Mar para Bolivia

LAS 19 INVASIONES DE CHILE

Gral. Luis Fernando Alcázar Ch.

El común denominador cree que Chile únicamente nos invadió en ocasión de la Confederación Perú – boliviana, y en la guerra del Pacífico, apreciación cierta, sin embargo, las invasiones, sean militares, pacíficas navales o terrestres son mucho más, 19 en total, por ello, a continuación, ofrecemos un detalle de las mismas.

 1.      1824, 1ra. invasión pacífica. Comienza la agresión chilena a partir del descubrimiento de riquezas naturales en el litoral boliviano, principalmente en Mejillones y Antofagasta, la codicia chilena despertó y consecuentemente……capitales y trabajadores chilenos  comenzaron a invadir pacíficamente, aunque en forma reducida, Antofagasta, Calama, Tocopilla, Caracoles y Mejillones, todas poblaciones bolivianas, a objeto de explotar las riquezas naturales, aunque artesanalmente, pero sin autorización ni conocimiento de Bolivia, que quiso solucionar estas infracciones en un marco pacífico, pero Chile rehusó tratar el asunto en tanto avanzaba sobre territorio boliviano, allí nació la tendencia expansionista de los “Pelucones” hacia el norte.

 2.      21-ene-1837, 2da. invasión pacifica, se apuntala la participación de Inglaterra en la relación boliviano-chilena, al alentar en este último, la  idea de avanzar sobre BOLIVIA particularmente ante el nacimiento de la Confederación Perú – Boliviana.[i] Los primeros empresarios del guano, J. S. Ossa y F. Puelma habían cedido sus derechos a la “Compañía explotadora del desierto de Atacama” que luego se convertiría junto a capitales ingleses en la empresa “Melbourne Clark & Company”. Los informes de los diplomáticos ingleses desde Santiago, confirman la influencia inglesa, después ya se asentarían desde 1841 en la zona, las empresas inglesas “Gibbs – Crawley” y “Myers Bland” como contratistas del guano peruano, y lograron concesiones de Bolivia para la misma actividad y ofreciendo inicialmente el 70 % de sus utilidades y luego del segundo año el 30 %, adelantando 100.000 pesos y ofreciendo también 200.000, además de mensualidades de 50.000 y la construcción de un muelle en Cobija y un préstamo de dos buques que patrullarían la zona,[ii] la actividad empresarial significaba movimiento económico para el imperio inglés, lo que indudablemente obligan al gobierno a tomar cartas en el asunto limítrofe entre Bolivia  y Chile. 

3.      mar-1837, 1ra. Invasión militar, Bolivia se consolidaba como estado de gran proyección regional, bajo la guía del Mcal. Andrés de Santa Cruz lo que despertó los celos araucanos, el Presidente chileno Joaquín Prieto, ordenó que se embarque desde Valparaíso del ejército chileno al mando del Almte. Blanco Encalada, denominado "Primer Ejército restaurador” que a la postre fue “Perdonado” por Santa Cruz, firmándose el “Tratado de Paucarpata” que le permitió retornar con todos sus pertrechos, como muestra de amistad. Obviamente el tratado fue incumplido por Chile, pero se demostró la voluntad integracionista, y la calidad humana del Gran Mariscal que prefirió un estado de paz e integración a uno de guerra, recibiendo luego, la daga chilena en la espalda. 

4.      20- ene-1838, 2da. Invasión militar,  Chile luego del fracaso del primer ejército “restaurador”, continúa con su afán expansivo y contrapuesto a la Confederación, y en 1839 envía a un Segundo Ejército restaurador,  al mando del Gral. Manuel Bulnes, para combatir a la Confederación Perú -  Boliviana.[iii] Andrés de Santa Cruz y Bulnes, protagonizan el combate de Yungay, finalizando la acción con un contraste para el Gran Mariscal, con el que termina la existencia de la Confederación, pagó así Chile la benevolencia y la expresión más prístina de integración que manifestó A. de Santa Cruz.

