Mar para Bolivia

RECLAMO  ANTE LA CORTE I. DE LA HAYA

Autor : Ing. Jorge Edgar Zambrana Jiménez

 La Haya va a razonar de la siguiente manera :  "Este ignorante gobierno boliviano, presenta su reclamo con el siguiente argumento : Chile me ha quitado 400 Km de costa; por favor ordénele que se siente a negociar conmigo y me otorgue una salida soberana al mar, en base a sus ofrecimientos oficiales anteriores.

La Cancilleria de Bolivia no conoce ni su propia historia, ya que el litoral de Bolivia no eran 400 Km sino 480. Basta medir en cualquier mapa. Por otro lado, Chile le ha robado su litoral a Bolivia, pero no son 400 Km. ni 120.000 Km2, sino son 297 kilómetros y 90.000 Km2 de territorio, ya que los gobiernos de Mariano Melgarejo y Tomás Frías regalaron, escandalosa y falazmente a Chile 183 kilómetros de costa mediante los fraudulentos tratados de 1866 y 1874 que fijaron el nuevo límite en el paralelo 24°, obsequiando sin ningún motivo a Chile un grado y medio geográficos entre dicho paralelo y el río Salado, 25°28’, que era el límite cuando Bolivia nació a la vida, de acuerdo con el Uti Possidetis Juris.

Por tanto, Bolivia está reclamando dos cosas : una, que ha regalado, y por lo tanto no tiene sentido que nos haga perder el tiempo con un reclamo estúpido. Otra, no quiere reclamar la bárbara usurpación chilena, sino que pide humildemente que Chile se digne oirle y otorgarle una limosna de un callejoncito inservible, sin puerto, al norte de Arica. Cancilleria mas ignorante no existe en otro país.

Si fallamos para que se sienten a negociar, Chile le va a poner como condición que nunca más podrán reclamar el mar y el territorio usurpados, y les dirán, mañudamente, que hay que hacer un trueque: callejón por territorio. Y lo más probable, ridículo y estúpido es que los bolivianos van a aceptar.

Evidentemente, se nota que Bolivia tiene una Cancilleria de lo más bruta.

Por tanto, estamos hartos, y vamos a fallar que negocien, y que nos dejen de molestar más con estupideces."

Eso es lo que La Haya va a razonar.

 

Los máximos responsables de la donación gratuita del territorio entre los paralelos 25°28’ al 24° son los corruptos mandatarios Mariano Melgarejo y Mariano Donato Muñoz, representantes de los latifundistas bolivianos que gobernaron hasta 1952 y que mantuvieron la falta de una fuerte estructura nacional, que fue aprovechado por Chile para mantener desde 1857 ocupados los puertos  del litoral boliviano por la marina de guerra chilena e invadirnos militarmente en 1879 y arrebatarnos el resto de nuestro litoral, con la venia de la ideología señorial y racista anti-indio más la participación a favor de Chile del imperio británico. Los hacendados bolivianos preferían mantener a toda costa sus feudos comunales viviendo montados en sus pongos, en vez de explotar los ricos yacimientos de guano, salitre, cobre y plata del litoral boliviano que eran usurpados por la oligarquía chilena, ante la mirada de palco de los militares bolivianos.
 

Desde entonces los bolivianos carecemos de un acceso soberano al mar.


Ud., le pregunto con todo respeto, ¿qué opina?

 Ing. Jorge Zambrana 

ES IMPRESCINDIBLE LLEVAR ADELANTE UNA CRUZADA A NIVEL MUNDIAL CON EL PROPÓSITO DE HACER CONOCER LA VERDADERA HISTORIA DE LA INVASIÓN CHILENA A NUESTRO DEPARTAMENTO DEL LITORAL EN LA COSTA DEL OCÉANO PACÍFICO, A OBJETO DE CONTRARRESTAR LAS FALSEDADES Y TERGIVERSACIONES HISTÓRICAS QUE CHILE FALAZMENTE ENSEÑA EN SU PAÍS Y HA VENIDO DIFUNDIENDO EN FORMA CONSTANTE EN LA COMUNIDAD INTERNACIONAL, PRETENDIENDO DISFRAZAR LA USURPACIÓN DE NUESTRAS COSTAS MARÍTIMAS Y DENEGANDO IMPLACABLEMENTE EL LEGÍTIMO DERECHO BOLIVIANO A RECUPERAR SU MAR. 

