. Herrera pone el límite en 26° S.
Fuente: 
Bollaert, William. 1851. “Observations on the Geography of Southern Peru, Including Survey of the Province of Tarapaca, and Route to Chile by the Coast of the Desert of Atacama”. Journal of the Royal Geographical Society of London, Vol. 21, pp. 99-130.

La frontera norte de Chile en el grado 25 según la U.S. Naval Astronomical Expedition (1854)Entre 1849 y 1852, el teniente de la Armada estadounidense James M. Gilliss presidió la Expedición Astronómica Naval de los Estados Unidos al Hemisferio Sur. Gilliss preparó un mapa de la República de Chile a partir de los estudios de Pissis y Allan Campbell, los mapas de Claudio Gay, y originales inéditos de don Bartolomé Navarrete que se conservan en los Archivos de Santiago de Chile.
En el libro que publicó con los resultados de la Expedición, Gillis explicó que según el capitán Fitzroy de la Armada Real Británica, el Paposo 
ubicado en los 
25° 02’ 30” de latitud sur era “la población situada más al extremo norte sobre la que el gobierno de Chile tiene autoridad”. 
Las líneas escritas por Gilliss son las siguientes:

ATACAMA Y EL PAPOSO (1854)
Autor:
 James M. Gilliss (1854, 44)


Fuente: Gilliss, James Melville. 1854. U.S. Astronomical Expedition to the Southern Hemisphere during the years 1849-’50-’51-’52. Volume I. Washington: A. O. P. Nicholson Printer.