 5.      1840, 3ra. invasión pacífica, envalentonados con la victoria de Yungay emergente de la traición al Mcal Andrés de Santa Cruz, y del incumplimiento del Tratado de Paucarpata, Chile avanza sobre las costas bolivianas en su ambición por los recursos naturales de la zona, Bolivia contaba con escasa población en su provincia de Atacama, pese a que el gobierno tomó medidas para fomentar el desarrollo del área. Ciudadanos chilenos se establecieron en el territorio boliviano, esta vez, más al norte y explotaban sus riquezas, sin autorización alguna de las autoridades bolivianas. Bolivia quiso solucionar estas infracciones, con un espíritu amistoso hacia los emigrantes en un marco pacífico, pero, Chile rehusó tratar el asunto en tanto continuaba el avance de sus ciudadanos sobre territorio boliviano iniciando la política de burla y dilación diplomática. 

6.      1842, 4ta. invasión pacifica, el Presidente chileno Manuel Bulnes, al tomar conocimiento de la realidad en torno a los recursos naturales en Bolivia, por presión de sus conciudadanos, la demanda de guano en Europa dada su importancia en la fertilización de sus tierras, dispuso que empresas, realicen estudios de los yacimientos en el territorio boliviano, se levantaron planos geográficos con todas sus clasificaciones, desde Coquimbo (paralelo 30°) hasta Mejillones (paralelo 23°) encontrando 16 puntos del abono en la costa e islas inmediatas, con variados niveles de abundancia.[iv] 

7.
      1846, 5ta. invasión naval civil, Desatada la “fiebre del guano”, prácticamente se realizaba su explotación en absoluta libertad, las embarcaciones chilenas, comenzaron a navegar en aguas bolivianas sin ningún tipo de restricción ni autorización, particularmente las que transportaban minerales y guano, Bolivia no asumió ninguna medida restrictiva o de control, pese a tener una flota mercante de 13 navíos, y presencia del Ejército en el área. 

8.      1847, 3ra. Invasión militar, Bolivia  reacciona ante la invasión de chilenos e instalación de empresas que trabajaban arbitrariamente en la bahía de Mejillones, y por ello, detuvo a muchos trabajadores e industriales chilenos. [v] Chile en auxilio de la nave "Janequeo" detenida en Punta Angamos intervino con la fragata “Chile liberando a los trabajadores, ubicándolos en Mejillones e izando su bandera. El bergantín boliviano “Sucre”, enfrentó la situación y defendió la soberanía de Bolivia[vi] y derrotando a la fragata “Chile,  arrió la bandera invasora.[vii] Chile guardó silencio por diez años (Mercado, 1972:419) hasta la ocupación de Mejillones en 1857, protagonizada por la corbeta Esmeralda”. 

9.      1847, 4ta. Invasión militar Chile había instalado un fortín militar en el área, con la intervención del "Bergantín Sucre" en defensa de la soberanía boliviana, descubrió la construcción y la destruyó. 

10.   1852, 5ta. Invasión militar Chile en su afán expansionista había mandado construir en forma totalmente ilegal y abusiva, un fortín en la zona de Mejillones. Rafael Bustillo, Ministro de RR.EE. de Bolivia, manda destruirlo lo que lleva al borde de una guerra, sostuvo una entrevista infructuosa con el nuevo Ministro Plenipotenciario de Chile José Joaquín Vallejo, quien venía con la intención de retornar la situación a su curso normal, pero no lo logra ya que es obligado a retirarse, todo, a consecuencia de una dura carta de Bustillo en la cual se quejaba del fortín en Mejillones y por asilar Chile a los exiliados bolivianos en su territorio. [viii]  

11.   1857, 6ta. Invasión militar, La corbeta “Esmeralda" se apoderó de Mejillones; suspendió el trabajo en las minas y obligó a las empresas a viajar a Santiago y Valparaíso, para obtener autorización para sus operaciones, con la invasión[ix], vengaba a la fragata “Chile” que se retiró años antes de allí, vencida y con su bandera arriada.[x]  

12.   1862. 7ma. Invasión militar surgido un entredicho entre Matías Torres (chileno) y Pedro  López Gama (brasilero), a quienes Chile y Bolivia  habían otorgado concesiones en forma paralela, López, obtuvo de Bolivia, un contrato de arrendamiento de explotación de las covaderas al sur de Mejillones que aún estaban bajo leyes bolivianas, el chileno Matías Torres, tenía las mismas concesiones, y presentó el reclamo a la autoridades chilenas, López Gama había actuado correctamente, reclamando a las autoridades judiciales bolivianas quienes fallaron a su favor, habiendo ordenado apresar a Matías Torrez, se confiscaron sus bienes, fue arrestado y su casa convertida en cuartel.  Chile envió dos naves frente a Antofagasta para proteger los intereses de su ciudadano, ante el problema suscitado invadiendo aguas bolivianas [xi]  ante protestas de Bolivia, esto dio lugar a que dicte la ley de 5-jun-1863 autorizando al ejecutivo para declarar la Guerra al gobierno de Chile [xii] es importante aclarar que se autorizó al ejecutivo, a “declarar la guerra”, (no “DECLARÓ” la guerra).  