CHILE SE HA APODERADO DEL DEPARTAMENTO DEL LITORAL BOLIVIANO MEDIANTE INVASIÓN Y AGRESIÓN MILITAR, LUEGO DE HABER FRAGUADO ARTERAMENTE ENTRE LOS PARALELOS   25º28’-24º LA FÓRMULA POSTIZA Y SUPLANTADA DE LA REIVINDICACIÓN, E IMPONIENDO CON COACCIÓN BRUTAL MILITAR, ENTRE EL PARALELO 24º Y LA DESEMBOCADURA DEL RÍO LOA, EL TRATADO DE 1904 DE OCUPACIÓN Y DOMINIO, CONCULCANDO Y DEPREDANDO UN RIQUISIMO TERRITORIO MINERO BOLIVIANO DE DOS GRADOS Y MEDIO GEOGRÁFICOS, INCLUIDAS LAS CIUDADES DE MEJILLONES, ANTOFAGASTA, CALAMA, COBIJA Y TOCOPILLA, CON SUS RESPECTIVOS PUERTOS MARÍTIMOS, Y ENCLAUSTRANDO SIN CONSIDERACIÓN A UN PAÍS QUE HABÍA ACOGIDO AL PUEBLO ROTO Y LE HABÍA PROPORCIONADO TRABAJO Y SUSTENTO SACIANDO SU HAMBRE Y SU ANSIA DE RIQUEZA. 

LAS MONTAÑAS DE RECURSOS DEPREDADOS DE NUESTRO LITORAL SE HAN TRANSFORMADO EN NUEVOS INSTRUMENTOS DE AGRESIÓN Y EXPOLIACIÓN, CERRANDO TODAVÍA MÁS EL DOGAL PUESTO SOBRE NUESTRAS GARGANTAS, Y LOS CHILENOS SE HACEN SEGURAMENTE LA ILUSIÓN DE QUE TAMBIÉN EL DERECHO ESTÁ ENTERRADO Y DE QUE SOBRE ÉL HAN COLOCADO LA MISMA LÁPIDA QUE HAN PUESTO SOBRE NUESTROS PUERTOS Y SOBRE NUESTRO ENTERO RÍO LAUCA, CON ESTE LETRERO NECIO Y FÚNEBRE : ¡ASUNTO ZANJADO PARA SIEMPRE!

NO!; EL DERECHO BOLIVIANO A RECUPERAR SU MAR, NO ESTÁ ENTERRADO, A PESAR DE LOS CAÑONES Y AVIONES DEL ROTAJE. CHILE NO HA ENTERRADO EL DERECHO BOLIVIANO NI LO ENTERRARÁ JAMÁS. SE APROXIMA LA HORA DEL AJUSTE DE CUENTAS, CUANDO YA NO LES SERÁ POSIBLE SOSTENER ANTE UN MUNDO CRÉDULO QUE EL CRIMEN ES VIRTUD.