13.   ago-1863, 8va. Invasión militar. Chile nuevamente ocupa Mejillones con la corbeta “Esmeralda”, [xiii] obviamente Bolivia reclamó y el Ministro de RR. EE. chileno, respondió:  "Chile íntimamente penetrado de su incuestionable derecho, continuaría poseyendo el desierto y Litoral de Atacama hasta el grado 23° y dispondrá como dueño, los  depósitos de guano que en él habían. [xiv]  (¿) 

14.   1868, 6ta. Invasión pacifica, en la caleta Chimba, se asienta la “COMPAÑÍA DE SALITRES y FF.CC. de ANTOFAGASTA" que asume la concesión de “Santos Ossa” y promueve una gran emigración chilena a Antofagasta, la explotación artesanal se transformaba en industrial. 

15.   31-ene-1871, 7ma. invasión pacífica, la expedición organizada por el francés Barón de la Riviere y el chileno José Díaz Gana, encontró éxito a 63 kms de Cobija, bautizando el lugar como “Caracoles”  los historiadores lo comparan como “Un nuevo Potosí” (Querejazu) esto, despertó una avalancha de empresarios y chilenos ávidos de fortuna hacia la zona, pese a las paupérrimas condiciones del terreno y sobre todo el clima, tanto el Prefecto de Cobija como el Cónsul de Chile avisaron de tal hallazgo a su gobiernos, tómese en cuenta que en esa época las minas de Potosí, Porco, Oruro y Huanchaca producían hasta 50.000 marcos de metal por mes, las minas de Caracoles producían hasta 80.000[xv]

16.   28 - jul – 1872, 9na. Invasión militar, derrocado Melgarejo, decidió retomar el poder, sus acólitos recibieron cooperación de Chile, y se embarcaron en Valparaíso con 600 fusiles y 40 cajones de munición, debían incorporarse el resto de exiliados al vapor denominado “Paquete de los Vilos”, el 1-ago continuaron viaje trasladando al Gral. Quintín Quevedo, Mariano Donato Muñoz y 114 melgarejistas. Quevedo fue llamado por el Presidente Errázuri, quien le propuso el apoyo en la captura de Arica y Tacna a cambio de la cesión a Chile de parte de Litoral,[xvi] proposición rechazada por los levantados. Rafael Bustillo canciller boliviano al enterarse del levantamiento, solicitó que el grupo sea detenido, lo que no ocurrió, y Quevedo tomó Antofagasta, pero en Tocopilla, fue rechazado por fuerzas militares bolivianas, los levantados se refugiaron en la corbeta chilena “Esmeralda” (¿) que se encontraba allí desde unos días antes, invadiendo aguas bolivianas, su presencia como navío militar no era arbitraria, ya que, para ello la embarcación "tenía" que haber recibido órdenes específicas, en el ambiente militar, se ordena y se cumple. Algunos autores chilenos tratan de negar lo acontecido, los hechos demuestran lo contrario. 

17.   7-ene-1879, 10ma. Invasión militar Chile presiona a Bolivia, el blindado "Blanco Encalada" fondea en Antofagasta, [xvii] el “pretexto ansiado” había llegado, el impuesto de los 10 ctvs. Bolivia ante la negativa de la Compañía del Ferrocarril y Salitres, a pagar la regalía decidida, ordenó el embargo de los bienes de la empresa y su remate legal. Se inició la invasión Chile desplazó al barco “Cochrane” frente a Antofagasta reforzando al “Blanco Encalada”, que ya se encontraba allí, cuando Bolivia  consultó sobre la presencia de la nao, Pedro Nolasco Videla, su representante, explicaba falsamente,[xviii] que estaba allí como lo hacía periódicamente y de que fue gracias a esa circunstancia que el mismo buque pudo auxiliar a las poblaciones que sufrieron el maremoto de 9-may-1877. [xix]   

18.   14-feb-1879, 11va. Invasión militar, Chile invade Antofagasta al mando de Emilio Sotomayor, junto al Cmte. de la Escuadra Williams Robledo, por órdenes de Cornelio Saavedra, Ministro de Guerra dando inicio a la invasión del Litoral boliviano. 