 LA CONCIENCIA DE TODO EL PUEBLO BOLIVIANO INVOCA LA JUSTICIA, Y UN DÍA ACABARÁ POR ENCONTRARLA, PARA RECUPERAR SU ANCESTRAL COSTA MARÍTIMA. BOLIVIA NECESITA RECOBRAR SUS PUERTOS EN EL MAR. NO ES UN DESEO DE REVANCHA EL QUE ALIENTA CADA CORAZÓN BOLIVIANO; ES EL ANHELO Y EL SAGRADO DERECHO DE UN PUEBLO QUE QUIERE RECUPERAR LO QUE ES SUYO; ES UNA NECESIDAD TAN IMPERIOSA Y VITAL COMO LA DE RESPIRAR. EL SENTIR DEL PUEBLO BOLIVIANO ES DE UN AMARGO DESENGAÑO POR LA CONSTANTE INJUSTICIA INTERNACIONAL QUE SOPORTA. NO PUEDE HABLARSE DE VERDADERA HERMANDAD Y DE INTEGRACIÓN SUDAMERICANA MIENTRAS PERDURE EL ENCLAUSTRAMIENTO DE BOLIVIA.  

Es muy lamentable tener que recordar que el embajador de Chile en La Paz , el 13 de Agosto de 1900, escupió en la cara de los bolivianos su célebre brulote sin parangón en los anales diplomáticos de América, manifestando : “ El antiguo litoral boliviano es y será para siempre de Chile, quien lo ha ocupado y se ha apoderado del mismo con el mismo título con que Alemania se anexó las provincias francesas de Alsacia y Lorena, con el mismo título con que los EE.UU. han tomado Puerto Rico. Nuestros “derechos” nacen de la fuerza bruta agresora y victoriosa, la ley suprema de las naciones. El litoral es rico y vale muchos millones; eso ya lo sabíamos; lo guardamos porque vale; que si no valiera no habría interés en su conservación. Chile no debe nada, ni está obligado a nada, mucho menos a devolver un puerto ”. 

 

En este vergonzoso abrazo, el 8 de febrero de 1975, el ignorante y cínico presidente boliviano Hugo Bánzer le dice a Pinochet : “Mi General, la victoria le da a Ud. derechos”.

Chile ha obtenido nuestra riqueza mediante el despojo y la ley filibustera de que la agresión y la victoria da derechos, y los bolivianos seguimos embaucados con la fraseología de la confianza mutua y esperando la limosna de la “cualidad marítima” que el soberbio agresor tenga a bien concedernos en una negociación por un corredor inservible sin puerto al norte de Arica.

Bolivia debe proceder a buscar aliados en su justa demanda, ya que cualquier negociación con Chile siempre será un fracaso, porque debemos darnos cuenta que el trato bilateral NUNCA ha encontrado ni la más remota intención de reparación por parte de Chile al daño causado con su asalto invasor.

La actual demanda marítima ante la Haya, se basa en compromisos y ofrecimientos unilaterales de Chile. Pero, habida cuenta de lo debido por el usurpador, tenemos fundamentos de mucha fuerza para plantear una negociación que persiga la reparación de tanto latrocinio.   Lo robado no se puede convertir en soberanía intangible. Las apropiaciones chilenas han sido completamente gratuitas, aprovechando la traición de tantos coludados con la oligarquía chilena.

No existe hoy el derecho de eternidad (intangibilidad) en el derecho público internacional. Tampoco la inmortalidad del despojo, ni los castigos de guerra sin fin, impuestos por un país sobre otro, como sucede actualmente con Chile sobre Bolivia.
La entrega, que se hizo a Chile, de nuestros puertos, mediante el tratado de 1904, es substancialmente nula, porque un pueblo no puede pactar el cercenamiento de su integridad vital, lo cual es inadmisible.

La política de la Corte de La Haya es simplemente contemporizadora y ambigua al intentar dar soluciones a los problemas internacionales.  Lo que debería exigir el gobierno boliviano, es que se obligue a Chile, bajo el arbitrio de las NN.UU., que solucionen el enclaustramiento de Bolivia, revisando el ominoso tratado de 1904, que nos fue impuesto militarmente por el ejercito invasor chileno.

El malogrado Presidente de Chile, Salvador Allende, en un gesto de justicia, expresó: “Ha llegado la hora de la gran reparación de la injusticia cometida contra Bolivia, y estamos dispuestos a emprender una solución histórica”