19.   1904, 8va. Invasión pacífica, el ingeniero británico, Josaías Harding consejero de Chile y gerente de FCAB, que tomó parte en la demarcación de la frontera para el "Pacto" de tregua de 1884 y el trazado de la ruta del ferrocarril Arica-La Paz; se internó en territorio boliviano sin autorización boliviana, pero sí, chilena, a objeto de realizar exploraciones en las que halló los manantiales del "Silala", la infiltración resulta por demás sospechosa si tomamos en cuenta la proximidad de la firma del Tratado de 1904 y la necesidad de aguas por parte de Chile que motivó la cesión para el uso de sus locomotoras en 1908. [xx] 

Como vimos, Chile difícilmente podrá justificar una supuesta tendencia a la paz regional, o afirmar que siempre estuvo al lado de la negociacion o el arreglo pacífico de las controversias. 
 

        Bibliografia

[i] GUMUCIO Mariano Baptista, Historia gráfica de la Guerra del Pacifico, producciones CIMA. Marzo 2004. La Paz
[ii] QUEREJAZU Calvo OP. Cit. P 27
[iii]www.wikipedia.org/wiki/Manuel_Bulnes#guerra_a_la_confederación.C3.B3n_peru-Boliviana
[iv] MERCADO Miguel, Historia Internacional de Bolivia, Ed Don Bosco 1972 p. 41, La Audiencia de Charcas, Internet. Diccionario Wikipedia, 2014
[v] BOTELHO Gosalvez Raúl, Breve historia del Litoral boliviano, Com. Nal. bicentenario de la Guerra del Pacifico. La paz 1979, p. 23
MERCADO Miguel, Historia Internacional de Bolivia, Ed Don Bosco, 1972, p. 419
[vi] QUEREJAZU Calvo Roberto, Guano Salitre y Sangre, Ed GUM, La Paz, 2009, p. 31, MERCADO Miguel M., Op. Cit. p. 419, BOTHELO Gosalvez Raúl, Op. Cit. p. 22
[vii]MERCADO Miguel M., Op. Cit. p.419, BOTHELO Gosalvez Raúl, Op. Cit. p. 22
[viii] FERNÁNDEZ Ruelas, Sergio Alberto, Contribución de la diplomacia de los pueblos a la reintegración marítima boliviana, Tesis de maestría, Academia Diplomática Boliviana, 2009, p. 158
[ix] MESA Carlos, Historia de Bolivia [x] BAPTISTA Gumucio Mariano, Historia gráfica de la Guerra del Pacifico, producciones CIMA. Marzo 2004. La Paz, MERCADO Miguel, Op. Cit. p. 419, BOTHELO Raúl Op. Cit. p. 23, El tratado de 1904, la gran estafa, Becerra Rodolfo, 2da Edic, May. 2004, P.56
[xi] RUIZ Tagle Orrego, Emilio, Bolivia y Chile El conflicto del Pacífico, Ed Andrés Bello, ISBN 956-13-0954-7- Santiago de Chile p. 48, QUEREJAZU Calvo Roberto, Guano Salitre y Sangre, Ed. GUM, La Paz, 2009, p. 33 [xii] QUEREJAZU Calvo Roberto, "Chile enemigo de Bolivia antes y después de la Guerra del Pacifico", Pub. Líder, Ed. Sta. Cruz, 2004, p. 7,
BECERRA Rodolfo, Op. Cit. p. 56

[xiii] Ibídem, BECERRA Rodolfo, Op. Cit. p. P.56
[xiv] QUEREJAZU Calvo Roberto, Op. Cit. p. 35
[xv] Ibíd., p. 63 
[xvii] El camino de la demanda ante la CIJ, matutino La Razón, 23-mar-2014, p. 24
[xviii] Ibídem
[xix] Ibíd., p. 25
[xx] Las Aguas del Silala, Crónica de un despojo, Cástulo Martínez, Ed. Juventud.2002, p.18